No fue el más rápido, pero sí el más regular: así sacó el martillo pilón Fernando Alonso en Le Mans

 |  @eloy_eg  | 

Hay muchas formas de ganar una carrera. Y antes de las disputa de las 24 Horas de Le Mans muchos aficionados no eran precisamente optimistas ante el espectáculo que podía ofrecer la categoría LMP1, con sólo dos Toyota oficiales frente a un grupo de privados mal preparados y limitados por reglamento. Pero la casa japonesa al menos dejó luchar entre ellos a los suyos, dejándonos una pelea más que entretenida para los que seguimos las onboards en directo y permitiendo que Fernando Alonso dejara su impronta en un escenario de leyenda.

El asturiano dejó dudas en Spa-Francorchamps. Ganó la carrera junto a Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, pero ni su tiempo en clasificación ni su ritmo en carrera, donde Mike Conway le apretó hasta que el equipo dijo basta, invitaban a ser optimistas de cara a Le Mans. Paparruchas. Un relevo nocturno de antología devolvió a su Toyota #8 a la lucha por la victoria, pasando de estar a más de dos minutos cuando le entregó el volante Sébastien Buemi a apenas 40 segundos cuando se montó Kazuki Nakajima.

Obviamente tal recorte levantó suspicacias. No era normal que a igualdad de montura Alonso recortara más de un minuto y medio a Mike Conway y José María López. Sin embargo las onboards (que espero y deseo que suba próximamente Toyota GAZOO Racing) y los tiempos no engañan: el español rodó a un ritmo estratosférico. El primer aspecto a resaltar es que sólo entrando y saliendo de boxes ya recuperó más de cuarenta segundos. Alonso explicó a los medios que tenía dificultades con el sobrecalentamiento de neumáticos y que de noche no se notó tanto. Y al mismo tiempo, se le daba bien meter gomas frías en temperatura.

Si lo pensamos bien, no deja de ser una característica propia de un piloto de Fórmula 1. No son tantas las categorías al sprint en las que se realizan paradas en boxes con cambio de neumáticos (F1, IndyCar, Super Fórmula o DTM) y además en F1 son particularmente importantes al no abundar los adelantamientos. Y frente a él se encontró a Pechito, un as de los turismos que sin embargo es de todo el equipo Toyota el que menos habituado está a ese otro tipo de carreras. El resultado salta a la vista: una docena de segundos volaron en cada parada.

https://twitter.com/dhhracing/status/1008742992277012482

La otra clave está en la consistencia en los tiempos de Fernando Alonso. La misma razón por la que destaca en Fórmula 1. No es el piloto más rápido a una vuelta, nunca lo ha sido. Tan sólo fue el cuarto más rápido de Toyota. Ni siquiera bajó al 3:17 como sí lograron Buemi y Pechito. Pero fue cuatro décimas más rápido que cualquier otro piloto en la media de sus 40 mejores vueltas, seis décimas más rápido que cualquiera en la media de sus 60 mejores vueltas y el único de todo el equipo Toyota cuya media permanece por debajo de 1:21 en sus 80 mejores vueltas (3:20.86). De hecho el segundo, a nueve décimas, fue José María López. Lo que refuerza la teoría de que el argentino no fue particularmente lento.

En realidad fue una conjunción astral. De noche Fernando Alonso no sufría tanto con las gomas y el Toyota TS050 HYBRID #8 parecía ir un poco mejor que el #7. Además éste no podía arriesgar. No por una orden de equipo concreta, destinada a que le diera caza el #8, sino porque siendo líder de las 24 Horas de Le Mans, con dos minutos de ventaja y siendo tu compañero de equipo el único rival, no puedes arriesgar. ¿Qué piloto desearía pasar a la historia como aquel que se accidentó cuando lo tenía todo de cara y alimentó así la leyenda negra de Toyota en Le Mans?

Y aún así Pechito apretó, como demostraron un par de salidas de pista o ya por la mañana su susto en Tertre Rouge y un trompo. Pero se topó con un Fernando Alonso ultramotivado ante la gran oportunidad en años, que encadenaba las vueltas en 3:20 y 3:21 se encontrara con el tráfico que se encontrara. Fue algo histórico, que posiblemente muchos no valorarán por una idea preconcebida de que esto estaba chupado. Lástima.

Foto | Toyota GAZOO Racing

Lee a continuación: Toyota, la sonrisa de un niño y el sueño de un hombre de carreras

Sería faltar a la realidad definir a Fernando Alonso Díaz como un simple piloto de Fórmula 1. El asturiano marcó un antes y un después en la historia del automovilismo español con su irrupción en el Mundial de F1 ...

  • M.A.

    La regularidad de Alonso es “marca de la casa”.
    En realidad es la seña de identidad de los pilotos actuales, de los “cracks” de la ultima década; Hamilton, Vettel y él mismo.
    Antiguamente los pilotos podian sacar más su “genio”, su temperamento. Hoy no. Hoy son cirujanos. Buscan los limites del coche y machacan cual martillo pilon.
    No quiere decirse que no hubiera antes pilotos con esa virtud, pero como digo, habia otros que podían echarle “eso”, en un determinado momento y triunfar. Hoy, para triunfar hay que ser así; fiable y regular…. pero al limite o muy cerca de el…
    Alonso en estas 24h ha encontrado todo de cara para poder aplicar su mejor virtud. Aparte que lo de los neumáticos fue clave, el mismo lo reconoció. Su facilidad para poner en temperatura y mantenerlos durante la noche no se si fué decisiva, pero si que ayudó a ello….

  • GaradaK7

    Bueno, hay que tener en cuenta que por lo visto las mejores vueltas de Buemi y Conway fueron las primeras de la carrera, donde todavia no habian alcanzado a los doblados y no tenian que hacer adelantamientos. Si quitamos esas vueltas, Fernando estuvo a su altura en cuanto a mejores tiempos.

    • Eloy E.G.

      El mejor tiempo de Pechito fue en la vuelta 114 y siete décimas más rápido que la vuelta rápida de Alonso. Que da absolutamente igual, la vuelta rápida no debería tener la menor importancia, la burrada del español por la noche está por encima de eso.

  • jandreu

    Me fastidia de manera soberana que a Alonso se le cuelgue el cártel de no ser el más rápido a una vuelta, más cuando viene de un medio español y especializado, ¿de verdad es necesario sacar el histórico de clasificación contra todos los rivales que ha tenido?

    Sólo Hamilton fue capaz de clasificar mejor que él por una carrera de diferencia, sin embargo todos recordamos aquel año; hasta Mónaco la cosa iba 4 a 1 para el asturiano.