El Super GT reina sobre el DTM en la Fuji Dream Race con victorias de Nick Cassidy y Narain Karthikeyan

 |  @alexgarciagv27  | 

Dominio alemán en Alemania y dominio japonés en Japón. Todo en orden tras la Fuji Dream Race en la que los equipos del Super GT se impusieron con claridad a los coches del DTM que acudieron a la histórica primera cita conjunta entre los dos campeonatos. Después de años persiguiendo lo que empezaba a parecer una quimera, 2019 fue el año elegido para que todo ello se volviera una realidad. Las victorias fueron para Nick Cassidy y Narain Karthikeyan en un fin de semana pasado por agua y muy emotivo por la gran cantidad de finales. Entre estos se encuentran la retirada de Daisuke Nakajima, la más que probable última participación de Calsonic y Keihin como sponsors principales de sus equipos, la posible marcha del Team LeMans y la casi segura despedida momentánea de Kenta Yamashita. También fue la última participación competitiva de los Lexus LC500 y de los Honda NSX-GT del GT500 con motor central. El Super GT cierra así una época en un fin de semana en el que el GT300 también estuvo representado por un puñado de coches que formaron una interesante carrera de soporte con doblete del Lexus RC F GT3 de LM Corsa con Ritomo Miyata y Hiroki Yoshimoto al volante.

Carrera 1: Nick Cassidy despide al LC500 por todo lo alto

La parrilla de salida de la primera carrera del fin de semana contaba con Nick Cassidy en pole position por delante de Loïc Duval en el primer coche del DTM aunque a más de tres décimas del neozelandés. Por detrás, Naoki Yamamoto y Ronnie Quintarelli compartían la segunda fila mientras Mike Rockenfeller y Koudai Tsukakoshi partían desde la quinta y sexta posición respectivamente. A destacar el séptimo puesto de Jann Mardenborough, el undécimo del campeón del Super GT Kenta Yamashita y la presencia de René Rast en la décimo cuarta como el campeón del DTM. Por detrás, Alex Zanardi tenía un tiempo lo suficientemente lento como para estar esencialmente lejos de todos los demás rivales aunque con el mérito de no estar tan lejos como para estar totalmente fuera de contención en caso de problemas de otros participantes. Para el GT500 en Japón, se trata de una circunstancia especial al poder ver a 22 coches del Class One compartiendo pista en el circuito de Fuji por primera vez. El drama llegó ya antes de la salida con un golpe de Duval contra el muro en la vuelta de instalación y los problemas de Zanardi de forma casi paralela. El primero se quedó sin salir mientras el segundo lo haría desde el pit-lane.

La carrera, programada a 55 minutos y una vuelta, arrancó de forma ordenada y con el atractivo de ver por fin a estas dos categorías peleando juntas. La primera vuelta permitió que Cassidy se escapara al frente de la carrera por delante de unos Quintarelli y Yamamoto que cambiaron su orden en pista en la segunda vuelta. Por detrás, Izawa cometía un error, trompeando y quedando relegado al fondo de la clasificación. Mientras tanto, Rockenfeller era el primer piloto del DTM en octava posición con Rast en pleno proceso de remontada. En el sentido contrario se encontraba un Quintarelli que poco a poco iba quedándose atrás de forma difícil de explicar. Por delante, la pelea entre Yamamoto y Tsukakoshi por la segunda posición permitía que Cassidy siguiera ampliando su ventaja. Por lo general, la carrera permitía ver bonitas batallas entre pilotos y coches de los dos campeonatos distintos que al encontrarse en pista lo dieron todo para imponese. El resultado, tan emocionante como plástico. Las paradas obligatorias llegaron tras veinte minutos de carrera y con más de media hora por delante. La tendencia inicial era favorable para los coches del Super GT, mientras Zanardi acabó retirándose tras media carrera.

La parada del líder llegó tras media hora en carrera con un Cassidy que tenía una gran ventaja en pista. Incluso con una mala parada en boxes, el neozelandés volvía por delante de sus rivales, poniéndose el trabajo 'fácil' para los últimos 25 minutos de carrera. Una vez realizadas las paradas obligatorias por parte de todos los pilotos, Cassidy era líder por delante de Tsukakoshi con una gran ventaja que dejaba la carrera decidida a su favor... excepto que en el Super GT las cosas nunca se resuelven tan fácilmente, algo que los chicos del DTM aún tenían que aprender. A menos de diez minutos para el final, el Nissan del Team Impul quedó parado en la salida del pit-lane, causando el abandono de Sasaki pero también la presencia del coche de seguridad. La resalida se produjo a falta de poco más de 2 minutos para el final con todos los pilotos agrupados y con todas las ventajas y desventajas eliminadas. El 'sprint' final traería toda la emoción esperada y esperable en un circuito de Fuji que con apenas unas pocas vueltas por disputarse metía prisa a los participantes.

