Un nuevo accidente de Stéphane Peterhansel complica el doblete de Peugeot

 |  @fernischumi  | 

La carrera parece seriamente decantada a favor de Carlos Sainz. En el equipo Peugeot Sport todos están de acuerdo en que el madrileño, junto a Lucas Cruz, eran los merecidos ganadores de la edición de este año, una prueba, marcada claramente por la famosa penalización interpuesta por Kees Koolen y por el accidente en esa 7ª etapa de Stéphane Peterhansel. Aunque muchos desconfiaban de un posible ataque de Monsieur Dakar aprovechando la penúltima jornada, recordando en parte a lo ocurrido en MINI en la edición de 2014.

La etapa entre San Juan y Córdoba no empezaba bien para el galo. Pasado el kilómetro 50 de la especial cronometrada, Peterhansel era una de las victimas de la zona de fesh-fesh en la que también se quedaban varados Mikko Hirvonen, Nasser Al-Attiyah o Boris Garafulic. Con más de siete minutos perdidos respecto al mejor tiempo realizado por un desatado Bernhard Ten Brinke en el WP1, la organización confirmaba el accidente de Stéphane Peterhansel en el kilómetro 78.

Peterhansel, junto a su copiloto, Jean-Paul Cottret, debían detenerse a reparar la dirección de su Peugeot 3008 DKR Maxi, cediendo minutos muy importantes en su objetivo de retener el doblete de la firma del león. En total, Peugeot Sport confirmaba que la pareja francesa había estado detenida durante 40 minutos, desde las 10:29 hasta las 11:10h, algo que le permite a Nasser Al-Attiyah neutralizar la desventaja de 21 minutos con la que partía en la general.

Lee a continuación: Nasser Al-Attiyah vuelve a ganar en la 12ª etapa del Dakar 2018