Lucas di Grassi obtiene un improbable triunfo en el ePrix de México

 |  @eloy_eg  | 

No será fácil olvidar la edición 2017 del ePrix de México. En la cuarta cita de la temporada 2016-2017 de Fórmula E se rompió al fin la racha de Sébastien Buemi y Renault e.dams. Y ello ocurrió de la forma más improbable, tras una remontada de Lucas di Grassi y ABT merced a una estrategia loca que gracias a las apariciones del Safety Car les permitió colocarse en cabeza y terminar cruzando la línea de meta en primera posición… Como ya hicieron en 2016 antes de ser descalificados.

Aquí a ABT también le tocó pasar el mal trago de una descalificación, pero al menos le ocurrió en clasificación. Tras anotarse la pole su otro piloto, Daniel Abt, un problema con las presiones de sus neumáticos lo mandó al fondo de la parrilla y dio el primer puesto en parrilla a Oliver Turvey, seguido de Pechito, Jean-Éric Vergne y Nick Heidfeld. Encuadrados en el primer grupo de clasificación y perjudicados por esta circunstancia, Sébastien Buemi y Lucas di Grassi sólo fueron 7º y 15º en parrilla.

Las dos primeras posiciones permanecieron intactas en la salida, pero Nick Heidfeld logró robarle la cartera a Jean-Éric Vergne en la lucha por el tercer puesto. Aunque como suele ocurrir en Fórmula E, lo más gordo aconteció por detrás: tras irse largo en la primera curva, poco más tarde Lucas di Grassi fue una de las víctimas de la montonera en las curvas 3 y 4. Con el alerón trasero partido y Sarrazin habiendo perdido el frontal, las numerosas piezas de fibra de carbono en pista obligaron a la salida del Safety Car y el paso por boxes de estos coches, así como del Renault de Nicolas Prost.

Con la resalida, Sébastien Buemi siguió abriéndose paso por el pelotón con un adelantamiento sobre Felix Rosenqvist por la sexta plaza, pero pronto la prueba tuvo que ser interrumpida de nuevo: el líder, Oliver Turvey, sufrió una súbita pérdida de potencia y se quedó clavado a la salida de la primera curva. Pese a que Dirección de Carrera intentó evitar la salida del Safety Car, unas peligrosas maniobras de adelantamiento de Nicolas Prost y Daniel Abt dejaron claro que era imperativa.

Fue este el momento elegido por dos coches para alterar todo el desarrollo de la carrera: sin gran cosa que perder, Lucas di Grassi y Jérôme d’Ambrosio decidieron realizar su parada en boxes apenas rebasado el primer tercio de carrera. En principio la autonomía no debía ser suficiente, pero con alguna aparición más del Safety Car, todo podía ser… Y lo cierto es que el hecho de que fueran dos coches y no sólo uno los que arriesgaron cambió toda la película.

Una resalida tranquila fue el anticipo de las paradas en boxes ‘normales’, que dejaron como era de prever a Di Grassi y d’Ambrosio en cabeza aunque con menos batería disponible que sus rivales, entre los cuales Buemi y Heidfeld perdieron mucho tiempo en el cambio de coche. Y cayó el Safety Car que necesitaban los aventureros: Loïc Duval se quedó sin energía en pista (¿casualidad que fuera un compañero?) y forzó la tercera salida del BMW i8. A partir de ahí la carrera de Lucas di Grassi no pudo ser más plácida, pues cuando no se pelearon entre sí quienes sí hicieron su parada en tiempo y forma (notablemente Vergne y Pechito, que se tocaron y sobrepasaron los límites de la pista), ahí estuvo Jérôme d’Ambrosio para taponar.

José María López dinamitó sus opciones de triunfo con un trompo por frenar fuera de la trazada camino de la primera curva, algo que replicó Sébastien Buemi. Y d’Ambrosio defendió con uñas y dientes el segundo puesto para desesperación de Jean-Éric Vergne… hasta el punto de llegar a la última vuelta sin energía suficiente. Absurdo para Faraday Future Dragon Racing, pero vital para que la estrategia de Lucas di Grassi funcionara y el brasileño se impusiera por delante de Jean-Éric Vergne y Sam Bird.

Las posiciones a las puertas del podio quedaron definidas por un accidente provocado por un toque de Nicolas Prost a Nick Heidfeld en la zona del Foro Sol, que destrozó la hasta ese momento brillante carrera de los Mahindra. Con el alemán y Rosenqvist KO, Mitch Evans pescó un valiosísimo cuarto puesto para Jaguar, seguido de Prost, si bien está investigado. Cerraron la zona de puntos Pechito, que sacó petróleo del loco final de carrera, Abt, Carroll, Piquet y Gutiérrez, pese a que el mexicano sufrió mucho con la gestión de energía de su Techeetah.

Sébastien Buemi fue 14º, sumando tan sólo puntos gracias a la vuelta rápida en carrera. De este modo su renta al frente de la general del campeonato queda reducida a apenas cinco puntos sobre Lucas di Grassi. La próxima cita de la Fórmula E 2016-2017 tendrá lugar en las calles de Mónaco a mediados de mayo.

Foto | Audi Sport

Lee a continuación: Ryo Hirakawa impresiona en el cierre de la pretemporada de la Super Fórmula