En el momento de la resalida, las posiciones se mantuvieron por lo general con un Cassidy que defendía la primera posición de los ataques de Tsukakoshi. Por detrás, lío con varios toques entre los coches del Super GT y el DTM con trompos de Rockenfeller y Nakayama. En cabeza, Cassidy sufría con una ligera falta de agarre causada por unas tímidas gotas de agua que empezaban a complicar la jugada aunque el campeón de la temporada 2019 de la Super Fórmula conseguía aguantar en cabeza por la mínima. Así, Nick Cassidy entró en la historia como el primer ganador del auténtico 'cross over' del Super GT con el DTM. Tras él, Koudai Tsukakoshi finalizó en segunda posición por delante de un Naoki Yamamoto que completó el podio. Kenta Yamashita finalizó en cuarta posición la que podría ser su última carrera en un coche del Super GT puesto que los cruces con el WEC probablemente le obligan a elegir para 2020. Por su parte, Benoît Tréluyer fue el primer piloto de un coche del DTM en pista con una sexta posición para Audi.

Pos. Dorsal Pilotos Equipo Coche Diferencia Vueltas
1 37 Nick Cassidy Lexus Team KeePer TOM'S KeePer TOM'S Lexus LC500 35
2 17 Koudai Tsukakoshi Keihin Real Racing Keihin Honda NSX-GT 0.433 35
3 1 Naoki Yamamoto Team Kunimitsu Raybrig Honda NSX-GT 5.862 35
4 6 Kenta Yamashita Lexus Team LeMans Wako's Wako's 4CR Lexus LC500 6.974 35
5 19 Sho Tsuboi Lexus Team WedsSport BANDOH WedsSport ADVAN Lexus LC500 9.966 35

Carrera 2: Narain Karthikeyan y la rebelión de los DTM

La segunda parrilla de salida ofrecía a Loïc Duval una oportunidad perfecta de resarcirse al lograr la pole position después de la penalicación de 5 posiciones para el coche del Team Mugen que tuvo que cambiar el chasis tras su fortísimo accidente del viernes. Así, Daisuke Nakajima era sexto a pesar de haber logrado el mejor tiempo. Entre estos dos pilotos, Narain Karthikeyan dio la sorpresa con la segunda posición por delante de Naoki Yamamoto y René Rast en cuarto puesto. Por detrás, Koudai Tsukakoshi en quinta posición compartía tercera fila con el menor de los Nakajima, mientras Marco Wittmann ocupaba la séptima posición con el primer BMW en parrilla y al lado de Mike Rockenfeller. Completando el top 10, Ryo Hirakawa y Hiroaki Ishiura para una carrera en la que también estaban los expilotos de Fórmula 1 Kazuki Nakajima, Kamui Kobayashi, Heikki Kovalainen y Alex Zanardi. En esta ocasión, el clima respetó a los equipos y pilotos y la carrera llegó con pista seca a pesar de unas tímidas gotas de agua que hacían acto de presencia media hora antes del inicio de la prueba. Así, la salida llegó esta vez sin dramas y con los 22 participantes en parrilla para atacar una estrecha primera horquilla antes de competir por 55 minutos y una vuelta tras terminar el tiempo preestablecido.

La salida no tuvo ningún drama inesperado con Duval manteniendo una primera posición que le duró exactamente una vuelta gracias a la superior velocidad punta de los Super GT en la recta principal. Duval tenía que rendirse ante el empuje de un Karthikeyan que lograba superarle. Por detrás, Rast cedía ante el empuje de Daisuke Nakajima y Tsukakoshi, cayendo al sexto puesto. La tercera vuelta trajo aún otro cambio de posiciones con Yamamoto superando a Duval y situándose en segunda posición. Un giro más y Duval tenía que ceder ante el empuje de otros dos Honda, los de Nakajima y Tsukakoshi, dejando a la marca con las cuatro primeras posiciones. Pocos minutos después llegó la segunda dosis de drama para Duval, cuyo neumático posterior izquierdo sufrió un pinchazo. Esto obligaba al piloto de Audi a volver a boxes, cediendo el quinto puesto a Rast mientras la atención de la realización se centraba en la pelea entre Kazuki Nakajima y Kamui Kobayashi, compañeros de equipo en el WEC y rivales en la Super Fórmula. Por delante, Yamamoto alcanzaba a Karthikeyan cuando tras 14 minutos de carrera salía el coche de seguridad a pista como consecuencia de la presencia de la banda de rodadura del neumático perdida por Duval antes de parar a boxes.

