¿Ha llegado el momento de meter un Fórmula 1 en Pikes Peak? Los rumores apuntan a que sí

 |  @fernischumi  | 

Oficialmente se ha abierto la veda. Romain Dumas y el Volkswagen I.D. R Pikes Peak conseguían este fin de semana bajar de los ocho minutos para destrozar por completo el récord conseguido hace cinco años por Sébastien Loeb. Precisamente por aquellas fechas, meses después de aquel histórico 8:13.878, la prensa francesa destapaba que el proyecto podría haber sido muy distinto.

Además de los rumores de que Paolo Andreucci fue el primer elegido hasta que Total la sugirió a Red Bull y a la firma del león el nombre del nueve veces Campeón del WRC (por aquel entonces piloto de Citroën Racing), también se habló de que la firma de las bebidas energéticas había estado trabajando en un programa paralelo para llevar uno de sus Fórmula 1 a la ya asfaltada por completo ascensión de Colorado Springs. Los dos proyectos se conjugaban en uno sólo, sabedores de que el tirón mediático del alsaciano sería incluso más potente.

Un lustro después, cuando Romain Dumas devastaba el registro de Loeb y Peugeot, quedaba de nuevo patente que ahora mismo la Subida a Pikes Peak es una hoja en blanco para todo tipo de proyectos que hasta ahora parecían impensables. En el pasado ya se plantearon retos descabellados y exóticos, como la posibilidad de llevar un LMP2 que finalmente se arruinó por problemas en el motor de HPD, e incluso la intención de Porsche de poner en liza a su 919 Hybrid EVO como parte de su gira mundial. El I.D. R Pikes Peak se destapaba como un prototipo derivado de los LMP1 con un corazón eléctrico que parecía adaptarse a la perfección a las circunstancias de una carrera como esta.

En medio de esta exhibición de fuerza que pudo incluso ser mayor, un rumor se extendía como la pólvora. Sería Travis Pastrana el encargado de extenderlos. El estadounidense, ganador entre los Porsche Cayman GT4 Clubsport de Yokohama, dejó entrever que había sobrevolando el particular ‘paddock’ de la subida norteamericana la posibilidad de que un equipo de Fórmula 1 está barajando la posibilidad de realizar el asalto a Pikes Peak.

A pesar de lo deteriorado del asfalto, sin duda un monoplaza podría adaptarse a la perfección a esta pista de carreras haciendo los consiguientes ajustes en materia de dirección, mayor altura respecto al suelo y la utilización del compuesto más blando disponible… seguramente el hiperblando de Pirelli encontraría por fin su territorio. Con los dos equipos de Red Bull descartados, obviamente HAAS, por lógica podría considerarse el perfecto candidato (su sede en Carolina del Norte está relativamente cerca), especialmente conociendo el sentido del espectáculo que tienen los estadounidenses. Lo que ha quedado claro es que la opción de ver un Fórmula 1 afrontar la subida de montaña más famosa del planeta ya no es nada descabellado. Obviamente McLaren y su plan de expansión tampoco deben descartarse y quién sabe si se podría hablar de la cuádruple corona, únicamente son elucubraciones.

Creo que Porsche sería posiblemente uno de los fabricantes que les gustaría hacer la carrera. Se habla ahora de un equipo de Fórmula 1 que vendrá aquí. Lo he oído, no estoy diciendo de quién, o de qué, no estoy seguro. No son Red Bull o Toro Rosso. Ninguno de ellos. Creo que esta montaña sólo será más y más popular cuantos más tipos de vehículos distintos le echen el diente. ¿Un coche eléctrico para Loeb? Es uno de los mejores pilotos que han pisado la tierra. En Red Bull, están dispuestos a invertir más dinero para obtener el mejor tiempo imaginable, con uno de los mejores pilotos que haya existido.

Vía | The Drive

Lee a continuación: Simone Faggioli: sin victoria, pero convirtiéndose en el tracción trasera más rápido de la historia de Pikes Peak