ESPACIOS
Cerrar CERRAR
Actualidad

3 MIN

El anti-SUV definitivo es... un SUV con 473 litros de maletero y un V12 no apto para todos los bolsillos

Para muchos una herejía, un auténtico ultraje y todo un pecado que Ferrari haya concebido al nuevo Ferrari Purosangue. ¿Por qué? Porque se trata de un SUV, aunque la firma del Cavallino Rampante insiste en que no es un SUV al uso ni por concepto ni por comportamiento, y que simplemente es un Ferrari más práctico. Y de ello puede dar fe mi compañero y amigo David Clavero, quien ya se ha puesto a los mandos del último retoño de Maranello, o lo que es lo mismo, el anti-SUV por antonomasia con 473 litros de maletero y un V12 atmosférico de 725 CV.

Y sí, resulta contraproducente que la antonomasia de un SUV sea precisamente… un SUV, pero lo cierto es que Ferrari ha puesto mucho empeño en conseguir que el Purosangue salga del segmento. Y es que mientras que modelos como el Lamborghini Urus, Aston Martin DBX o Porsche Cayenne sí que asientan en el polémico sector sin reparos, nuestro protagonista les lleva la contraria.

Vista trasera lateral del Ferrari Purosangue en entorno nevado.

El anti-SUV es el Ferrari Purosangue, un coche que quiere ser práctico y deportivo pero alejándose del segmento

Aunque bien es cierto que el Purosangue ofrece rasgos de SUV, sus medidas difieren respecto a otros modelos que sí están inscritos en el segmento. Así, el italiano declara 4,97 metros de largo, 2,02 de ancho y 1,58 de alto, dejando que la mayoría de sus competidores sean más largos y altos para ofrecer unas proporciones más propias de SUV.

También busca alejarse del segmento de la mano de su puesta a punto. Y es que es aquí donde descubrimos no solo ninguna licencia a la conducción off-road -más allá de un control de descenso-, sino también una suspensión que prescinde de barras estabilizadoras. Ello es posible al tratarse de una suspensión activa por medio de un sistema de 48V, el cual se encarga de modificar el tarado de cada eje 200 veces por segundo, logrando así que el comportamiento del Purosangue se aleje por completo de cualquier SUV al uso.

Pero la joya de la corona y punto más diferenciador respecto a SUV de altas prestaciones, el Ferrari Purosangue hace uso de un magistral V12 atmosférico. Este declara 6.5 litros de cilindrada y ofrece 725 CV y 716 Nm de par, cifras que se gestionan por medio de una caja automática de doble embrague y ocho relaciones para así lograr un 0 a 100 en 3,3 segundos y alcanzar una punta de 310 km/h.

Lógicamente a ello hay que sumarle la presencia de cuatro plazas, cinco puertas y un maletero que declara 473 litros de capacidad… ¡en un Ferrari! Todo parece ideal ya no solo para los retractores de los SUV, sino también para quien busque un coche pasional, deportivo y práctico a la vez, un conglomerado maravilloso si no fuese porque no es, ni de lejos, apto para el común de los mortales.

Vista lateral del interior lujoso del Ferrari Purosangue destacando su diseño y acabados.

¿Y por qué decimos esto? Porque la última creación de Ferrari está a la venta en España desde 440.000 euros, una cifra que ya no solo es asumible para unos pocos afortunados, sino que incluso se aleja drásticamente de aquellos a los que el Purosangue debe destronar. Concretamente, un Lamborghini Urus S implica un desembolso de 265.443 euros, un Aston Martin DBX 221.021 euros y un Porsche Cayenne Turbo S e-Hybrid 189.614 euros.

Alternativas

Galería Lamborghini Urus:

Galería Aston Martin DBX:

Galería Porsche Cayenne:

Vídeo destacado del Ferrari Purosangue

Imagen para el vídeo destacado del Ferrari Purosangue Botón de play
Cargando...