El coche de seguridad se fue de pista con 36 minutos por delante, momento en el que la carrera volvió a relanzarse. Karthikeyan logró defender la primera posición por delante de Tsukakoshi y Nakajima con Rast cuarto. Yamamoto perdía varios puestos y pasaba a ser quinto aunque antes de terminar la vuelta superaba al campeón del DTM y a Nakajima para volver a estar en el podio. El siguiente en atacar a Rast era un animado Wittmann que lograba subir a la quinta posición. Ambos pararon a boxes justo antes de entrar en la última media hora, momento en el que se inició el baile de las paradas con varios de los pilotos de la zona alta realizando sus cambios de neumáticos a la vez. El coche de seguridad aún tuvo una segunda aparición cuando a poco más de veinte minutos del final Rast sufría un pinchazo en el mismo neumático que Duval, dejando la pista sucia y obligando a la neutralización. Con Tréluyer y Zanardi por delante con una parada realizada fuera de la ventana legal para las paradas a boxes, el liderazgo real tras el coche de seguridad era para Karthikeyan por delante de Tsukakoshi, Wittmann, Nakajima y Rockenfeller. En la resalida, un incidente en la zona delantera dejó a Tsukakoshi y a Nojiri fuera de carrera con daños en sus Honda, mientras por delante Tréluyer mantenía un 'falso' liderato.

Por detrás, lío con un incidente con ¡cuatro! Lexus involucrados. Tsuboi y Oshima contactaban en pista y Kovalainen golpeaba a Nakajima mientras este último intentaba evitar a sus dos compañeros de marca. En medio del lío, Rossiter sufrió daños en su Nissan que le obligaron a retirarse de la carrera... y así llegaba el tercer y último coche de seguridad de la carrera. La pista solo quedó transitable a pocos minutos del final y llegó a haber incluso dudas sobre la resalida pero en última instancia dirección de carrera tomó la decisión de relanzarla con una sola vuelta para el final. Narain Karthikeyan estuvo excelente en la resalida final y no dejó que nadie le tosiera en el último giro. El piloto indio completó la carrera en primera posición para llevarse una celebrada victoria para Nakajima Racing. Por detrás, Loïc Duval y Marco Wittmann protagonizaron una fantástica pelea en las últimas curvas que acabó con el francés por delante... pero con una sanción de un segundo que le hizo caer hasta el tercer puesto, promoviendo al cumpleañero Wittmann al segundo. Por detrás, un buen final de carrera para un Yamamoto que logró recuperarse hasta la cuarta posición después de una segunda parada que llegó a dejarle al fondo de la clasificación antes del último coche de seguridad.

Pos. Dorsal Pilotos Equipo Coche Diferencia Vueltas
1 64 Narain Karthikeyan Nakajima Racing Modulo Epson Honda NSX-GT 31
2 28 Loïc Duval Audi Sport Team Phoenix BMC Airlifter Audi RS5 DTM 0.825 31
3 11 Marco Wittmann BMW Team RBMW BMW M4 DTM 0.935 31
4 1 Naoki Yamamoto Team Kunimitsu Raybrig Honda NSX-GT 3.412 31
5 00 Kamui Kobayashi BMW Team RBMW BMW M4 DTM 3.743 31

GT300: LM Corsa y Ritomo Miyata, héroes de la clase pequeña

Además de la Fuji Dream Race, la GT Association organizó el pasado fin de semana una competición bajo el nombre de auto sport Web Sprint Cup para coches de GT300. La lógica detrás de la decisión era que ninguna carrera de GT500 está completa sin la presencia de sus hermanos menores. Dicho y hecho, rápidamente se organizó una parrilla razonable de 12 coches para que esta pudiera tener sentido. Lamentablemente, prácticamente la mitad de los participantes son equipos que no han estado en el Super GT en 2019 así que la competición tenía una mezcla extraña de siete GT300 genuinos y cinco vehículos perfectamente eligibles para el campeonato pero que realmente no forman parte del mismo. Aún así, el espectáculo fue un éxito razonable con buenas peleas en pista y algunas actuaciones destacadas. En particular, el hombre del fin de semana fue un Ritomo Miyata instrumental en las dos victorias del Lexus RC F GT3 número 60 de LM Corsa. El japonés vuelve a mandar un mensaje claro sobre su más que evidente talento y llama a la puerta de la clase GT500 para el futuro aunque parece que en 2020 aún le tocará estar en GT300.

