CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Seguridad Vial

3 MIN

Los primeros ‘crash test’ nos muestran lo asombroso que nos parece hoy haber sobrevivido a un accidente de entonces (+Vídeo)

Elena Sanz Bartolomé | 8 Ene 2023
Mercedes Clase C Crash Test  01
Mercedes Clase C Crash Test  01

Cuando eres testigo, de forma constante, de una progresión, es complicado ver el cambio y la evolución: eres realmente consciente de ello cuando, pasado un tiempo, comparas el principio con el final o con el momento actual. Esto es algo que podemos hacer con el equipamiento de seguridad de los coches gracias a las comparativas del canal de YouTube ‘The Car Crash’: los ‘crash test’ de hace décadas dejan patente lo asombroso que parece hoy haber sobrevivido a un accidente de entonces.

Los programas de seguridad del mundo del motor, que cuentan con el apoyo de gobiernos europeos, fabricantes y organizaciones relacionadas con el sector automoción, han registrado sus pruebas (y sus resultados) en informes impresos y, también, en muestras más visuales como los vídeos. Esta hemeroteca, construida durante años, permite comprobar cuánto ha mejorado la seguridad de nuestros coches con el paso del tiempo.

Los ‘crash test’ originales

En cada publicación, ‘The Car Crash’ compara los primeros ‘crash test’ de un modelo concreto con las imágenes más actuales que hay protagonizadas por el modelo equivalente: en algunas ocasiones, las imágenes originales datan de los años setenta. Las extrae de diferentes programas de seguridad que van desde el IIHS de Estados Unidos hasta el ADAC de Alemania pasando por la Euro NCAP de Europa.

A través de las comparativas protagonizadas por el Volkswagen Golf o el BMW Serie 3 es posible observar, por ejemplo, que los noventa fueron unos años prolíficos en el campo de la seguridad pasiva que llevaron a los modelos de aquella época a mejorar significativamente en el transcurso de la citada década.

Un ejemplo concreto

Si analizamos un modelo en concreto, esta evolución se aprecia más fácilmente. En las últimas pruebas de la Euro NCAP, el Mercedes Clase C obtuvo la máxima puntuación: cinco estrellas. En las de 1993, protagonizadas por la primera generación (W202), la berlina alemana recibió dos estrellas… a pesar de contar con airbags delantero y lateral o tener pretensores en los cinturones de seguridad delanteros.

¿La razón? Según la Euro NCAP, el Mercedes Clase C presentaba “una intrusión excesiva en la zona para los pies, donde las estructuras rígidas que entraron en contacto con la rodilla derecha del conductor presentaban riesgos de lesiones graves en la rodilla, el muslo y la pelvis”. Y aunque tenía airbag, en la prueba de impacto lateral “la puerta golpeó el pecho del maniquí antes de que la bolsa de aire lateral se inflara por completo”.

La segunda generación (W203) del Mercedes Clase C llegó al mercado en 2001 y el salto en materia de seguridad fue notable: el IIHS le dio la máxima puntuación en los test que pusieron a prueba la estructura de la berlina y la protección de cabeza, pecho, cuello y piernas del conductor. Sin embargo, los asientos y sus reposacabezas se llevaron la segunda nota más baja. Resultas que, hoy, son impensables para este modelo.