50 años del Lamborghini Marzal, o cómo entendía Lamborghini que debía ser un coche práctico en 1967

 |  @davidvillarreal  | 

Hoy en día cuando un fabricante de superdeportivos piensa en un coche práctico y espacioso apuesta por un SUV. Hace medio siglo, Ferruccio Lamborghini hacía lo propio apostando por la idea de un gran sedán, o un gran turismo. Por aquel entonces, en 1967, Lamborghini había comenzado su andadura con un deportivo de 2+2 plazas, el Lamborghini 400GT; y también con un superdeportivo, el Lamborghini Miura. Pero Ferruccio Lamborghini aspiraba a ofrecer a sus clientes un vehículo más cómodo y espacioso, con 4 plazas verdaderas. Y así es como nacería el Lamborghini Marzal, y como imaginaba Lamborghini que podría ser su primer sedán, o un buen gran turismo.

Ferruccio Lamborghini confió en Nuccio Bertone para diseñar lo que ves sobre estas líneas, un gran turismo que homenajeaba con su nombre a un torero fallecido en la plaza allá por los años cuarenta. El Lamborghini Marzal era la culminación de uno de los proyectos de Bertone y Ferruccio, debía mantenerse fiel a la filosofía deportiva y a las prestaciones que se esperaban de un Lamborghini, pero sobre todo ser cómodo y espacioso.

Así nacía el Lamborghini Marzal, un prototipo ensamblado sobre la plataforma extendida del Lamborghini Miura y una batalla aumentada en 12 centímetros para acoger con comodidad a dos pasajeros adicionales. Por no hablar, faltaría más, de sus inmensas puertas en forma de alas de gaviota para facilitar el acceso al habitáculo. Y una superficie acristalada realmente amplia.

Al respecto de sus puertas en forma de ala de gaviota, Ferruccio mostraría su descontento al entender que con tanta superficie acristalada no habría espacio para la privacidad y, sobre todo, para mostrar sin tapujos las piernas de las damas que subieran a bordo. Por suerte se trataba de un prototipo. Razón por la cual su interior también era de los más futurista.

Por detrás del eje posterior, se colocaría también un motor transversal de seis cilindros en línea que en esencia estaba basado en la mitad del bloque de doce cilindros del Lamborghini Miura, con carburadores Weber, y una caja de cambios de cinco relaciones. Con los radiadores detrás, el capó delantero permitía el acceso a un maletero suficientemente espacioso para el equipaje.

Lamborghini también conseguiría que este coche fuera cómodo y estable a grandes velocidades, hasta los 225 km/h.

Pero el Lamborghini Marzal, como tal, jamás llegaría a producción. El prototipo que ves sobre estas líneas quedaría relegado a un proyecto que sí influiría en el devenir de la marca, y en otros productos posteriores. Tras su presentación en Ginebra en 1967, la única aparición destacada que tendría ese mismo año sería en el Gran Premio de Mónaco, donde se presentaría con el príncipe Rainiero III y la Princesa Grace Kelly.

Un año más tarde se presentaría el Lamborghini Espada, que verdaderamente sería el gran turismo de producción derivado del Marzal. Una obra de Marcello Gandini, en Bertone, de la que se construirían 1.217 unidades, lo que lo convertirían en el primer Lamborghini de volumen de la historia, y el primero en superar las 1.000 unidades. Hito que no sería superado hasta el Lamborghini Countach ya en los años ochenta.

El único Lamborghini Marzal producido permaneció en manos de Bertone hasta que fue subastado en 2011, junto con otros lotes de la colección Bertone, por un precio unitario de 1.512.000€.

Imágenes de Bertone y RM Sotheby’s
En Diariomotor:

Lee a continuación: Lamborghini devuelve la gloria a un precioso Miura P400 SV del año 1971

  • ADN

    Algo no me cuadra, y es que mencionan que la batalla creció 12 cm para albergar los asientos traseros. 12 cm solamente? Me da la impresión de que fácil debiesen ser unos 40-50 cm extras de batalla, ya que los asientos posteriores no están pegados a los delanteros como en otros deportivos de motor central.
    Curioso prototipo, con una configuración que nunca ha sido muy popular pero que aún así prevalece hasta nuestros dias en deportivos como el Lotus Evora e incluso el tecnológico BMW i8.