CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Fórmula 1

4 MIN

El gran lío. Crónica del GP de Canadá 2019

Eloy Entrambasaguas | 10 Jun 2019
vettel-canada-sancion-2019.jpg
vettel-canada-sancion-2019.jpg

Cualquier crónica con pretensiones medianamente cronológicas de este Gran Premio de Canadá quedaría eclipsada ante la decisión que eclipsó toda la carrera. Lewis Hamilton sumó el séptimo triunfo consecutivo de Mercedes esta temporada, pero nadie otorgaría a ninguno de ellos el rol protagonista ante el monumental follón organizado por los comisarios al penalizar con cinco segundos a Sebastian Vettel cuando lideraba por su salida de pista y posterior reincorporación.

Pocos, muy pocos defienden la decisión de los comisarios, asistidos en esta ocasión por Emanuele Pirro. Después de una primera mitad de carrera insulsa y el acierto estratégico de Ferrari al parar primero, Lewis Hamilton comenzaba a acechar a Sebastian Vettel, quien sufría en cuanto a adherencia y debía pelearse con su SF90. Todo parecía dispuesto para un final de infarto, pero éste se fue al garete cuando el alemán se fue de excursión por la hierba en la curva 3, se reincorporó por delante del británico y los responsable de la FIA consideraron tal acción punible en plena carrera.

Según la visión de los comisarios, Sebastian Vettel "se reincorporó de manera insegura" y empujó a Lewis Hamilton fuera de la pista, forzándolo a realizar una acción evasiva para evitar la colisión. Sin embargo hay muchas dudas sobre hasta qué punto su reincorporación fue insegura o cómo podía haber hecho el alemán que fuera más segura. Y por supuesto la maniobra evasiva de Hamilton es mínima, sin que su línea fuera muy distinta a la que podría haberse producido en el fragor de la batalla.

Más allá de la literalidad del dictamen de los comisarios hay quien justifica que los errores deben tener consecuencias y en este caso es la sanción de cinco segundos. Mas no hablamos de un circuito con escapatoria de asfalto. Aquí ya salió perjudicado Sebastian Vettel por el mero hecho de irse a la hierba, ensuciar neumáticos y pontones, decelerar... Y tampoco se puede decir que evitara una maniobra clara de adelantamiento. Una vez más la decisión tomada parece aún más grave por inconsistencias cuando se piensa en lances anteriores que por el hecho en sí.

En el meollo de la cuestión se encuentra también las discrepancias entre lo que juzga la FIA en base a sus reglamentos y lo que quiere ofrecer Liberty Media como espectáculo... aunque a nivel televisivo el show de Vettel tras la carrera seguramente no desmereció. En todo caso hablamos de una pugna en la que será clave quién heredará el puesto de Charlie Whiting de forma permanente. Pero tampoco nos llevemos a engaño: las polémicas forman parte del deporte, de este deporte y de la Fórmula 1 como competición. Periódicamente se pone en el grito en el cielo porque están matando las carreras o la Fórmula 1 y ahí siguen.

Regresando a lo que fue la carrera, siendo una buena noticia el resurgir de Ferrari este fin de semana la victoria nunca estuvo segura. El error de Sebastian Vettel siguió siendo tal y nos quedaremos sin saber cómo hubiera aguantado si Lewis Hamilton no supiera del colchón que tenía en forma de penalización. Pero el comportamiento del SF90 en curva no fue el ideal con gomas ya tocadas y Ferrari estuvo de nuevo mejorable en cuanto a la estrategia de Charles Leclerc, tercero sin demasiados problemas.

Por detrás las remontadas de Valtteri Bottas y Max Verstappen acapararon atención hasta que la sanción se lo llevó todo por delante. Al finlandés le costó más, aguantando muchas vueltas un notable Daniel Ricciardo al límite del reglamento. De hecho el australiano posiblemente lo pagó en la recta final, cuando Renault pidió a Nico Hülkenberg que no lo atacara para conservar así posiciones. Fueron sexto y séptimo tras Max Verstappen, que retrasó al máximo su parada pero al final debió adelantarlos en pista. Batieron además a Pierre Gasly, que volvió a tener una carrera particularmente mala ante la imposibilidad durante buena parte de ésta para superar a Lance Stroll.

En su defensa hay que decir que tras su horripilante actuación en Mónaco el canadiense dio el do de pecho en casa, estuvo siempre en disposición de puntuar y finalmente acabó noveno tras el galo, superando al igual que Daniil Kvyat a un Carlos Sainz Jr.con gomas fritas en los últimos compases. Fue un día para olvidar de McLaren, quien vio a Lance Stroll abandonar por fallo de la suspensión trasera casi a las primeras de cambio. Tampoco fue una gran jornada para Alfa Romeo Sauber o Williams, pero quien dio la nota de nuevo fue Haas al airearse el intercambio de opiniones entre Kevin Magnussen, su ingeniero y Günther Steiner, quien básicamente le terminó pidiendo que dejara de quejarse... ¿Y en esas condiciones tenemos que creernos que no habrá cambios en el equipo estadounidense?

Foto | Scuderia Ferrari