CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

6 MIN

Prueba en vídeo: ¿por qué el Audi R8 es un superdeportivo tan genial como incomprendido?

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 5 Abr 2021
Prueba Audi R8 Juanma
Prueba Audi R8 Juanma

El Audi R8 es un superdeportivo incomprendido. Pese a ser el hermano mellizo del Lamborghini Huracán y ser un producto brillante, no ha logrado el éxito comercial de sus rivales directos - como el Ferrari 488 GTB o el McLaren 650S. Tampoco ha conseguido el aura mística y exclusiva de otros supercoches de apellido exótico. En este vídeo queremos ahondar en el porqué, y demostraros que este Audi R8 es un coche tanto o más brillante que sus rivales. Mi compañero Juanma os va a explicar por qué es un coche tan genial como incomprendido por el público, en una apasionante prueba en vídeo.

El Audi R8 es uno de esos coches de la resistencia. Las normativas anticontaminación no han conseguido afectarle y se mantiene fiel a la receta más pura posible. Su motor V10 de 5.2 litros atmosférico es su corazón, situado en posición trasera central. La versión probada desarrolla 570 CV, pero hay otra versión con apellido plus y 620 CV de potencia. Se trata de un motor de origen Audi-Lamborghini que bien podría ser un ser demoníaco, susurrándote al oído de manera constante para incitarte a hacer cosas malas. Y claro, como la carne es débil, resulta profundamente difícil resistirse a la tentación de llevarlo al corte de inyección, un corte de inyección situado a casi 9.000 vueltas.

Su motor 5.2 V10 es una evolución del brillante V10 diseñado por Audi y Lamborghini durante la primera década del siglo.

Muy pocos coches son capaces a día de hoy de ofrecernos un sonido tan poderoso. Y ese sonido se amplifica gracias a esta carrocería spyder, que nos permite escuchar su sinfonía de viento de forma directa y en primera persona. El sonido de los motores atmosféricos es imposible de igualar por un motor turbo, por muy bueno que sea. Este superdeportivo es un coctel explosivo y muy completo. La caja de cambios S tronic de doble embrague de 7 velocidades es tan rápida como la luz. Cambia de marcha de manera instantánea y existe la posibilidad de hacerlo con levas.

El binomio de cambio y motor es altamente "ineficiente": te incita continuamente a realizar reducciones sin sentido para poder escuchar su gorgoteo gutural. Posiblemente la dirección es uno de los elementos más importantes para disfrutar de un deportivo. Y la dirección del Audi R8 es casi perfecta. Es muy precisa y al mover el volante el coche responde fielmente a cada insinuación. De hecho, da la sensación de que este Audi R8 es un animal nervioso, deseoso de que le des órdenes para jugar contigo. Tal vez pueda echar en falta algo más de peso, algo que no ocurre con su primo el Huracán, y tal vez, un poco más de feedback.

El Audi R8 equipa una suspensión magnetoreológica, capaz de endurecerse en milisegundos, siendo suficientemente cómoda para un uso diario.

Las ventajas de poder conducir un R8 en versión abierta son evidentes. Las sensaciones de escuchar su impresionante motor se multiplican. Y solo por eso ya merece la pena elegir esta versión. Pero además de no poder ver el motor, tienen otros hándicaps. Por ejemplo se pierde el volumen de carga que tiene el cupé detrás de los asientos, que es nada menos que 226 litros. Solo nos queda el maletero bajo el capó delantero, de solo 112 litros - dejar espacio para guardar la capota es lo que tiene. Disfrutar a cielo abierto dando un paseo está bien, ¿pero qué ocurre cuando queremos "ir fuerte"?

Gracias al sistema de tracción total quattro y la transmisión automática de doble embrague, no es de extrañar que pueda alcanzar los 331 km/h y acelerar de 0 a 100 en 3,1 segundos. Como ya has podido ver, el Audi R8 corre mucho y acelerar a fondo, subiendo marchas casi al corte, se convierte en una experiencia adictiva. Ahora bien, ¿qué sucede cuando nos acercamos a una curva? Los frenos carbocerámicos demuestran una potencia inusitada y la caja de cambios se muestra tremendamente efectiva e instantánea en reducciones, con un sencillo toque a una de las levas situadas tras el volante.

Los 50 CV adicionales de la versión plus apenas son perceptibles. Solo si somos asiduos a track-days los echaremos de menos, y en ese caso, no tendremos un R8 Spyder.

Una vez reducida la velocidad, basta con aplicar el grado justo de dirección - una dirección que destaca por su precisión - y salir de la curva acelerando a fondo. La salida de las curvas es fulgurane, gracias a la tracción total y el diferencial autoblocante mecánico de deslizamiento limitado. Aunque sin controles puede ser un coche nervioso y violento, la electrónica está tan bien afinada que el coche transmite una completa sensación de seguridad.

Un coche con el que puedes hacer de todo

El Audi R8 es un superdeportivo muy completo. Dentro de las propias limitaciones de su formato, es un coche con el que puedes hacer casi de todo. Puedes ir al circuito y hacer el mejor tiempo o puedes viajar en modo confort tranquilamente gastando 9,5 litros a los 100. Si te lo propones, no es un coche incompatible con una visita al McAuto o una rápida visita al supermercado. Cuando quieres ir relajado se siente un coche considerablemente cómodo, cuando quieres divertirte te ofrece los mejores ingredientes, tiene maletero suficiente para dos personas y la versión Spyder nos permite conducir a cielo abierto. ¿Qué más queremos?

Todo apunta a que esta será la última generación del Audi R8.

¿Por qué la gente no entiende el R8?

El público general, cuando piensa en superdeportivos, lo hace con la mente mirando a Ferrari, Lamborghini o Porsche. Cualquiera de las tres marcas tiene una herencia muy extensa de superdeportivos y un palmarés de décadas en competición. El Audi R8 es un recién nacido y no cuenta con padres o abuelos que le hayan ayudado a nacer con el pan debajo del brazo. Como producto en sí mismo es brillante, pero a veces eso no es suficiente para ser aceptado. Por otro lado, tenéis, tenemos que reconocer que la mayoría de nosotros sufrimos de marquitis. Si, esa rara enfermedad que nos impide, a veces, ver más allá del emblema del capó.

¿Habiendo un Lamborghini Huracán, y teniendo el dinero para comprar un coche tan llamativo y "exótico", por qué me voy a comprar un Audi? La misma marquitis que lleva a algunos conductores a comprar un Audi A3 "pelado" frente a un SEAT León full-equip es la que Audi sufre en su R8, a un nivel mucho más alto, pero con la misma razón de ser. ¿Cuándo empezaremos a ver más allá del emblema del capó del coche?

Fotos del Audi R8 2021

20
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Vídeo destacado del Audi R8