Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Monoplazas
Logo Icon

6 MIN

Entrevista a Oriol Servià: "En un óvalo tienes más tiempo para pensar"

Casi sin tiempo para reponerse de pisar uno de los templos del automovilismo mundial, el Indianapolis Motor Speedway nos dio la oportunidad este pasado jueves de entrevistar a todos y cada uno de los 33 pilotos que conforman la parrilla de las 500 Millas de Indianápolis. Ello nos permitió tratar entre otros con Oriol Servià, que nos habló tanto de la presente edición de la carrera como del pasado y algunas de sus aventuras fuera de la IndyCar Series.

Diariomotor Competición: De primeras simplemente coméntanos tus impresiones generales tras estas dos semanas en Indianápolis.

Oriol Servià: Muy buenas. Ha sido como siempre. Estás ahí preparando el coche para la carrera y es un constante no parar de estar buscando velocidad punta para la clasificación y un coche que se agarre bien en situación de tráfico, que es en lo que vas a estar durante 500 Millas. Encontrar ese compromiso siempre es complicado porque te falta tiempo para hacerlo todo, pero estoy muy contento. Sobre todo con los reglajes de carrera. El lunes hasta que se rompió el motor estuvimos rodando en tráfico y me siento bien. No me siento superior a los mejores pero tampoco me siento inferior. Yo creo que somos un grupo de doce coches que estamos todos muy, muy igualados y va a depender de eso, de que el día de la carrera acertemos en el nivel de carga aerodinámica que escojamos, en tener buenas paradas y de alguna manera ponerte en situación, de en las últimas treinta vueltas estar ahí entre los cinco primeros.

DMC: O sea, te metes en el grupo de los Andretti, Ganassi, Penske... como teniendo opciones para victoria.

O.S.: Sí, sí. Sin duda creo que estamos ahí. Nos falta un puntito, un poquito de velocidad punta, pero no... En carrera importa bastante menos, importa más tener un coche consistente, que vaya bien con neumáticos viejos, nuevos, en tráfico, solo, y creo que eso es lo que tenemos.

DMC: Estás en un equipo que durante toda la temporada corre con un único coche, tú eres el segundo, te han prácticamente agradecido que llegaras porque necesitaban un segundo coche para poder comparar... Pero también Rahal Letterman Lanigan Racing ha llegado a tener tres coches aquí en Indianápolis. ¿Tú cuál crees que es el tamaño de equipo ideal para esta carrera?

O.S.: Seguramente tres. Tres, si has conseguido el presupuesto adecuado para hacerlo bien, obviamente, yo creo que tres es un buen número.

DMC: Antes tuvimos la oportunidad de hablar con miembros de Penske y nos decían que no han clasificado tan bien pero que consideran que en tráfico van bien. ¿Tú consideras que es interesante salir retrasado para poder desde primeras ver cómo va el coche en tráfico y realizar ajustes en la primera parada o preferirías librarte...?

O.S.: No. Nunca es bueno salir atrás. En ninguna situación. Lo que es, es menos importante que en otras carreras. Sin duda. Yo el año pasado me pasé de velocidad en el box, me mandaron al último puesto y en el último relevo iba rodando séptimo y me llego a poner cuarto cuando van parando. Pero séptimo de verdad. Es una carrera que si todo va bien puedes pasar a toda la parrilla. No es tan importante como en otras carreras. Pero si puedes, sales delante.

DMC: ¿Qué tiene Indianápolis para que alguien que se ha criado en circuitos ruteros como tú al final se haya convertido en un especialista de las 500 Millas? Más allá del presupuesto, quiero decir.

O.S.: Pues mira, es que el oval al fin y al cabo nos parece algo muy diferente pero no lo es tanto. La mayoría de los pilotos ruteros cuando nos preguntan qué curva nos gusta más de cualquier circuito siempre acaba siendo la más rápida. Y un oval no es más que eso. Son curvas rápidas, al límite, con un coche que el reglaje está hecho especialmente para girar a la izquierda, que es lo que vas a hacer. Te sientes cómodo. No es que te sientas raro. Está hecho para girar a la izquierda. A mí desde que di mi primera vuelta me gustó el oval, me gusta conducir, me gusta cómo se corre en el oval en relación a cómo tienes que estar pensando en los demás... Es más como una partida de ajedrez normalmente, que tienes que estar pensando lo que va a ocurrir al final de la carrera, cómo vas a adelantar al tío de delante, tienes más tiempo para pensar... Y me gusta esta carrera sobre todo. Al ser tan larga, de 500 millas, en general no sé por qué soy un piloto que normalmente empieza a un ritmo, me voy calentando y cuanto más larga es la carrera mejor voy al final. Es una carrera que se me da bien por eso. Por la manera en que normalmente corro.

DMC: Para terminar nos gustaría hacerte unas preguntas rápidas sobre tu carrera deportiva. Tú llegaste a probar en resistencia con el Jaguar GT2 (en las 12 Horas de Sebring de 2011, coche desarrollado por Rocketsports) aquel... ¿Nunca te has visto corriendo en resistencia a tiempo completo?

O.S.: Sí, pero no me ha salido la oportunidad. Mira, llevo aquí concentrado en IndyCar Series muchos años y me gustaría. Quiero hacer Le Mans un día sin duda. Y yo hice mis primeros cinco años de carrera deportiva en Francia, así que viví mucho Le Mans y me encantaría. No digo que nunca pero hasta ahora no ha pasado.

DMC: También conociste Indianápolis la época de la IRL, en 2002 llegaste a probar. ¿Cómo ha cambiado aquella IRL que tanto se demoniza hasta llegar a esta IndyCar fusionada?

O.S.: Probé, sí. Desde la fusión se ha hecho mucho más competitiva, porque al final sólo sobrevivieron los mejores equipos de cada campeonato. Y estamos luchando así por eso. Hay 15 coches que de verdad tienen posibilidad de ganar.

DMC: La última. ¿Sigues ligado a Dragon Racing en Fórmula E?

O.S.: No, me divorcié completamente hace seis u ocho meses del proyecto. Me gustó mucho el campeonato. Tecnológicamente me gusta mucho. Me gustó lo que hice, dirigir un equipo, que es algo que no había hecho nunca, pero desafortunadamente yo y mi socio no acabamos de ver las cosas del mismo color. Ese capítulo por ahora está parado.

DMC: Muchísima suerte

Fotos | IndyCar Series - David Yowe

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable