CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros circuito

2 MIN

Joe Gibbs Racing perderá un importante patrocinador

Humberto Gutiérrez | 20 Dic 2021
kyle_busch_joe_gibs_racing_nascar_00_3_22
kyle_busch_joe_gibs_racing_nascar_00_3_22

La empresa Mars Inc. informó que no renovará el patrocinio en la NASCAR, así que dejará de anunciar sus productos en el equipo Joe Gibbs Racing, lo que significa que la relación comercial llegará a su final tras permanecer juntos varios años. Por supuesto que además del equipo, que dejará de percibir unos 20 millones de dólares al año, uno de los más perjudicados será el piloto Kyle Busch, quien justamente fue apodado The Candy Man por ser la imagen de los chocolates M&M. El coche de los dulces es uno de los más populares, así que la deserción de Mars Inc. dejará un gran vacío entre los seguidores de la Cup Series.

Según se informó, la temporada de 2022 será la última en la que se observará el patrocinio de chocolate M&M, marca relacionada a dos títulos de la Cup Series. Si bien la presencia de productos afines a Mars Inc. en la NASCAR tiene casi 30 años, la empresa comenzó a invertir en Joe Gibbs Racing a partir del año 2008 y el último contrato garantiza el respaldo desde el 2019 hasta el 2022. La sociedad ha sido de las más exitosas puesto que el Toyota número 18 ha liderado el mayor número de vueltas y triunfado en más carreras que ningún otro patrocinador en el mismo lapso de tiempo.

Entre las hazañas que se pueden contabilizar está el ganar las tres divisiones en una misma semana, proeza que realizó Kyle Busch en el circuito de Bristol en la temporada 2010. Allí se impuso en la Camping Truck Series un miércoles, ganó la Xfinity Series un viernes y el sábado se llevó la victoria en la Cup Series. Sin duda no estará fácil sustituir al patrocinador, no solamente por su relación histórica con los triunfos sino también por el nivel de popularidad ya que hasta la canción The Candy Man, misma que apareció en el filme Willy Wonka and the Chocolate Factory de 1971 se había convertido en una especie de himno para aupar a Kyle Busch.

Vía | Sport Business Journal