Rally de Catalunya 2019: Dani Sordo lidera, Sébastien Ogier a punto de decir adiós al título

 |  @fernischumi  | 

Día clave en el RallyRACC de Catalunya - Rally de España 2019 con la etapa de tierra en la que los tiempos en muchos casos se pueden convertir en irreversibles debido a lo técnico que es el asfalto de las dos jornadas restantes. Todos los pilotos candidatos al título sabían lo que se jugaban, por lo que no sorprendía que todos ellos tuvieran la misma monta (1 duro y 4 medios) para un primer bucle en el que todos ellos podían ceder mucho tiempo dependiendo del factor mejora de los tramos. Sin embargo, no sería únicamente importante en la lucha por la victoria, sino que también daría un golpe casi definitivo a las aspiraciones de uno de los tres tenores de este WRC.

El año pasado le salió bien el hacer una monta distinta de neumáticos al resto y Sébastien Loeb intentó lo mismo esta mañana cuando fue el único piloto que optó claramente por las gomas de compuesto duro. El alsaciano monto cinco ruedas del espectro más duro de Michelin en su Hyundai i20 WRC Coupé, intentando dejarse lo menos posible en su paso por los siete kilómetros de Gandesa. Aun así, el piloto vencedor del año pasado cedía 5 segundos y debía esperar a ver cómo se desarrolla un fin de semana en el que tiene la consigna de sumar puntos importantes para el campeonato de marcas.

Si el tramo se desarrollaba con tranquilidad, sin apenas problemas entre los principales espadas de la clasificación absoluta más allá de un incómodo Esapekka Lappi y un Kris Meeke que tenía un gran susto al poner a dos ruedas su Toyota Yaris WRC, la noticia se centraría en la segunda especial de la jornada, los 19 kilómetros de Horta-Bot. Allí, Sébastien Ogier se dejaría más de 44 segundos después de tener que pelear con la dirección de su Citroën C3 WRC después de perder toda asistencia. El francés se mostraba casi derrotado a su llegada a la meta, asegurando que poco podía hacer cuando todavía restaban los casi 39 km de La Fatarella – Vilalba con los que se cerraba el primer bucle.

Golpe durísimo a las aspiraciones de una Citroën Racing que había centrado todos sus esfuerzos durante las últimas semanas en el desarrollo del coche para el asfalto, buscando esa competitividad que les faltó tanto en Alemania como en Córcega. Su lenguaje corporal mientras intentaba reparar el problema en el enlace al siguiente tramo lo decía todo. Dependiendo del tiempo cedido, Ott Tänak tendría más o menos allanado su camino hacia el primer título, teniendo en cuenta que solo tenía que sacar dos puntos a Ogier y evitar que Neuville le recortara 12 puntos.

Precisamente era el belga el que tomaba el mando de la prueba, seguido muy de cerca de un Dani Sordo que volvía a quedarse por segundo tramo consecutivo a solo siete décimas del scratch. El doblete provisional de los Hyundai tenía cierta respuesta por parte de Toyota GAZOO Racing, con Kris Meeke y Ott Tänak en tercera y cuarta posición, lamentando el estonio que en esta segunda especial sí era más limitado el agarre y que se encontraba todo menos compacto por las lluvias caídas durante esta semana.

Una vez rellenado el circuito con valvulina, Ogier e Ingrassia salían a defenderse en el último tramo de la mañana. La pareja francesa poco podía hacer al tener que afrontar la sección más larga del rally sin dirección asistida y sumar la imposibilidad de utilizar la leva de cambio, teniendo que recurrir al secuencial de palanca. Sébastien contenía las lágrimas a su llegada a la meta, con 2 minutos y 47,6 segundos perdidos respecto al tiempo de Tänak "hay poco que pueda hacer". Se esfumaba la posibilidad de conseguir el séptimo título consecutivo salvo milagro u abandono de un Ott Tänak que mantenía su rictus serio, a pesar de que esta especial había sido completamente colonizada por los compatriotas venidos desde Estonia para animarle. "Estamos solo en el tercer tramo" espetaba cuando se le preguntaba sobre la posibilidad de obtener su primer título intercontinental.

