4 razones por las que tu próximo sedán premium ha de ser híbrido… y un Lexus IS 300h

 |  @davidvillarreal  | 

Si tuviéramos que buscar un sedán con la mejor relación entre diseño, confort, precio y exclusividad, definiendo a esta última como la capacidad de un coche para que no te cruces con diez igual que el tuyo a diario, sin duda alguna ese sería el Lexus IS 300h. Pero las cualidades inherentes en la gama Lexus IS, y por extensión a toda la gama de productos Lexus, no serán la única excusa por la cual pensamos que es una gran compra. El Lexus IS solo puede adquirirse en España con una mecánica híbrida. Su sistema híbrido es una de las principales razones por las cuales recomendamos este sedán de corte premium. Un sedán que acaba de renovarse. Y aprovechándolo hemos querido conducirlo para ofreceros esta nueva prueba del Lexus IS 300h 2017 y daros 4 razones por las que tu próximo sedán de gama alta ha de ser híbrido, y debes considerar al Lexus IS 300h como una alternativa posible en tu decisión de compra si estás pensando en adquirir un BMW Serie 3, un Audi A4, o un Mercedes Clase C.

1. Diseño y distinción: la clave de Lexus

El Lexus IS 300h sigue siendo un sedán con diseño atrevido y moderno, y exclusivo por no verse mucho por nuestras carreteras, o al menos no tanto como sus rivales de Audi, BMW y Mercedes-Benz

Sinceramente pensamos que uno de los grandes puntos fuertes del Lexus IS 300h, frente a la competencia, lo encontramos en su diseño. A diferencia de productos como el BMW Serie 3, el Audi A4, o el Mercedes Clase C, que aunque renovados, siguen conservando una estética muy tradicional, el de Lexus se desmarca con trazos más atrevidos, más japoneses.

Del defecto, incluso, podríamos extraer una gran virtud del Lexus IS. Mientras sus rivales de Audi, BMW y Mercedes-Benz entregan cada año más de 8.000 unidades en España de sus respectivas berlinas de gama media, el Lexus IS 300h apenas vende algo más de 800 unidades. Es decir, el Lexus IS, aunque se vea bastante por nuestras carreteras, es un producto que puede satisfacer mejor a aquellos que no quieran un sedán muy popular, y una imagen demasiado vista.

Estéticamente Lexus ha apostado por cambios muy puntuales, y no por una renovación demasiado profunda que cambiase por completo la imagen que hasta ahora tenía este IS

Salvo que su diseño te parezca demasiado atrevido, hay que reconocer que la estética moderna del Lexus IS 300h apenas ha envejecido desde que se presentase esta generación hace ahora cuatro años. Tal vez por eso las novedades estéticas que trae consigo sean muy concretas y puntuales, incluso discretas.

La mayor novedad la encontramos en su frontal, en el que las defensas se han renovado, con su característica parrilla en bumerán revisada, aumentando su altura y estilizando su silueta. Aunque a simple vista el cambio no pueda parecernos tan importante, esa novedad ha supuesto el aumento de la longitud del IS en 15 milímetros.

También nos encontramos con unos nuevos faros con tecnología full LED, nuevos juegos de llantas en 16, 17 y 18 pulgadas, y nuevos acabados de pintura, Negro Graphite y Azul Océano.

2. Porque es un coche confortable y con un habitáculo acogedor y de auténtico coche de lujo

Si buscas un habitáculo acogedor – aunque no sea muy espacioso – y de gran calidad, de lujo, existen pocas alternativas mejores que el Lexus IS

Tampoco hay demasiados cambios a bordo. El Lexus IS 300h sigue gozando de un habitáculo muy acogedor, aunque no demasiado holgado en su espacio, entre otras cosas por haber recibido una gran consola central a modo de reposabrazos, sobre la que nos encontramos las interfaces del equipo de entretenimiento. Si dijéramos que Lexus ofrece los mejores acabados y la mejor sensación de lujo y distinción de la categoría, no estaríamos exagerando absolutamente nada. Basta ver el diseño que ha escogido la marca japonesa y el cuidado con que se han tratado los materiales, los acabados y los ajustes. Tanto es así que en muchos casos podría avergonzar a algunas marcas alemanas.

