Fernando Alonso exprime el McLaren pero se queda sin recompensa

 |  @alexgarciagv27  | 

Tras la durísima pretemporada vivida por McLaren este 2017, las expectativas del Gran Premio de Australia de este fin de semana estaban bajo mínimos. No en vano el MCL32 había dado apenas diez vueltas seguidas en los test de Barcelona. A pesar de ello, Fernando Alonso exprimió al máximo su "naranja" y logró realizar una actuación más que digna. Se mantuvo en posición de puntos hasta que problemas en la suspensión le dejaron fuera de carrera a falta de pocas vueltas del final, tras caer fuera del top ten.

Después de una sesión clasificatoria en la que Fernando Alonso conseguía llegar hasta la décimo tercera posición, esta se convirtió en duodécima tras los problemas de Daniel Ricciardo antes de arrancar. Una buena salida permitió que el asturiano superara a Nico Hülkenberg, llegando a un undécimo puesto que se convirtió en décimo con el abandono de Romain Grosjean. Aunque fuera con la ayuda de problemas ajenos, ver a un McLaren en décima posición y luchando por puntuar era una sorpresa, sobre todo teniendo en cuenta el rendimiento de Stoffel Vandoorne.

El piloto belga nunca estuvo cerca de un Fernando Alonso que tras terminar el Gran Premio afirmó haber realizado la mejor actuación de su vida. Lo cierto es que con un coche que probablemente sea la novena máquina en ritmo -y cabe preguntarse si un Sauber con motor 2017 podría estar delante también-, Alonso estuvo gran parte de las 57 vueltas en décimo puesto. Parecía que el bicampeón iba camino a lograr un punto en la primera cita del año pero por detrás venían Esteban Ocon y Nico Hülkenberg con un ritmo bastante más rápido y con hambre de puntos.

Precisamente entre Ocon, Hülkenberg y un Alonso sin posibilidad de defenderse protagonizaron una de las imágenes más espectaculares del Gran Premio. El francés, tras largas vueltas presionando a Alonso, le atacó en la recta de meta justo cuando Hülkenberg intentaba lo propio sobre el Force India. Con los tres pilotos en paralelo en la frenada, a punto estuvo de haber un momento tenso entre ellos pero finalmente se resolvió de forma ordenada. Lamentablemente y a pesar del evidente esfuerzo realizado, apenas unas curvas después Alonso reportaba problemas con la suspensión.

Una parada a boxes a siete vueltas del final selló el fin de su participación en el Gran Premio de Australia y aunque su semblante no era ni mucho menos tan duro como en Barcelona y sus declaraciones tuvieron un estilo distinto, las palabras del primer piloto de McLaren ocultan una frustración importante y la impotencia de verse en una máquina que no le permite luchar por obtener los resultados que su talento merecería.

Se ha roto la suspensión y estábamos cerca de terminar la carrera pero no aguantó. Seguramente esta ha sido la mejor carrera de mi vida. Pocas veces he tenido un coche tan poco competitivo como hoy. Sin preparación invernal, salvando gasolina a razón de un segundo por vuelta y a pesar de todo estábamos en los puntos. Fue una sorpresa que estuviéramos ahí pero en cualquier caso, ha sido una de mis mejores carreras. Subimos una posición en la salida y luego el abandono de Grosjean nos ayudó. Pocas veces se repetirá este fin de semana ya que este es un circuito muy complicado, con muchos baches y muy estrecho. En otras carreras en circuitos normales nuestra posición será algo más atrás. Hay que mejorar inmediatamente ya que sino, vamos a tener carreras muy frustrantes. Estoy muy orgulloso del trabajo hecho.

Lee a continuación: Honda habla con otros equipos, McLaren niega la vía Mercedes

Sería faltar a la realidad definir a Fernando Alonso Díaz como un simple piloto de Fórmula 1. El asturiano marcó un antes y un después en la historia del automovilismo español con su irrupción en el Mundial de F1 ...