Holden da la espalda a su historia: deja de fabricar el Commodore y se centrará en los SUV

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Corren malos tiempos para los coches de toda la vida. Tanto las berlinas como los familiares están en peligro de extinción, y la causa no es otra que un cambio de preferencias en los clientes, que han favorecido los SUV y crossover sobre el resto de vehículos, mal que nos pese. Australia no es un mercado ajeno a estas tendencias, y las malas noticias son en esta ocasión la desaparición de un mito: los Holden Commodore dejarán de fabricarse en 2020. Una institución australiana nacida en 1978 que no ha sido inmune a la onda expansiva causada por el Grupo PSA.

Sí, el Grupo PSA. No es una errata. Cuando General Motors vendió Opel al Grupo PSA hace poco más de un año, los franceses comenzaron una migración acelerada de los modelos de Opel a plataformas diseñadas en Francia. Los nuevos Opel Corsa comparten plataforma con los Peugeot 208, sin ir más lejos. En estos momentos, los únicos coches de Opel que aún usan plataformas diseñadas por General Motors, son los Opel Astra y Opel Insignia. Dos coches cuyo desarrollo fue obra de Opel, y que han visto su ciclo de vida alterado a causa de la venta de la marca al Grupo PSA.

 title=

El Opel Astra ya monta motores PSA, y el Opel Insignia correrá posiblemente la misma suerte de forma inminente.

En 2020, tanto el Buick Regal como el Holden Commodore dejarán de fabricarse, y es que estos dos coches eran versiones americanas y australianas del Opel Insignia, con apenas cambios a nivel estético y mecánico. La migración de mecánicas de origen GM a mecánicas francesas ha sido posiblemente el hecho que haya motivado la decisión de dejar de vender estos dos coches - Holden sigue perteneciendo a General Motors, al igual que Buick. El Holden Commodore es una víctima de este divorcio, además de sufrir un enorme descalabro comercial durante los últimos años.

En 2019 se venderán menos de 9.000 coches grandes en Australia, segmento que hace apenas 20 años era 20 veces más grande a nivel comercial. El Holden Commodore abandonó hace dos años su tradicional plataforma de motor delantero y propulsión trasera, y para muchos aficionados a la marca, esa fue su verdadera muerte. Era ya un vehículo de nicho, un muscle car de cuatro puertas con versión pick-up y motores V8 que superaban los 600 CV en algunos casos. Fue sustituido por un Opel Insignia rediseñado, que solo compartía nombre con su glorioso pasado.

2018 Buick Regal Gs

El Holden Commodore ha sido una institución para Australia y Nueva Zelanda. Fue producido localmente desde el año 1978.

En 2020 los Holden Commodore desaparecerán para siempre, junto al Holden Astra - un Opel Astra a todos los efectos. Holden centrará sus esfuerzos en el lanzamiento de nuevos todocaminos y pick-up, en palabras de Kristian Aquilina, el director de la marca, "porque es donde la acción está, y queremos jugar". Aunque sea una decisión lógica, parece la última puntilla a la industria australiana del automóvil, que ha sido completamente desmantelada tras el cese de operaciones de Holden y Ford of Australia en los últimos años. La globalización no siempre es positiva.

Galería del último Holden Commodore de verdad

Fuente: Carscoops

Lee a continuación: ¿Buscando coche con mucho espacio? El Opel Insignia familiar, más barato que nunca

El Opel Insignia es una berlina grande, del tamaño de un Volkswagen Passat o un Ford Mondeo. Se ofrece en carrocerías de 5 puertas, familiar (Sports Tourer) y en edición especial familiar Country Tourer de aspecto campero

Ver todos los comentarios 1