El gran defecto, a nuestro juicio, sigue estando en el infoentretenimiento. Lexus ha apostado por una pantalla de mayor tamaño y mejor integrada sobre el salpicadero, que pasará de 7 pulgadas a un máximo de 10,3 pulgadas. El gran problema lo encontramos en que la usabilidad es mejorable, sobre todo por la falta de precisión en el manejo de la interfaz de acceso – que es similar a un joystick o ratón. La estética de los menús también sigue estando muy atrás con respecto a sus rivales. Por el hecho de tener la impresión de que estamos manejando un sistema de entretenimiento de hace una o dos generaciones, en un punto en que sus rivales no solo están ofreciendo sistemas de entretenimiento con una estética muy moderna, sino también funciones tan atractivas en lo práctico y en lo estético como cartografía con imágenes reales de muy alta resolución, incluso integradas en la propia instrumentación, como en el caso de Audi.

Salvo por ese detalle, no hay ningún otro coche en su categoría que nos ofrezca la misma sensación de encontrarnos en un verdadero sedán de lujo.

3. Porque el Lexus IS 300h es híbrido y tiene cualidades para que nos olvidemos del diésel

La transmisión “automática” del Lexus IS 300h es muy confortable y eficiente, pero también hace que este coche no pueda ofrecer un tacto deportivo cuando lo que buscamos es practicar un tipo de conducción alegre

Nos encontramos en un punto en que las alternativas al diésel son cada vez más interesantes, y más recomendables. Normativas anticontaminación que restringen el tráfico en las ciudades, y que eximen de dicha restricción a los híbridos. Tecnologías para reducir las emisiones contaminantes que aumentan la complejidad, el coste, y el mantenimiento de los diésel. El Lexus IS 300h sigue contando con un motor de gasolina, cuatro cilindros, y 2.5 litros de cilindrada, que trabaja con ciclo Atkinson y que en combinación de su motor eléctrico entrega 223 CV de potencia.

También sigue contando con un cambio “automático” o, para ser más rigurosos, con un variador continuo que ajusta la relación de cambio durante la marcha para ofrecernos las prestaciones que buscamos, si pisamos a fondo el acelerador, o conseguir la máxima eficiencia en todo tipo de condiciones. Este tipo de transmisión es sinónimo de confort, por la ausencia de marchas propiamente dichas. Si bien es cierto la conexión con el conductor y la deportividad se pierde totalmente en favor del confort y la eficiencia. Esa es la razón por la cual el Lexus IS 300h no podrá presumir de ofrecer ni tan siquiera un ápice de deportividad cuando buscamos un tipo de conducción alegre. Aún contando con un chasis con una puesta a punto excelente, que con esta actualización ha sido mejorado para conseguir un compromiso aún mayor entre confort y deportividad.

En carretera, a velocidades legales, sus consumos son algo superiores a los de un diésel, pero en ciudad no hay rival, y los consumos del Lexus IS 300h son mucho más bajos que los de sus rivales diésel

Pero para que este híbrido consiga que nos olvidemos del diésel aún ha de cumplir con una premisa muy importante, la del consumo de combustible. Homologando un consumo desde 4,2 litros/100 kilómetros, sabemos por experiencia (de anteriores pruebas, dado que en esta toma de contacto no tuvimos tiempo de analizar con rigor los consumos) que este Lexus IS 300h puede consumir en condiciones reales, y en el tráfico urbano, cifras en el entorno de los 4 y los 5 litros/100 kilómetros. Y que en carretera, en autopista, y a velocidad de crucero, los consumos estarán por encima de los 5 litros/100 kilómetros.

Eso quiere decir que este sedán híbrido es una alternativa real y recomendable a un sedán de gasóleo, sobre todo cuando se utilice con mayor intensidad en recorridos urbanos donde sus consumos serán significativamente más bajos que los obtenidos con un diésel.

4. Porque el precio del Lexus IS 300h es muy tentador

Con su tecnología, eficiencia y cambio “automático” el precio del Lexus IS 300h es muy competitivo, lo suficiente para poder medirse de tú a tú con los diésel que ofrecen sus rivales

Habida cuenta de que el Lexus IS 300h es una alternativa real al diésel, el ejercicio de compararlo con otros modelos de estas características y motor diésel es imprescindible. El Lexus IS 300h arranca en 35.900€, en su versión más básica, la Eco. Lo compararemos con los precios de partida de un sedán diésel, y automático, a partir de 150 CV de potencia, para que sea comparable. Aunque ya os hablamos anteriormente del precio del Lexus IS 300h y la distribución de la gama para recordar que, el que busque un modelo con el equipamiento que se espera de un Lexus, ya tenga que acercarse o superar un presupuesto de 40.000€ y optar por la línea Business.