La primera carrera del fin de semana tuvo una espectacular actuación de Miyata, aunque su victoria no estaba clara en primera instancia. El inicio de carrera lo dominó el Nissan de NILZZ Racing que tomó la salida en neumáticos rayados, lo que permitió que Tanaka liderara con comodidad. Por detrás, Yoshimoto estaba en posiciones retrasadas al haber elegido LM Corsa neumáticos lisos pero en cuanto Miyata se subió al coche, la situación cambió por completo. El piloto de Toyota empezó a reducirle entre tres y cuatro segundos por vuelta al líder y al final recortó un déficit de 37 segundos para situarse en primera posición en la primera curva de la última vuelta. Aún pudo escaparse dos segundos y medio antes de ver la bandera de cuadros en primera posición por delante del Nissan que había liderado gran parte de carrera. El tercer peldaño del podio fue para el Toyota Mark X del Saitama Toyopet Green Brave mientras el Toyota Prius de apr y un segundo coche de LM Corsa en forma de un Ferrari 488 GT3 completaron el top 5.

La segunda carrera tuvo el componente espectáculo añadido de decidir el orden de partida según el resultado del día anterior. De esta manera, el top 6 invirtió su orden de comienzo para una carrera de 50 minutos. Al igual que en la primera carrera, el cambio de piloto tenía que producirse entre 20 y 30 minutos después de la salida y con un mínimo de 70 segundos desde que el coche entra en el carril de boxes hasta que sale. La lluvia presente por la mañana dejó la pista húmeda pero todos los participantes optaron por neumáticos lisos. Inicialmente, el Corvette de BINGO Racing tomó la delantera mientras se aprovechaba de las peleas que se desarrollaban por detrás. Al final, el Lexus número 60 iba a volver a ser protagonista con un espléndido Miyata que volvió a lucirse hasta lograr una ventaja de más de quince segundos. En segunda posición se coló el Toyota Mark X, tan inusual como popular entre los aficionados que buscan coches más especiales. El podio lo completó el Corvette que realmente no ha competido en el GT300 en 2019.

Pos. Dorsal Pilotos Equipo Coche Diferencia Vueltas
1 60 Hiroki Yoshimoto / Ritomo Miyata LM Corsa Syntium LM Corsa Lexus RC F GT3 28
2 48 Taiyou Iida / Masaki Tanaka NILZZ Racing Go&Fun Nissan GT-R NISMO GT3 2.429 28
3 52 Junichi Wakisaka / Hiroki Yoshida Saitama Toyopet Green Brave Saitama Toyopet GB Toyota Mark X (Mother Chassis) 30.533 28
4 30 Hiroaki Nagai / Manabu Orido apr Toyota GR Sport Prius PHV apr GT 32.155 28
5 70 Shunsuke Kohno / Togo Suganami LM Corsa LM Corsa Ferrari 488 GT3 46.207 28
Pos. Dorsal Pilotos Equipo Coche Diferencia Vueltas
1 60 Hiroki Yoshimoto / Ritomo Miyata LM Corsa Syntium LM Corsa Lexus RC F GT3 30
2 52 Junichi Wakisaka / Hiroki Yoshida Saitama Toyopet Green Brave Saitama Toyopet GB Toyota Mark X (Mother Chassis) 15.559 30
3 37 Shinji Takei / Ukyo Sasahara BINGO RACING BH AUCTION Chevrolet Corvette GT3 26.106 30
4 70 Shunsuke Kohno / Togo Suganami LM Corsa LM Corsa Ferrari 488 GT3 37.021 30
5 30 Hiroaki Nagai / Manabu Orido apr Toyota GR Sport Prius PHV apr GT 38.794 30

Mejores momentos

Sitio oficial | SuperGT.net

Lee a continuación: Sho Tsuboi firma un doblete y se proclama campeón de las Inter Proto Series