CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Otros rallyes

7 MIN

Johan Kristoffersson aprovecha la visita a España para dejar el World RX en cosa de tres

Iván Fernández | 19 Oct 2020
world-rx-2020-catalunya-3
world-rx-2020-catalunya-3

Los aficionados no serían los únicos ausentes en el Circuit de Barcelona-Catalunya este fin de semana. La cita española sería especialmente importante en esta temporada comprimida del World RX, 100% europea, y obligada a disputarse en apenas cuatro meses. Por ello se hacía especialmente llamativo que a solo unas horas del inicio de la acción en Montmeló, el equipo Unkorrupted anunciaba que se retiraban de la lista de inscritos con sus dos Renault Clio Supercar pilotados por Guerlain Chicherit y Rokas Baciuska porque habían encontrado problemas durante los test que no se podían solucionar antes de la carrera.

Sin el equipo francés, el fin de semana comenzó fuerte, con una carrera en la que Enzo Ide se lo pondría muy complicado a los habituales del campeonato, colándose en las luchas entre los hermanos Hansen y Robin Larsson en esa primera carrera, en un inicio positivo para Timmy, vigente Campeón del Mundo, en el que sería su sábado más positivo hasta la fecha. Sin embargo, sería Johan Kristoffersson el cargado de mandar en la clasificación intermedia tras las tres mangas, después de haber vencido en Q1 y Q3, con una segunda posición en Q2 que le dejaría a las puertas de haber cubierto de nuevo un expediente perfecto en una de sus grandes especialidades.

Nos quedaría también el curioso hecho de que Mattias Ekström debería hacer su primera dobleJoker Lap después de la salida en falso que tenía en la primera carrera, algo que también afectaría a Liam Doran, lo que ponía en bandeja a Andreas Bakkerud la victoria al encontrarse con vía libre el resto de la carrera a pesar de los problemas con la dirección asistida. De nuevo los Mégane se encontraban más cómodos en estas condiciones de secos y con secciones de asfalto muy anchas, precisamente el punto en el que hacen valer su aplomo y estabilidad tanto en frenada como en curva rápida.

A pesar de haber dominado con una puntuación casi perfecta, Kristoffersson no lo tuvo fácil, especialmente en Q2, donde la primera curva del trazado catalán una vez más puso contra las cuerdas (al igual que los semáforos) a los pilotos, llegando el Volkswagen Polo R Supercar a ponerse a dos ruedas tras la agresiva salida en la que participaron los todos los pilotos suecos a excepción de Kevin Hansen y Mattias Ekström. El bicampeón del Mundo se desató e hizo una carrera completamente apabullante, mostrando toda la velocidad que tiene el piloto de Volkswagen, muchas veces oculta tras la gran gestión que realiza Johan durante las carreras.

Peor le fueron las cosas a los Audi S1 de JC Raceteknik, especialmente para Robin Larsson, al que un accidente en la Q2 le dejó casi sin opciones de entrar en semifinales, mientras que Ekström tuvo que lidiar con problemas en el procedimiento de salida, encontrando un hueco para meterse en la siguiente ronda entre los 12 primeros, algo que también hicieron Oliver Bennett y Enzo Ide al aprovechar la ausencia de Chicherit y Baciuskas.

A partir de ahí, Kristoffersson se imponía una vez más de forma contundente en la primera semifinal, mientras que Bakkerud y Ekström pelearían duramente por la segunda plaza, llegando incluso a haber contacto en la curva rápida de izquierdas que ya nos ha dejado en el pasado accidentes muy duros. La segunda semi contaba con una primera línea copada por los hermanos Hansen, los cuales volverían hacer la misma táctica de cubrir en bloque el interior de la primera curva para cubrirse el uno al otro, algo que en esta ocasión beneficiaba a Kevin, tomando la primera plaza, aunque de nuevo su estrategia de sacrificado a la hora de hacer la Joker Lap permitiría que Timmy terminara en primera posición, mientras que Niclas Grönholm salvaba un lugar entre los seis con derecho a un pase para la final.