Un BMW 318d de 150 CV de potencia arranca en 35.000€, pero con cambio manual, con cambio automático ya asciende a 37.448€. Si aumentamos la potencia, un BMW 320d de 190 CV arranca en 37.900€ con cambio manual y 40.348€ con cambio automático. Financiando, BMW dispone ahora mismo de una oferta para adquirir un BM 318d – manual – por 31.250€ o 220€/mes, a la que habría que sumar los intereses del pago aplazado, y acabado Sport.

Un Mercedes Clase C 220d con 170 CV de potencia y cambio manual arranca en 42.100€. El cambio automático eleva la factura – según la llanta escogida, por su influencia en el Impuesto de Matriculación – en cifras en el entorno de los 3.000€. Mercedes-Benz ofrece actualmente una promoción en este modelo en el que puede adquirirse bien equipado por 295€/mes o un precio de tarifa de 38.505€, pero implica financiación (con lo cual hay que contar con los intereses del pago aplazado y en función de las condiciones a las que se acoja el cliente).

Un Audi A4 2.0 TDI de 150 CV ya arranca en 34.970€ con cambio manual y 37.190€ si optamos por el cambio S tronic de 7 relaciones.

En Diariomotor:

Lee a continuación: El Lexus IS 300h y su precio: ¿qué me llevo además de un híbrido desde 35.900€?

Solicita tu oferta
  • Hector Suarez del Arbol

    Y a mí me gustaría apuntar la principal razón por la que no tengo ahora mismo un Lexus IS: no existe carrocería familiar. Una lástima!

  • Smat

    4 razones muy discutibles, empezando por algo tan subjetivo como la estetica, a mi en lo personal no me gusta, lineas rebuscadas, excesivas y cargadas de tensión de esas que envejecen mal, la calidad despues de haberme montado en todos sus rivales (clase c, a4, serie 3, giulia, xe, q50 y s60), en mi opinión queda lejos de los mejores (a4 y clase c) y solo veo que supere a las claras al decepcionante xe y en precio, en precio real a pie de concesionarios, los alemanes acaban saliendo más baratos a poco que uno busque.

    ¿Las verdaderas virtudes del coche?, a mi entender, su exclusividad (por verse menos), fiabilidad y coste de mantenimiento frente a un diesel, su relación prestaciones consumo insuperable en gasolina y la suavidad y confort que aporta un hibrido en la ciudad.

  • Convertidordepar

    Tengo un Prius 3G, el grupo motopropulsor híbrido de Toyota/Lexus invita permanentemente a efectuar una conducción eficiente. Digo “invita”, ya que lo hace muy fácil, e intuitivo, solo te pide lo evidente para tener consumos contenidos en cualquier coche aceleraciones progresivas, suaves, sumado a indicadores donde reflejan exactamente cuan eficiente es la conduccion del conductor y un cambio automatico en el que se desentiende uno de la pesada carga que supone llevar el mínimo de revoluciones en cada momento, lo cual obliga a estar cambiando de forma constante en el caso de un cambio manual. Pero eliminar de la ecuación la deportividad, o una muy buena respuesta por parte de estos motores no es correcto. Es tanto como decir que un coche automatico no anda, o no se puede practicar una conduccion deportiva. La aceleración y recuperación me parece excelente en mi coche disponiendo de 136 cv (como el Lexus CT200H que monta el mismo motor), como será con 223cv… He probado muchos SUV y todoterrenos diesel, tras probar otro hibrido, el mas potente probado por mi hasta la fecha, el Rav4 Hybrid, con 190cv, puedo afirmar que anda fabulosamente bien, el vehículo mas prestacional de este tipo que he probado.
    Por cierto, la transmisión, aunque la misma Toyota la llame e-CVT, NO es un CVT, con poleas y una correa metálica, es un tren epicicloidal, gestionado con dos motores electricos la potencia del motor termico de forma casi milagrosa, como detalle carece de cualquier tipo de embrague, convertidor de par ni nada parecido, el coche arranca 100% electrico. En este video se explica muy bien, sin dejar de ser complicado entenderlo: https://youtu.be/GA43X84qL80