ESPACIOS
ELÉCTRICOS
PUBLICIDAD
Cerrar CERRAR

El curso de conducción definitivo: sobre nieve y nocturno. Así es la Audi Night Winter Experience en Sierra Nevada

Imagínate que tienes a tu disposición una pista de esquí sólo para ti durante las próximas tres horas… y que tienes las llaves de alguno de los coches más deportivos de Audi, como el Audi TT RS Coupé, el S3 Sportback, el RS 3 Sportback, el RS e-tron GT y el Q4 e-tron. Esta es la experiencia que nos propone Audi con su curso de conducción Audi Night Winter Experience, que tiene lugar todos los viernes de enero y febrero sobre la nieve de Sierra Nevada (Granada), cuando los esquiadores se marchan y la estación cierra sus puertas al público.

Una exclusiva experiencia abierta a cualquier amante de los automóviles y con un precio tremendamente atractivo: 460 euros, o 420 euros si eres cliente de Audi. Nosotros lo hemos podido vivir y aquí te contamos nuestra experiencia.

Las Audi Winter Experience son cursos de conducción abiertos para todos los públicos. Audi los lleva organizando desde al año 2015 en Sierra Nevada y Baqueira Beret. Por esta escuela, han pasado más de 8000 personas en estos siete años. Y, desde el año pasado, Audi ha lanzado el que quizás es el curso de conducción más especial de todos. Se denomina Night Winter Experience, y tiene lugar de noche, lo que le confiere más magia al asunto.

Los cursos de conducción de Audi tienen como objetivo último perfeccionar el nivel de conducción de sus alumnos, mejorando la destreza al volante ante situaciones con adherencia límite, como es el caso de la nieve. Pero no nos engañemos, una actividad así tiene un componente de diversión demasiado alto.

Teoría y, sobre todo, práctica sobre la nieve

El curso comienza con una clase teórica, donde el jefe de los instructores explica los fundamentos de conducción sobre nieve y las implicaciones que tiene rodar en situaciones de baja adherencia. En pocos minutos, conseguimos repasar el fundamento de la conducción sobre nieve, la importancia de los neumáticos -de invierno, por supuesto-, las inercias y los previsibles virajes. Una sesión rápida pero valiosa, porque, poco tiempo después, estábamos pisando nieve.

Mi primer ejercicio consiste en realizar prácticas de aceleración y frenada en pendiente con un Audi RS 3 Sportback. El fin persigue perder el miedo a “aplastar” a fondo el pedal del freno, así como reajustar tus “parámetros mentales” de frenada ya que, sobre nieve, es imprescindible anticiparse puesto que, como podrás imaginar, el coche se detiene mucho más tarde y la improvisación juega un papel fundamental. Para ello, y tras recorrer una pendiente descendente, tengo que detener mi coche justo delante de una línea de conos.

Como puedes imaginar, no vale tirar ningún cono, pero tampoco debo alejarme mucho de ellos. Y, tras varias pasadas, conseguí hacerlo relativamente bien. Para ello, descubrí que no bastaba únicamente con anticiparse. También hay varios factores a tener en cuenta, como la pendiente, la velocidad, la dosificación del pedal del freno o incluso la dureza de la nieve, que iba variando conforme caía la noche y bajaban las temperaturas.

Después, los instructores nos dieron paso a un slalom donde aprender a tomar las curvas “de lado”, un proceso que se consigue abriendo inicialmente la trazada, para girar el volante de forma brusca al tiempo que dábamos gas a fondo.

¿Parece fácil, verdad? Pues realmente lo es. De esta forma se consigue meter el coche en la curva de lado, a base de gas… y hacer “bailar” al coche al más puro estilo de Ari Vatanen. No es la forma más rápida de recorrer un slalom pero, sin duda, es la más divertida.

¡A pista!

Y después de perfeccionar la forma de frenar y tomar la curva en nieve, llegó el punto fuerte de la jornada: rodar de noche en el circuito que los instructores habían instalado en la pista de Borreguiles, gracias a unas balizas luminosas de colores que marcaban el trazado a seguir.

El circuito es pura emoción. Supone una liberación total de endorfinas y llega a producir auténtica adicción. Para entonces, ya había caído la noche y la única luz que en la pista era la que proyectaban los faros LED del Audi RS e-tron GT que tengo en mis manos.

Tiene una potencia estratosférica, de hasta 646 CV, con tracción total, un sistema de vectorizado de par motor con autoblocante trasero y un sistema de cuatro ruedas directrices.

De hecho, tiene tanta potencia y un par motor instantáneo tan elevado que entrega tal torrente de energía que, cuando acelero a fondo al inicio del circuito, el control de tracción del RS e-tron GT se siente más agobiado que el fontanero del Titanic. El silbido del motor eléctrico del Audi RS e-tron GT corta el silencio existente en la pista de nieve vacía. Finalmente, el e-tron GT consigue salir disparado ascendiendo la montaña.

¿Qué escenario puede ser mejor para desatar la potencia del Audi RS e-tron GT sin límites? Cada curva se convierte en una oportunidad para demostrar la destreza del sistema de tracción integral quattro, que asegura una adherencia inquebrantable incluso en las condiciones más desafiantes. Cada baliza por la que paso ilumina en la noche la sonrisa en mi cara cuando veo cómo el RS e-tron GT danza de forma controlada… o no, porque cuando no dosifico suficientemente el gas o “meto” demasiada dirección, el GT trompea dando vueltas sobre sí mismo. Pero, en un entorno seguro y controlado, no pasa nada y hasta un error resulta divertido.

Y cuando desciendes la pista, el proceso es diferente. Aquí apenas es necesario abrir gas una tercera parte, porque el coche coge velocidad rápidamente y hay que usar el freno como paso a previo a girar la dirección. La técnica varía, pero en la práctica, resulta todo fácil.

Y así pasaron un par de horas. Dando una y otra vuelta al circuito. Contravolanteando de forma contínua… Cambiando de coche y depurando mi técnica. Pero, sobre todo, disfrutando: disfrutando de la magia que supone dar rienda suelta sobre la nieve a coches tan divertidos en un entorno único.

Una experiencia totalmente recomendable, de esas que hay que hacer una vez en la vida. Coches potentes, conducción sobre nieve y una estación cerrada durante la noche. ¿Qué más se podría pedir? El cielo debe ser algo parecido a esto…

Vista lateral de un Audi TT Coupé en tonalidad azul, exhibiendo su perfil deportivo.
Logo de la marca audi Audi TT
  72.800 €

El Audi TT es un coupé de tamaño medio 2 + 2 plazas, siendo las plazas traseras casi inutilizables. Está disponible en versión Roadster, con techo de lona y biplaza así como en alternativas deportivas como el Audi TT S .

Ficha TT
Solicita tu oferta
Cargando...