ESPACIOS
ELÉCTRICOS
PUBLICIDAD
Cerrar CERRAR
Eléctricos

5 MIN

Por fin podemos hablar de coche eléctrico peso pluma, Alpine lo ha conseguido con el dinámico A290 que no renuncia a ser práctico

Tras más de un año de espera, por fin Alpine ha presentado su nuevo modelo, el A290, utilizando como marco las 24 Horas de Le Mans en las que la marca compite de nuevo en la categoría principal (Hypercar, corriendo con el A424 LMDh). Este pequeño modelo, siendo la versión vitaminada del Renault 5 que sigue precisamente la idea del Renault 5 Alpine (Renault 5 Copa para los españoles) y otras variantes deportivas del 5 original, es importante por varios motivos, pero sobre todo por iniciar la era eléctrica de la marca.

La versión deportiva del Renault 5 contiene el tamaño y el peso

La idea del Alpine A290 es sencilla: combinar potencia eléctrica con un conjunto liviano pese al peso relacionado con las baterías, que se fabrican en Francia (a partir de verano de 2025) mientras que el motor eléctrico se montará en la gigafactoría de Cléon y el coche se ensamblará en Douai, dentro del ElectriCity. Un coche que parte de la plataforma de Ampere con recarga bidireccional V2G optimizada para las tomas de carga domésticas, de modo que se aproveche mejor cargándolo en el garaje de casa.

Similar a las dimensiones del nuevo Renault 5, el Alpine 290 mide 3,990 metros de largo, 1,820 de ancho y 1,520 de alto, con una distancia entre ejes de 2,530 metros con las cuales promete ser juguetón ya de por sí – recordemos que, al igual que el Renault 5 de base, lleva una suspensión multibrazo en el eje trasero. Los alerones y ensanches le dan un aspecto brutal, combinando con el techo que es azul anodizado en las versiones de base y de aluminio en las más tope de gama. Para complementar un toque más patriótico, tiene como elemento personal la bandera de Francia en el pilar C.

Hasta 220 CV, siendo capaz de pasar de 0 a 100 en 6,4 segundos con una autonomía de hasta 380 kilómetros

Alpine A290, símbolo de deportividad y eficiencia eléctrica.

En su versión básica y en la versión GT, el Alpine A290 genera 180 CV y 300 Nm de par motor, un eléctrico vivo que no deja de lado la practicidad, con cinco puertas y un maletero de 326 litros. Las variantes GT Performance y GTS elevan la potencia hasta los 220 CV, siendo capaces de hacer el 0 a 100 en 6,4 segundos. Además cuentan con una función Overtake que ofrece más potencia durante diez segundos, pulsando un botón (tras esos diez segundos, se debe esperar como mínimo 30 segundos).

Una tecnología similar a la que veremos en la Fórmula 1 de 2026 en adelante con el reglamento que está por venir. Lo más destacado es su peso en vacío: 1.479 kilogramos en vacío, revertiendo la tendencia de crear vehículos que superen las 2 o incluso 2,5 toneladas de peso (visto no sólo en eléctricos, sino también en modelos de combustión recientes). Los reglajes de las barras antivuelco se encargan de que el coche sea controlable pero al mismo tiempo divertido de conducir. Esto se debe gracias al uso de la plataforma APP desarrollada por Ampere, pensada desde 0 para vehículos 100% eléctricos.

Vista lateral del innovador y estilizado interior del Alpine A290 eléctrico

Su batería de 52 kWh le permite homologar una autonomía de hasta 380 kilómetros en ciclo WLTP con un sistema de carga rápida con el que puede pasar del 15% al 80% en 30 minutos, pudiendo recuperar en apenas 15 minutos hasta 150 kilómetros de autonomía – con corriente alterna, su cargador de 11 kW permite cargar de 50% a 80% en 80 minutos, lo que le daría unos 70 kilómetros de autonomía. También es capaz de utilizar la tecnología V2L para cargar otros dispositivos, así como V2G (vehicle to grid). Como es de esperar, cuenta con planificador de ruta gracias a la navegación GPS de Google, una brillante idea de Renault confiando este área a líderes mundiales.

Dirección a las cuatro ruedas y el uso del sonido del motor eléctrico para crear una doble sintonía

Cuenta también con varios modos de regeneración de energía, así como dirección en las cuatro ruedas. En lugar de imitar el sonido de un motor de gasolina, han tomado el sonido del eléctrico y han trabajado en dos tonos de sonido Alpine Drive con diferentes frecuencias e intensidades que se emiten a través del sistema de sonido Devialet. Un tono de sonido es para el uso rutinario mientras que el otro es para cuando se usa de manera más deportiva, como una conducción en ruta por puertos de montaña o uso en circuito.

Por dentro, encontramos un cuadro de mandos digital de 10,25 pulgadas junto a una pantalla central de 10,1 pulgadas, todo orientado en torno al conductor. Sus modos de conducción son Normal, Sport, Save (ahorro) y Personalizado, en los cuales el fondo del cuadro de mandos con siluetas de montaña cambia de color de rojo a verde según el modo que sea. Como ya se esperaba, cuenta con telemetría en vivo, con consejos para conducir mejor e incluso una serie de retos, como los logros en juegos de ordenadores y consolas.

Dame tu opinión sobre este artículo

Ni fu, ni fa
Me ha gustado
¡Muy bueno!

David Durán

David Durán desempeña la labor de redactor en el Equipo Editorial de Diariomotor.

Cargando...