Los Audi A4 Avant g-tron y A5 Sportback g-tron pierden autonomía, tanto con GNC como con gasolina

 |  @sergioalvarez88  | 

Una alternativa muy interesante al diésel es en estos momentos el gas natural comprimido (GNC). El Grupo Volkswagen es uno de los grupos automovilísticos que más está apostando por esta tecnología, con SEAT como líder de proyecto en su desarrollo tecnológico. En su última generación de coches compatibles con GNC, el foco de las marcas del Grupo Volkswagen es usar la gasolina como recurso de emergencia, y usar gas natural durante la mayor parte del tiempo. Audi acaba de presentar las versiones 2019 de los Audi A4 Avant g-tron y Audi A5 Sportback g-tron, y presentan importantes cambios técnicos.

La gama g-tron de Audi también cuenta con un Audi A3 Sportback de 131 CV, al que también afectan estos cambios. La principal novedad técnica es que todos los coches de GNC de Audi pasan a usar tres depósitos para el gas natural. Los Audi A4 Avant g-tron y A5 Sportback g-tron presentados hace algo más de un año empleaban cuatro depósitos, con una capacidad máxima de 19 kilos de combustible. Ahora, todos los Audi g-tron equipan tres depósitos, dos construidos en polímero reforzado con fibra de vidrio y fibra de carbono (PRFV/PRFC), y un tercero, de forma cilíndrica, construido en acero.

Los nuevos depósitos de GNC construidos en PRFV/PRFC son un 66% más ligeros que los construidos en acero, usados anteriormente.

Los depósitos de gas natural almacenan el combustible a una presión de 200 bar, y son capaces de resistir grandes impactos sin sufrir una ruptura – además de contar con mecanismos de seguridad: si una de sus capas ha sido dañada, cambiará de color para que sea fácilmente detectable en una inspección visual. La capacidad máxima de estos tres depósitos pasa a ser de 17,3 kilos, casi dos kilos menos que la anterior configuración. El depósito de gasolina es el mayor damnificado ante estos cambios: su capacidad pasa de unos correctos 25 litros a sólamente 7 litros tras la actualización mecánica.

Esta merma en su capacidad hace que – en palabras de la propia marca – sean vehículos casi monovalentes. El depósito de gasolina tiene una función de reserva de emergencia: se agotará en apenas unas decenas de kilómetros, en los que debemos encontrar una gasinera para repostar GNC. El consumo medio de GNC es de 4,4 kg/100 km en el Audi A5 Sportback y 4,5 l/100 km en el Audi A4 Avant, según el ciclo WLTP. La autonomía con GNC es respectivamente de 393 km y 383 km. En ambos coches no varía la parte ciclo ni el motor, que sigue siendo un 2.0 TFSI de cuatro cilindros, con 170 CV de potencia máxima.

En España la red de repostaje de GNC aún debe mejorar de forma sustancial. Si compras un g-tron, deberás tener cerca estaciones de repostaje.

Este motor, como ya os explicamos en su momento, cuenta con pistones o válvulas específicos, diseñados para tener una durabilidad óptima funcionando con GNC. Los Audi A4 Avant 40 g-tron y del A5 Sportback 40 g-tron ya están a la venta en nuestro mercado, con un precio que arranca en 43.820 euros y 46.840 euros respectivamente. También se ha puesto a la venta la versión g-tron del Audi A3 Sportback, de la que ya os hablamos en detalle, por un precio que comienza en los 30.920 euros.

Lee a continuación: El Audi A4 Avant también se actualiza en 2018, para ser un familiar más deportivo y atractivo

Ver todos los comentarios 0