CERRAR
MENÚ
Diariomotor CompeticiónLogo Diariomotor Competición
Monoplazas

7 MIN

Sho Tsuboi logra en Okayama su primera victoria en la Super Fórmula

Àlex Garcia | 29 Sept 2020
shotsuboisf2020okayama
shotsuboisf2020okayama

Para Sho Tsuboi, el paso desde su dominio en la Fórmula 3 japonesa y sus éxitos en GT300 hasta las grandes categorías del automovilismo nipón no ha sido fácil. Lastrado por unos neumáticos Yokohama en 2019 y su presencia en un equipo nuevo en 2020, su mejor resultado en el Super GT es un segundo puesto... que llegó en un debut en forma de sustitución en 2018. En la Super Fórmula, un Team Cerumo venido a menos no le había permitido brillar el año pasado y en la primera carrera de este año, una retirada no hacía pensar en un gran futuro inmediato. Sin embargo, el pasado fin de semana Tsuboi le dio la vuelta a la situación con su primera gran victoria al imponerse en la prueba de la Super Fórmula en Okayama. Lo hizo batiendo a su compañero, el bicampeón Hiroaki Ishiura, lo cual le da más valor al triunfo. Ambs pilotos le dieron al Team Cerumo un celebrado doblete con Nick Cassidy luciéndose con una gran remontada en un día con oportunidades perdidas para otros.

En este 2020, se ha convertido casi en 'tradición' que las situaciones de las carreras en Japón cambien prácticamente ronda a ronda. Tras la primera cita de la Super Fórmula en Motegi, para la segunda el pasado fin de semana en Okayama la dirección del campeonato tomó la decisión de volver a las paradas en boxes obligatorias. Los pilotos debían cambiar los 4 neumáticos en algún momento entre la vuelta 10 y el penúltimo giro. Así, los equipos pasaban a tener 4 juegos de neumáticos nuevos por fin de semana, además de los 3 de la anterior cita. A todo ello, hay que añadir el cambio del funcionamiento del 'OTS' (Overtake System). Desde el momento de la activación hasta que las luces empiezan a parpadear hay un retraso de ocho segundos; con esto se pretende que los pilotos que defienden lo tengan más complicado para ver si el atacante está usando el OTS.

Adicionalmente y con la disputa de las 24 horas de Le Mans la semana anterior, otro cambio inevitable tenía que estar en las alineaciones de los equipos que contaran con pilotos que estuvieron en La Sarthe. De esta forma, Yuichi Nakayama ocupó el sitio de Kamui Kobayashi, mientras Ritomo Miyata y Sena Sakaguchi tomaban el sitio de Kazuki Nakajima y Kenta Yamashita respectivamente. Para Miyata y Sakaguchi, sería un fin de semana especial al tener que tomar parte también en la Super Fórmula Lights. Con un clima más benévolo que en agosto en Motegi, no había riesgos de sufrir como fue el caso de Teppei Natori entonces. Koudai Tsukakoshi ocupó el coche de Tatiana Calderón y Mitsunori Takaboshi estuvo en el único coche participante de B-MAX, que sigue con una sola máquina por el momento. Ukyo Sasahara fue el único piloto sustituto de Motegi en repetir para Okayama, en el coche que debía ser para Jüri Vips. En total, seis pilotos que en teoría a principio de año no contaban con con disputar una prueba de la Super Fórmula.

La sorpresa en la sesión clasificatoria la dio precisamente uno de los sustitutos; el debutante Ritomo Miyata fue segundo en parrilla, solo por detrás de un Ryo Hirakawa que volvió a ser el más rápido a una vuelta. Por detrás, Sacha Fenestraz y Tadasuke Makino compartían segunda fila con Toshiki Oyu y Hiroaki Ishiura en tercera. Seguían Naoki Yamamoto, Sho Tsuboi, Tomoki Nojiri y Nick Cassidy. Protagonizaban las primeras decepciones Yuhi Sekiguchi y Nirei Fukuzumi, décimo quinto y décimo sexto respectivamente. Sin embargo, en un circuito en el que es notablemente difícil atacar en pista, se esperaba que algunos pilotos intentaran estrategias alternativas aunque sobre todo, que tomaran riesgos en la salida. Quién no podría hacerlo era un Ukyo Sasahara que por problemas en su monoplaza tuvo que partir desde el pit-lane, complicando sus opciones de cara a la carrera. No fue la única retirada anticipada ya que Sena Sakaguchi sufrió una salida de pista en la vuelta de formación y volvió a quedarse con las ganas de competir en la Super Fórmula a pesar de ser esta la segunda vez que estaba inscrito para una (la anterior fue Autopolis 2018, cancelada por la lluvia).

