El pasado 20 de mayo, Niki Lauda se convirtió de forma definitiva en leyenda del mundo del deporte en general y la Fórmula 1 en particular. El austriaco será recordado por muchos por su carácter directo y por no estar por tonterías tras su retirada como piloto en activo. Pero hasta 1985, Niki Lauda fue uno de los pilotos más brillantes que la categoría reina ha visto jamás. Cerebral, inteligente, rápido y capaz en las esferas políticas, Lauda logró tres títulos de campeón del mundo en 1975, 1977 y 1984 después de su retorno posterior a una retirada inicial a finales de 1979. El prólogo de la leyenda de Lauda inició en 1974 con su primer año en Ferrari, logrando ya varias victorias y peleando por el título. Pero fue en 1975, cuando todo encajó para conseguir el primer título de un piloto nacido en Austria (Jochen Rindt había nacido en Alemania). Si hay que marcar un punto de inicio de esa leyenda de Niki Lauda, este debe ser sin duda el Gran Premio de Mónaco de 1975, carrera que interrumpió una racha de veinte años sin ganar en el Principado para la marca italiana.

Continuar leyendo »

La historia de los pilotos brasileños en su carrera de casa es agridulce. Una relación tormentosa que ha dado triunfos fantásticos y enormes decepciones. De esta forma, cuesta creer que Rubens Barrichello no llegara jamás a ganar en Interlagos. Pero de hecho, incluso entre los más grandes, el Gran Premio de Brasil parece tener un techo de dos victorias para los hombres de casa.

Continuar leyendo »

En una época donde los pilotos empezaban a convertirse en superestrellas, donde los participantes en el mundial de Fórmula 1 tenían que hacer frente a la muerte en cada carrera, un discreto pero veloz brasileño llamó la atención del mundo. Carismático y trabajador, José Carlos Pace fue uno de los primeros pilotos de Frank Williams en su primera andadura en la Fórmula 1 antes de "trasladarse" al equipo Brabham de Bernie Ecclestone, donde vivió los mejores años de su carrera.

Continuar leyendo »