Mientras que Ogier se peleaba con el volante, los Hyundai seguían al ataque, en este caso con una especial que ya sí favorecía a la monta realizada por Sébastien Loeb, responsable de evitar por tercera vez que Dani Sordo y Carlos del Barrio consiguiera su primer scratch. Eso y un pinchazo en los últimos kilómetros que no impedía al de Puente San Miguel llegar con un gran crono. El francés aventajaba en 2,1 segundos a la pareja española, sin embargo, eran estos los que se colocaban como nuevos líderes por delante de Thierry Neuville y Nicolas Gilsoul, los cuales caían a la segunda plaza por solo un segundo. Tercero se situaba Ott Tänak a 7,5 segundos del líder provisional, disfrutando de un pequeño margen sobre la lucha que mantienen Elfyn Evans, Kris Meeke, Esapekka Lappi y Sébastien Loeb, todos ellos en apenas 1,1 segundos.

Jari-Matti Latvala por su parte llegaba con el ceño fruncido a una especial que no le trae buenos recuerdos. El finlandés, el cual lucha por mantener su estadística de haber logrado al menos una victoria por año desde que consiguiera la primera en el Rally de Suecia, reconocía abiertamente que estaba en todo momento aquejado de cierto subviraje en el Toyota Yaris WRC y que no estaba ni mucho menos en el mismo rendimiento que en la edición 2018. Teemu Suninen tampoco estaba en los tiempos de los de delante, siendo noveno de la general solo por delante de un Takamoto Katsuta que sigue aprendiendo y que todavía no ha podido amoldarse a un WRC que no logra llevar por las líneas del resto de pilotos de la categoría absoluta. Sorprendente por su parte la reacción de Andrea Kaiser, esposa de Sébastien Ogier que mostraba su descontento con Citroën sin ningún tipo de tapujos en redes sociales:

En el resto de categorías, en WRC2 Nil Solans había comenzado enchufado. Al volante del Volkswagen Polo GTI R5, el campeón del JWRC en 2017 confirmaba las buenas sensaciones del shakedown, anotándose los dos primeros scratchs del día y siendo sólido líder hasta que en el TC3 se dejaba más de ocho minutos, poniendo a Pierre-Louis Loubet como nueva referencia, mientras que su hermano, Jan, estrenaba el Ford Fiesta R5 Mk.II rodando de menos a más y terminando la mañana ocho décimas por delante de Cohete Suárez, 10º y 11º respectivamente tras Marquito Bulacia. En WRC2 Pro, aunque Mads Ostberg aseguraba que iba a estar más pendiente de Ogier este fin de semana que de sí mismo, el noruego se ponía líder de la categoría con 16,8 segundos de ventaja sobre Kalle Rovanperä, mientras que un pinchazo llevaba a ceder a Gus Greensmith más de minuto y medio.

https://twitter.com/AndreaKaiser/status/1187669729164562433

Clasificación del Rally de Catalunya 2019 tras TC3:

Pos Piloto Copiloto Coche Tiempo Dif. 1º
1. D. Sordo C. Del Barrio Hyundai i20 WRC Coupé 41:09.7
2. T. Neuville N. Gilsoul Hyundai i20 WRC Coupé 41:10.7 +1.0
3. O. Tänak M. Järveoja Toyota Yaris WRC 41:17.2 +7.5
4. E. Evans S. Martin Ford Fiesta WRC 41:20.6 +10.9
5. K. Meeke S. Marshall Toyota Yaris WRC 41:20.9 +11.2
6. S. Loeb D. Elena Hyundai i20 WRC Coupé 41:21.6 +11.9
7. E. Lappi J. Ferm Citroën C3 WRC 41:21.7 +12.0
8. J. Latvala M. Anttila Toyota Yaris WRC 41:32.2 +22.5
9. T. Suninen J. Lehtinen Ford Fiesta WRC 41:37.0 +27.3
10. T. Katsuta D. Barritt Toyota Yaris WRC 42:17.9 +1:08.2
16. S. Ogier J. Ingrassia Citroën C3 WRC 44:45.7 +3:36.0

 

 

Lee a continuación: Fernando Alonso se muestra interesado en probar el Toyota Yaris WRC