Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
WRC
Logo Icon

4 MIN

MotoGP se suma a la moda eléctrica. ¿Qué campeonato será el siguiente?

El momento ha llegado. Carmelo Ezpeleta reconocía hace sólo unos días que Dorna Sports se encuentra estudiando la posibilidad de crear una categoría de motos eléctricas que comparta circuitos con MotoGP. Sería en forma de carrera soporte, como puede ser por ejemplo la Red Bull Rookies Cup, y no llegaría hasta 2019, sin embargo, marca un antes y un después en la concepción del Mundial de Motociclismo.

Obviamente no tendría el status de Campeonato del Mundo, pero aseguraría la participación de al menos 18 motos eléctricas que podrían estar gestionadas por los equipos independientes del Mundial de MotoGP y producidas por un único fabricante. ¿Por qué esperar hasta 2019? No es porque no se pueda asegurar que la actual tecnología permita carreras de al menos diez vueltas, sino porque Dorna cree que para concienciar hay que hacerlo al 100%, aunque siga siendo paradójico que al mismo tiempo se haga una carrera en el desierto nocturna.

En la Subida a Pikes Peak ya compiten en la actualidad prototipos de motos eléctricas que son capaces de cubrir los más de 10 minutos de competición sin problema, por lo que la parte de la autonomía de las baterías no parece un gran problema. Lo que preocupa a Carmelo Ezpeleta es precisamente la forma de recargar dichas baterías, el actual CEO de Dorna Sports no está dispuesto a que esto se realice a través de un generador alimentado por combustible “que contamina el triple”, tal y como reconocía en unas declaraciones realizadas al Diario AS.

Ahora que el GRC ya plantea la creación próximamente de un Campeonato para Supercars eléctricos, que el Trofeo Andros, Pikes Peak o la Fórmula E ya han demostrado al mundo que es posible el automovilismo eléctrico, y visto que el Mundial de Rallyes ha decidido no seguir el camino de WEC o Fórmula 1, retrasando la llegada de la tecnología híbrida hasta más allá de la temporada 2022, es el momento tal vez de plantearse de una introducción gradual en el WRC de propulsores alternativos a través de categorías soporte.

Negar lo evidente, que el automóvil debe reinventarse apostando por este tipo de tecnologías sostenibles (recalcar esto, nada de utilizar generadores que contaminan más que un propulsor tradicional para recargar baterías), es querer ponerse una venda y, obviamente, la competición poco a poco también deberá adaptarse a ello en los próximos años. En este escenario, la disciplina que parece tener más problemas para admitir tecnología híbrida o eléctrica parecen ser los rallyes, especialmente por la dureza de sus tramos, algo que incluso llega a poner contras las cuerdas al concepto tradicional de motores tal y como hemos podido ver durante este fin de semana en México.

Ahora bien, ¿el camino puede pasar por el de crear recorridos alternativos para posibles participantes dentro de una categoría híbrida o eléctrica tal y como ocurre en el mundo de los Eco Rallyes? Es una buena pregunta y seguro supondría más trabajo para los organizadores calcular rutas alternativas para regresar de los tramos, pero sería una buena forma de que fabricantes como Toyota aprovechen para mostrar al público su tecnología y al mismo tiempo concienciar al aficionado para ir tomando poco a poco contacto con el futuro que se avecina.

Una especie de banco de pruebas que sea atractivo para las marcas, siempre sin interferir en la categoría absoluta. El C4 WRC híbrido que Citroën presentó en 2009 fue una buena demostración de que esta filosofía es posible, y antes o después la veremos implementada en el Mundial de Rallyes, utilizando posiblemente la parte eléctrica para hacer los enlaces y el motor de combustión interna para los tramos.

Obviamente queda por discutir cosas como la posición de las baterías para que no afecte a la estabilidad del coche y que el centro de gravedad sea lo más bajo posible (utilizar el sistema de Tesla situándolas en el suelo no parece la mejor opción por los esfuerzos a los que se somete la estructura de los coches de rally), además de otras cuestiones técnicas que a buen seguro quedarán resueltas con el desarrollo de la tecnología. Ahora sólo hace falta poner una fecha… Tal vez no estemos tan lejos de ver imágenes así:

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable