CERRAR
MENÚ
Diariomotor Competición
WRC

4 MIN

Convertir su Ford Escort RS Cosworth en un WRC moderno puede no haber sido la mejor idea de Ken Block

ken-block-ford-escort-rs-cosworth-2020-6

Aunque pueda parecer difícil decirle esto a los más nostálgicos de la época de los Grupo A, el Ford Escort RS Cosworth de Ken Block es una preciosidad y hay que precisamente adoptarla por lo que es, un vehículo retro que ha sido modernizado al gusto de su propietario para asemejarse lo máximo posible a lo que es un World Rally Car en la actualidad. Sacrilegio o no, este proceso conlleva una serie de quebraderos de cabeza que puede que al piloto estadounidense le hayan llevado a preguntarse en más de una ocasión: “¿Dónde me he metido?”.

Han sido meses de mucho trabajo. Si echamos la mirada atrás, la primera versión del ‘Cossie’, forma cariñosa con la que bautizó Block al Ford Escort RS Cosworth, ardió después de volcar en su primer rally de 2018. Después de eso, la compra de una unidad de la década de los noventa se demoró ligeramente, pero en ese punto, el proyecto derivó en la creación de una especie de World Rally Car sobre la base del vehículo noventero, algo que ya intento recrear con su Hoonicorn o el Hoonitruck, pero buscando en esta ocasión un automóvil con el que además competir.

La temporada 2019 fue una pesadilla para Block. Problemas de fiabilidad con el motor, un habitáculo que alcanzaba temperaturas desorbitadas, dificultades para escuchar al copiloto… Había mucho por pulir. Los cambios se pueden apreciar a simple vista si se observa detenidamente el Escort RS Cosworth 2020. Además de la estética, con un look más retro de las ópticas delanteras, se ha tomado la decisión de cambiar las parrillas de faros tradicionales por una nueva línea LED creada específicamente para el vehículo y respetando las formas circulares en lugar de las rectangulares que emplean algunos coches de rallyes.

13
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Han rebajado peso al utilizar paneles de fibra de carbono en pasos de rueda, capo, alerón y portón trasero, mientras que la nueva línea de escape sale por la parte posterior en lugar de las tradicionales que salían por los laterales, las mismas que provocaban que se colara mucho ruido dentro del habitáculo, complicando la comunicación entre copiloto y piloto. Además, las llamaradas que asombraron a los aficionados durante el pasado Rallye Legend de San Marino también eran culpables de que algunos paneles se derritieran, por lo que la decisión de emplear la nueva salida central unificada firmada por el especialista Borla ha solventado parte de esos problemas además de haber obligado al rediseño del difusor. Como curiosidad, la nueva toma de aire del techo ha sido heredada del Ford Fiesta WRC que actualmente compite en el Mundial de Rallyes, con el objetivo en este caso de reducir la temperatura del cockpit.

El Ford Escort RS Cosworth 2020 es alérgico a la altura:

Con todo ello, las evoluciones que ha implementado el equipo de Block durante este invierno entre carreras no ha significado que se hayan solventado todos los problemas. Es más, después de sumar bastantes millas de test en Arizona, Ken se ha encontrado con la cruda realidad de que el Cossie V 2.0 tiene grandes problemas con la altitud, lo que le está provocando una falta de potencia que lleva a que no pueda conducirlo con el siempre estilo de pilotaje agresivo que le caracteriza. El fin de semana no ha comenzado de la mejor forma y ya en las superespeciales de ayer anoche, de las que ha salido Thierry Neuville como líder, Block perdió más de 20 segundos después de tener problemas con el encendido.

Estoy muy feliz de estar de regreso y es genial traer a Cossie aquí. Pero también es decepcionante porque no sabíamos cómo afectaría esta altitud al automóvil. Este es un motor de los noventa y definitivamente no funciona tan bien a esta altitud. Es lo que es y lo disfrutaré pase lo que pase. Es genial estar en los tramos con todos estos pilotos muy talentosos y es genial ver a nuestros amigos y a la gente de la industria y a toda la gente del WRC. Mi equipo y yo estamos encantados de estar aquí.