comscore
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor

5 MIN

Las 4 claves para conducir un SUV o 4x4 sobre agua, nieve o hielo [Vídeo]

Range Rover Nieve 0320 01

Conducir sobre superficies deslizantes puede ser todo un desafío, por ello hoy te traemos un vídeo con los 4 consejos esenciales para circular sobre agua, nieve o hielo. Una guía práctica relizada con la gama Range Rover de Land Rover en la estación de esquí de Grandvalira, Andorra. ¿El objetivo? Pulir nuestras habilidades al volante y descubrir cómo sacar provecho a las posibilidades que ofrece un SUV o todoterreno moderno.

Postura de conducción: todo controlado

Aunque aplicable a cualquier tipo de conducción, tener una correcta postura al volante es crucial para conseguir tener el mayor control posible. Hablamos de regular correctamente respaldo y volante en función de nuestra estatura, permitiéndonos una posición con libertad de movimientos, con los codos ligeramente flexionados y pudieno alcanzar la parte superior del volante con nuestras muñecas. Por supuesto, durante la conducción debemos procurar tener siempre las dos manos al volante, idealmente en la posición de reloj "10" y "2".

Tampoco podemos olvidar regular correctamente nuestros retrovisores, buscando conseguir la mayor y mejor visibilidad desde nuestro puesto de conducción. Aunque parezca una obviedad, importante regular los espejos tras alcanzar la correcta postura en el asiento y no al revés.

Mirar lejos, ir siempre por delante

La conducción sobre agua, nieve o hielo poco tiene que ver con la conducción sobre asfalto con elevada adherencia, sin embargo las capacidades que nos brinda la conducción sobre firmes deslizantes nos hace mucho mejores conductores en todos los escenarios. Y esto es así por la capacidad de previsión y anticipación que adquirimos, un factor clave en la conducción.

Debido a la falta de adherencia en el firme, hemos de trabajar con distancias mucho mayores, pues nuestras exigencias al volante necesitan de muchos más metros para cumplirse. Así, anticiparse a una frenada o giro resulta clave, preparando el coche para girar o frenar bastante antes de lo que lo haríamos sobre un firme convencional. Una frenada de emergencia, por ejemplo, puede multiplicar hasta por cuatro la distancia necesaria para detener por completo el vehículo.

Gestión de masas y potencia

Si importante es entender el vehículo que llevamos entre manos en tanto a peso y potencia, en firmes deslizantes lo es mucho más. Una vez aprendemos la necesidad de anticiparnos, descubrimos que la influencia de la masa del vehículo juega un papel crucial, pues a mayor masa, será todavía más importante su gestión. Especialmente en giros es donde más acusamos el sobrepeso, pues tendremos que jugar con el desplazamiento de masas para conseguir colocar el coche donde queremos, buscando limitar siempre el subviraje y el sobreviraje.

La gestión de la potencia del motor es otro factor clave, y es que transmitir la potencia al suelo se vuelve sumamente difícil para el vehículo. Es importante entender que en agua, nieve o hielo siempre jugaremos con cierto deslizamiento, bastante más en nieve y hielo, pero igual de importante es entender que jamás debemos forzar la maquinaria, pues esto nos llevaría a perder por completo el control. En resumidas cuentas, sobre superficies de baja adherencia debemos evitar las brusquedades, gestionando con gran suavidad la dirección, el acelerador y el freno.

4x4 y ayudas electrónicas: ¿qué pueden hacer por mí?

Y una vez sabemos qué debemos y qué no debemos hacer, toca echar mano de lo que la técnica y la tecnología puede hacer por nosotros, bien sea para corregirnos o para asistirnos. En esta experiencia de conducción sobre nieve pudimos poner a prueba los Range Rover Evoque, Range Rover Velar y Range Rover Sport SVR, 3 SUV con buenas capacidades todoterreno gracias a su tracción total y a la multitud de ayudas que añaden para la gestión de diferentes firmes.

La tracción total de estos 3 Range Rover difiere bastante entre un coche y otro, siendo importante entender la diferencia que existe entre un sistema 4x4 como el del Evoque donde el eje trasero solo entra en acción tras una pérdida de adherencia, y el 4x4 de un Velar o Sport SVR donde el envío y reparto de par entre trenes es permanente, añadiendo diferenciales central y trasero bloqueables para asegurar que hasta un 25% del giro puede forzarse en una de las ruedas traseras.

Es importante saber las armas con las que cuenta nuestro SUV o 4x4, gracias a ellas podemos escapar de situaciones muy difíciles

En el caso de la electrónica, cada fabricante diseña sus ayudas bajo criterios muy diferentes, aún así aquí nos centraremos en el modo "Nieve" destinado a circular sobre superficies deslizantes. En esencia es importante saber si nuestro SUV o todoterreno dispone de este programa, pues éste se encarga de ajustar el control de tracción y estabilidad para permitirnos cierto resbalamiento de las ruedas, algo que de no producirse nos haría imposible arrancar desde parado, sobre todo en pedientes. Al mismo tiempo corrige nuestras brusquedades en dirección, acelerador y freno, buscando conseguir siempre el máximo agarre y la mejor maniobrabilidad.