Rally de Gales 2019: un espectacular Elfyn Evans recupera terreno y empieza a mirar al podio

 |  @fernischumi  | 

Dyfi, Myherin y Sweet Lamb son nombres ya tradicionales en el recorrido del Rally de Gales. Los pilotos prácticamente se los conocen de memoria, por lo que la batalla por ser los más rápidos iba a obligar a más de uno a endurecer su ritmo, algo que daba lugar a pequeños errores que en condiciones tan deslizantes como las del RAC suelen deparar grandes problemas. Con una monta de neumáticos unánime en la que se confiaba en el compuesto medio debido a la ausencia de lluvias, la cita británica comenzaba su segunda etapa ya sin Jari-Matti Latvala y deseando comprobar si alguno de los grandes candidatos al Mundial iba a hincar la rodilla.

Precisamente Sweet Lamb pondría contra las cuerdas a los principales candidatos a la victoria y al título. Thierry Neuville tenía un trompo, situación similar a la de Ott Tänak que perdía la zaga del Toyota Yaris WRC y estaba muy cerca de salirse a una de las cunetas. Sébastien Ogier era el que llegaba con el gesto más torcido después de perder 8,6 segundos al sufrir un fuerte impacto que le llevó a pensar incluso en la rotura de uno de los amortiguadores. Afortunadamente para el francés no sería así, por lo que conseguía mantener la segunda posición en la general tras Ott Tänak cuando solo restan nueve tramos para completar el día.

Recordemos que en esta etapa no había asistencia intermedia, por lo que cualquier problema grave en las monturas sería imposible de solucionar por los mecánicos de los equipos. La mañana terminaba con el liderato de Tänak, logrando una renta de 7 segundos sobre Ogier y de 9,2 con Neuville. Meeke ya es tercero a 13,6 segundos, alejándose ligeramente del ritmo que mostró ayer cuando salía ligeramente más retrasado que sus rivales.

La espectacular mañana de Elfyn Evans, con pleno de scratchs, se veía recompensada con la posición ganada frente a su compañero de equipo Teemu Suninen, el cual tendría además un error posteriormente que lo hacía ceder muchos segundos, así como la plaza que le dejaba Craig Breen después de su vuelco en el TC12 (podría reengancharse, aunque con el coche muy magullado) y la posibilidad de dar caza a Andreas Mikkelsen en el quinto puesto, el cual está ya a solo 4,6 segundos. El ritmo impuesto por el galés en secciones muy conocidas del RAC le estaban reportando una gran ganancia de tiempo, así como la posibilidad de alcanzar el podio si mantiene su actuación por la tarde, haciéndole incluso soñar con la posibilidad de podio.

Si ayer eran los finlandeses los que sufrían un bucle vespertino muy duro, ahora le tocaba el turno a los británicos, los cuales veían como dos de sus jóvenes valores como son Gus Greensmith y Tom Williams sufrían sendas salidas de pista en el undécimo tramo, siendo el piloto del JWRC el peor parado después de quedarse atascado en una cuneta. Eran los pilotos ya afianzados como Kris Meeke o Evans los que estaban poniendo la de cal.

WRC2 Pro tenía cambios de liderato después de que Jan Kopecky cediera la punta en el primer tramo de la mañana y en el segundo experimentara problemas en su Skoda Fabia R5 Evo hasta ser cazado en tramo por el propio Rovanperä después de haber parado a cambiar un neumático pinchado. Con Ostberg fuera de carrera y con Greensmith arrancando una rueda en el primer tramo de la mañana, la situación para el finés estaba más que encaminada al contar con +2:18 sobre Kopecký, no solo en la búsqueda de la victoria, sino también para la consecución de un título que desaparecerá para 2020 volviendo a unir a privados y oficiales bajo el mismo paraguas y disparando de nuevo los rumores un posible paso al lado de Skoda.

En WRC2, Oliver Solberg quería demostrar sus capacidades nada más empezar. Aquí bajo la bandera sueca por un motivo administrativo, el piloto noruego era el R5 más rápido tanto en el primer tramo como en el segundo, superando no solo a su padre, sino también a los pilotos de WRC2 Pro, incluido un Hayden Paddon que se reenganchaba a la prueba y que se mostraba mucho más cómodo con el Ford Fiesta R5 Mk.II después de unos kilómetros cronometrados más a sus espaldas. Lamentablemente en el inicio del TC13 volvía a detenerse apenas 500 metros después de la salida. La potente inscripción aquí nos llevaba a ver como Nikolay Gryazin o el líder de WRC2, Pierre-Louis Loubet, ya están muy cerca de Kalle.

En JWRC, los competidores llegaban un día más viendo en la asistencia aparcado el Ford Fiesta R5 2019 que se entregará al ganador del duelo entre Jan Solans y Tom Kristensson. El sueco conseguía recortarle ligeramente la diferencia al de Matadepera en la primera especial dominada por Radstrom, mientras que en la segunda habría respuesta por parte del menor de los hermanos de Solans, el cual busca convertirse aquí en el cuarto piloto español que ha ganado el Mundial Junior tras Solà, Sordo y Nil. La noticia saltaba en Sweet Lamb al aparecer detenido Tom Kristensson en el seguimiento GPS. Tres minutos después emprendería de nuevo la marcha.

Clasificación del Rally de Gales 2019 tras TC13:

Pos Piloto Copiloto Coche Tiempo Dif. 1º
1. O. Tänak M. Järveoja Toyota Yaris WRC 1:57:09.7
2. S. Ogier J. Ingrassia Citroën C3 WRC 1:57:16.7 +7.0
3. T. Neuville N. Gilsoul Hyundai i20 WRC 1:57:18.9 +9.2
4. K. Meeke S. Marshall Toyota Yaris WRC 1:57:23.3 +13.6
5. A. Mikkelsen A. Jaeger Hyundai i20 WRC 1:57:43.1 +33.4
6. E. Evans S. Martin Ford Fiesta WRC 1:57:47.7 +38.0
7. T. Suninen J. Lehtinen Ford Fiesta WRC 1:59:16.9 +2:07.2
8. P. Tidemand O. Floene Ford Fiesta WRC 2:00:51.1 +3:41.4
9. C. Breen P. Nagle Ford Fiesta WRC 2:03:23.7 +6:14.0
10. K. Rovanperä J. Halttunen Skoda Fabia R5 2:04:06.3 +6:56.6

 

Lee a continuación: La FIA elimina WRC2 Pro un año después debido al escaso interés

  • TeboMazda

    Esa foto de portada esta para fondo de pantalla!!!..