CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Prototipos

4 MIN

Con herencia de M4 GTS, así iba a ser el BMW M2 más radical

Javier López | @jlopezbryan96 | 16 Jun 2022
Bmw M2 Csl Prototipo 1
Bmw M2 Csl Prototipo 1

Algo que nos apasiona de las marcas es cuando nos desvelan sus mayores secretos, especialmente cuando se trata de concepts que nunca vieron la luz. Esto mismo ha hecho BMW, y no precisamente con modelos cualquiera, sino con modelos M que, por ciertas razones, nunca llegaron a producción pese a encontrarse en un estado de desarrollo total. Esto sucedió con el BMW M2 CSL, aquel que estaba destinado a ser el BMW M2 más radical por cortesía de una herencia del M4 GTS y con un incremento de potencia que le permitía producir 450 CV junto al significado más puro del apellido CSL: una trascendente reducción de peso.

Y es que durante la vida de la anterior generación del M2 fueron muchos los clientes que demandaban más potencia para un chasis que podía soportarlo perfectamente. BMW, que había dado pie al M2 Competition en busca de cumplir con las necesidades de sus más fieles adeptos, dio un paso más concibiendo al M2 CSL, el cual finalmente sería desbancado por un igualmente radical M2 CS.

7
FOTOS

M2 CSL, o cómo BMW iba a crear el M2 más radical

A nivel estético ya nos encontramos con detalles que desvelan que no estamos ante un M2 normal y corriente. El frontal hace gala de un splitter más agresivo ideado para mejorar la aerodinámica, así como un capó con nuevas nervaduras y una toma de aire pensada para refrigerar el motor.

El lateral se sazona con unas taloneras específicas y unas llantas de nueva cuña más ligeras que ayudan a reducir peso. Pero el punto álgido del BMW M2 CSL reside en su zaga, donde un agresivo alerón de fibra de carbono nunca visto en un M2 de producción se combina con un difusor mejor esculpido, elementos concebidos para aumentar la carga aerodinámica.

Sin embargo, es en el habitáculo del M2 CSL donde se aprecia realmente la reducción de peso, la herencia directa del M4 GTS -de quien toma prestado piezas- y ser, en esencia, un M2 mucho más radical. Los asientos tipo backet se vuelven protagonistas indiscutibles junto a la mayor presencia de materiales como Alcántara o CFRP -polímero reforzado con fibra de carbono-.

A ello hay que sumarle la erradicación de las plazas posteriores en pro de reducir el peso e instalar una barra anti-vuelco capacitada para mejorar la rigidez del M2, y de haber llegado a producción entraría en nuestra lista de 5 coches que perdieron las plazas traseras por una muy buena razón. Y es que aunque BMW no ha desvelado cuanto declara sobre la báscula el M2 CSL, podemos intuir que será menos que los 1.625 kilos que pesaba el M2 CS.

A nivel mecánico la firma bávara mantuvo el mismo motor que en el resto de M2. Es decir, un seis cilindros en línea de 3.0 litros sobrealimentado por turbo que producía 450 CV y 550 Nm de par. Y es que pese a que el par se mantenía intacto y que la potencia ascendía "solo" 40 CV, la reducción de peso resultaba clave para hacer del M2 CSL un M2 mucho más rápido.

Los frenos carbocerámicos eran una declaración de intenciones también en el conjunto, haciendo alusión a que estábamos ante un coche más bien pensado para disfrutar en pista que para usar por la calle. Y es que este fue precisamente uno de los motivos por los que BMW decidió declinar el proyecto del M2 CSL y apostar por el M2 CS, que se convirtió en un deportivo más radical y eficaz que el M2 convencional pero igualmente válido para el día a día.

De manera interna se presentaron ambas versiones, pero fue el M2 CS el que se llevó el aprobado. No obstante, y con un BMW M4 CSL ya en juego, es muy probable que la inminente nueva generación del M2 acabe adoptando el apellido CSL pero, ¿será tan radical como este prototipo que pudo ser y no fue? Tan solo el tiempo nos dará la respuesta.

7
FOTOS

Vídeo destacado del BMW Serie 2