Ya en la final, el expiloto de Peugeot sacaba provecho a sus cuatro neumáticos nuevos para terminar adelantando a Kristoffersson y lograr su primera victoria de la temporada, todo ello a pesar de que el bicampeón del World RX había retenido la primera posición en el apretado inicio que le reportaba incluso algunos daños en la aleta delantera izquierda. Ekström trataría de contrarrestar su inicio retrasado para marcar el ritmo desde atrás con una Joker Lap en el inicio, sin embargo, Timmy le daría respuesta en el giro número tres y pasaba a rodar tras Kevin, momento que aprovechaba Niclas para adelantar a Mattias.

El ritmo que imponía Kevin en esos momentos gracias al buen estado de sus gomas le permitía escalar a la primera plaza en una estrategia de equipo impecable por parte del equipo, eligiendo el momento adecuado para que Kevin hiciera la Joker y dejara de hacer de galgo a su hermano mayor para darle aire limpio. Kristoffersson lo intentaría aun así, hasta el punto de que hubo contacto entre los dos pilotos suecos a pesar de que finalmente no hubo intercambio de posiciones.

Kristoffersson ganó cuando lo necesitó el domingo:

El domingo, la helada dejaba en condiciones de muy poco agarre la sección de tierra en Montmeló, lo que llevaba a que los pilotos tuvieran que tener mucho tacto de gas en esa zona, muy compactada tras el primer día de competición. No tardaríamos en tener una final anticipada, ya que en Q1 coincidían los hermanos Hansen con Kristoffersson, de nuevo con Kevin haciendo el trabajo sucio de retener a Johan para tratar que su hermano intentara marcharse al frente y firmando una vez más un doblete que se ha establecido sobre la gran capacidad del Campeón de Europa de 2016 para “sacar los codos”.

Quizás el momento más curioso lo ponía una vez más Liam Doran, el cual se iba al muro cuando estaba a punto de cruzar la meta en su carrera de la Q2, cediéndole el triunfo a Bennett y estando a punto de ser superado por Mandie August, la única piloto fémina presente esta temporada entre los Supercars, la cual incluso rozó la clasificación para las semifinales. La lucha parecía mucho abierta el domingo, con Kristoffersson no consiguiendo ningún triunfo parcial en las clasificatorias, superado por Bakkerud hasta en dos ocasiones, tanto en Q2 como en Q3, aunque finalmente sería Mattias Ekström el que encabezaba la clasificación intermedia.

Era muy importante para el campeonato, ya que Ekström seguía persiguiendo a Kristoffersson en la lucha por el título, sin embargo, poco pudo hacer el ex del DTM para poder frenar a su compatriota. No conseguiría su cuarto triunfo del año sin polémica. El bicampeón mundial estaba rozando la tercera infracción durante todo el fin de semana, algo que le podría acarrear una sanción de cinco puntos menos en la general.

Un toque en la final con el poseedor de la pole, Andreas Bakkerud, dejó al piloto noruego trompeado en mitad de la pista en la frenada de la primera curva, lo que terminó con un fuerte impacto de Robin Larsson, el cual no pudo hacer nada para evitar el segundo gran accidente consecutivo para Baby Blue. Con dos pilotos menos, Timmy Hansen trató de dar caza a Kristoffersson, sin embargo, el del Polo R Supercar impuso su velocidad para llevarse la victoria, mientras que Anton Marklund completó el podio totalmente sueco que tuvo en el cuarto lugar a Ekström.

A falta de dos pruebas, Spa-Francorchamps y Nürburgring, Kristoffersson mantiene 27 puntos de ventaja sobre Ekström y además logra su victoria número 24 en el World RX, situando incluso más arriba su propio récord. Timmy Hansen es el tercer piloto con opciones matemáticas, pero sus 56 puntos de desventaja respecto al líder del Mundial, lo que lo deja a solo cuatro del abismo.