Cerrar CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónSearch Icon
Fórmula 1
Logo Icon

3 MIN

Mercedes-Benz lleva una nueva versión de su motor a Austria para no repetir viejos dramas

Ayer, ennuestro previo destacábamos que los motores Mercedes-Benz habían sufrido en el pasado problemas de fiabilidad a su llegada a Spielberg, y que incluso el verano pasado, con la llegada de la actualización en Bélgica a los equipos clientes, también se produjeron fallos mecánicos que costaron puntos para los equipos propulsados por la firma de la estrella. La respuesta llegaba desde Brixworth, justo después además de anunciarse la marcha de Andy Cowell.

Al igual que los que sucederá con Honda, Mercedes traerá una actualización de su unidad de potencia para disputar los dos primeros grandes premios de la temporada, ambos a celebrarse en el Red Bull Ring y en dos semanas consecutivas. Con ello pretenderá ganar seguridad desde el lado de la fiabilidad, cerciorándose de que los pequeños sustos técnicos que tuvieron durante la pretemporada no se vuelvan a producir, ni en materia del sistema eléctrico ni los problemas con la presión de aceite.

Las tres escuderías que emplean estos motores (el equipo de fábrica de Mercedes-AMG F1 y los dos clientes, Racing Point y Williams) utilizarán esta versión rediseñada del turbo V6 alemán. En el recuerdo de los alemanes el doble abandono que sufrieron precisamente en esta pista los W09 en 2018, mientras que el año pasado, problemas de refrigeración afectaron claramente al monoplaza del finlandés.

A veces no ha sido la pista más favorable para nosotros. Pero obviamente cada año es diferente. Creemos que deberíamos estar ahí arriba, luchando por la victoria. Ese es el objetivo seguro. Pero siempre hay especulaciones. Ha pasado tanto tiempo desde que hemos estado en un automóvil y estoy seguro de que el automóvil de cada equipo es diferente de lo que se suponía que debía ser en Melbourne – Valtteri Bottas

Será un paso seguro también para Racing Point F1 Team y Williams Racing, con los monoplazas rosa de los de Lawrence Stroll buscando dar un salto adelante en términos de competitividad después de haberse 'inspirado' en el Mercedes-AMG F1 W10 para diseñar su coche de este año, mientras que los de Grove deben evitar el farolillo rojo y repetir los decepcionantes resultados de 2019, cuando tan solo sumaron un punto. Al contrario que lo prometido por Honda, no se espera que esta actualización de la unidad de potencia de Mercedes vaya a aportar nada en materia de rendimiento, algo en lo que los japoneses sí parecen haber hecho especial hincapié al no tener que parar el trabajo durante la pandemia gracias a un resquicio legal en la normativa.