Lucas Ordóñez abandona Nissan tras una década

 |  @eloy_eg  | 

Con un comunicado este martes Lucas Ordóñez ha anunciado el fin de una década ligado a Nissan. El piloto madrileño, surgido de la GT Academy puesta en marcha tanto por el fabricante japonés como por Gran Turismo, buscará nuevos proyectos de cara a la temporada 2019 al haber puesto fin a esta duradera relación. Atrás quedan éxitos como un podio en categoría LMP2 de las 24 Horas de Le Mans o su participación en la misma cita con un LMP1.

Lo cierto es que pese a las oportunidades brindadas por Nissan, la calidad de los programas que ha disfrutado en los últimos años Lucas Ordóñez ha ido decreciendo desde el fracaso del proyecto Nissan GT-R LM NISMO LMP1. Hasta ese momento su carrera deportiva había ido en aumento, sumando a programas serios como el protagonizado con Signatech en LMP2 ocasiones únicas de pilotar un Supercar en Australia o correr en Japón, tanto en Super GT como en Fórmula 3.

En los últimos años sus programas se habían centrado en la Blancpain Endurance Cup de las Blancpain GT Series y aunque Nissan estrenó el GT-R GT3 este año en ellas, la implicación de la casa japonesa distaba mucho de la que podían ofrecer otros fabricantes. De hecho la salida de Ordóñez se une a la de otra figura de NISMO en competición los últimos años como el británico Alex Buncombe.

Foto | NISMO

Lee a continuación: Bentley mantiene a sus seis pilotos con las miras puestas en las Blancpain GT Series y en las 24 Horas de Spa

  • Slim Charles

    Eso iba a decir, desde lo del carrito de mercadona que hicieron pasar por LMP1 han ido en picado las cosas para Nissan. Por mucho que me guste Godzilla, el coche se ve que nunca ha sido competitivo de verdad. En la última revisión le tuvieron que bajar y retrasar el motor porque el coche era el que más se conducía como un barco de todos los barcos que hay en GT3. Y no se cuanto puedes disimular con revisiones que el coche tenga 11 años.

    • M.A.

      Pues si. El paso del tiempo se acusa. Pero la falta de implicación de la marca es peor.
      El modelo en sí mismo mereció (o merece) mejor suerte.