Por lo demás, los 17 pilotos restantes ocupaban su puesto en la parrilla para una salida que resultó bastante movida. En cabeza, Hirakawa defendió la primera posición pero Miyata falló y cayó hasta la séptima posición, hecho que desencadenó una situación en la que Sacha Fenestraz y Tadasuke Makino acabaran fuera de carrera tras ser golpeados por Toshiki Oyu. Esto trajo la salida del coche de seguridad, pero también algunas impresionantes remontadas en cuestión de curvas. Así, Tsuboi subía al segundo puesto con Cassidy cuarto tras Ishiura, aunque la mejor arrancada era para un Sekiguchi que pasaba del décimo quinto puesto al sexto. La carrera estuvo neutralizada hasta la vuelta 8, cuando volvió la bandera verde y se relanzó la prueba. Esta espera hizo que la carrera quedara reducida a resolverse por tiempo y no por las 51 vueltas que eran 50 tras la primera salida abortada por la salida de pista de Sakaguchi. Con 16 coches en pista, la atención estaba centrada inicialmente en la pelea por la tercera posición entre Ishiura y Cassidy, contacto incluído.

Tras llegar la vuelta 10, las primeras paradas fueron cuestión inmediata. Pararon Yamamoto y Miyata una vuelta antes de hacerlo Tsuboi, que de esta forma consiguió aplicar el 'undercut' al líder, un Hirakawa que con problemas en su parada no volvió a pista con suficiente ventaja como para mantener el liderato con neumáticos fríos. Se mantenían en pista Ishiura y Cassidy en cabeza, buscando llevar la estrategia contraria. La parada de Ishiura llegó en la vuelta 30, quizás demasiado tarde por el ritmo que llevaba en los últimos giros... insuficiente como para volver a pista por delante de un Tsuboi que empezaba a tener las cosas de cara. Aunque para ello, primero tenía que batir a Cassidy. La lucha entre los compañeros de equipo del Team Cerumo permitió que Cassidy incrementara su ventaja poco a poco hasta un total de 32 segundos, que pudieron ser más de no ser por los problemas con los doblados. Difícilmente habría podido ser suficiente pero una parada lenta a falta de 2 vueltas para el final no le ayudó a la hora de mantener sus opciones de desafiar a los dos líderes.

Al final, Sho Tsuboi logró defenderse de los ataques de Hiroaki Ishiura para llevarse su primera victoria en la Super Fórmula. De esta forma, el Team Cerumo se llevó un doblete que supone una situación inusual en esta categoría, mientras Nick Cassidy completó la carrera en tercera posición para darle a Toyota un podio completamente suyo. Tras el actual campeón, Ryo Hirakawa fue cuarto con un resultado mediocre para el aún líder de la general. Yuhi Sekiguchi finalizó una carrera sólida pero poco espectacular en quinta posición, por delante de Naoki Yamamoto en sexto puesto y un Yuji Kunimoto que partía décimoctavo y fue el séptimo en ver la bandera ajedrezada. Nirei Fukuzumi se llevó la octava posición con Ritomo Miyata puntuando en su debut en la Super Fórmula. El último punto fue para Tomoki Nojiri, dejando por lo tanto sin puntos a Nakayama, Tsukakoshi, Sasahara y Takaboshi en este orden, todos ellos sustitutos.

En la clasificación general, Hirakawa es líder con 34 puntos aunque por detrás hay mucha igualdad; Tsuboi es segundo con 20, mientras Ishiura le sigue con 18 y Yamashita y Cassidy con 16, solo 2 más que Fenestraz. En buena lógica, entre ellos debería estar el campeón aunque con siete carreras en total y solo cinco resultados contando para la clasificación final, literalmente todo está aún en el aire. La próxima ronda, la tercera del campeonato, se disputará en el circuito de Sugo los días 17 y 18 de octubre.