Cerrar CERRAR
MENÚ
Logo IconSearch Icon
Otros circuito
Logo Icon

3 MIN

¿Salvará BMW a Aston Martin en el DTM?

El DTM viajó a Japón sin Aston Martin, ya conocida la ruptura entre R-Motorsport y HWA, pero de igual forma hasta el país asiático se trasladó Florian Kamelger, jefe del equipo, para, además de observar la Dream Race celebrada en el circuito de Fuji, tantear el terreno para entablar una sociedad con cualquier proveedor japonés. Sin embargo, al parecer las conversaciones resultaron un tanto infructuosas puesto que Honda, Toyota y Nissan tienen su parque de motores restringido y un programa cliente no está contemplado, al menos para suplir al Aston Martin Vantage. Ante tal contrariedad, surgió la alternativa de que BMW se presente como el salvavidas de R-Motorsport.

El equipo suizo aseguró a Gerhard Berger, jefe del DTM, que estarán en la parrilla de 2020, no obstante todavía no tienen motores ni tampoco han construido los coches, los utilizados este año fueron vendidos a un coleccionista chino. La situación tiene al ex piloto austriaco preocupado porque sin un tercer constructor involucrado, el DTM pasaría a ser un match entre Audi y BMW, lo que significaría un retroceso para el campeonato de turismo alemán. Y es que el reglamento Clase 1 se promulgó para abrir nuevos caminos y lo que menos se pensó es que se cerrarían varias puertas.

Sin embargo, Berger es optimista porque la construcción de los coches no es tan complicada, casi el 80 por ciento lo constituyen piezas estándar, y todavía existe cierto margen de tiempo para hallar un proveedor de motores de dos litros y cuatro cilindros con turbo que se adapte a las reglas. Por lógica, se debe perseguir una alianza con un fabricante que posea un lote de esos motores disponibles y descartando a HWA, quedarían Audi, BMW, Toyota, Nissan y Honda.

En tal sentido, Hiroshi Shimizu, jefe de Honda en el Super GT, declaró que no ha recibido ninguna solicitud por parte de R-Motorsport o Aston Martin, pero de igual manera no están interesados, al menos hasta hoy, en enviar motores y personal a Alemania. Por su parte, Keizo Takahashi, jefe de Toyota, indicó que si bien conoce a Florian Kamelger, hasta ahora no se ha producido ninguna conversación sobre solicitar motores, pero en todo caso no tendrían disponibilidad debido a los compromisos adquiridos con el Super GT y la Super Fórmula. En cuanto a Nissan, su representante Motohiro Matsumura, señaló que de existir una solicitud formal por parte de R-Motorsport la analizarán, pero la prioridad estará inclinada hacia el programa Nissan GT-R.

Desde Audi ha sido rotunda la respuesta negativa a la idea de suplir motores en configuración cliente y no lo dicen por Aston Martin sino que desde hace tiempo han manifestado que no piensan invertir más dinero del que ahora inyectan al DTM, de allí que se le descarte como proveedor. Así que en medio de tantos tropiezos, solamente queda el camino de BMW, en tal sentido habrá que esperar por la decisión de Jens Marquardt, director de BMW Motorsport, quien prefiere esperar que el panorama entre los involucrados se aclare para posteriormente declarar ante los medios.

En palabras de Jens Marquardt:

No participaremos en las especulaciones. Si hay algo que comunicar, entonces se hará. Hace dos años atrás hablamos con el objetivo de establecer nuevas perspectivas en el campeonato y de nuestra parte dijimos que sí. No hay nada más que decir sobre el tema en este momento.

Vía | Motorsport Total

Artículos Relacionados

Treinta años sin el Grupo B: repasa con nosotros los coches que lo hicieron inolvidable