Lexus LS TMG Sports 650: la insolencia nipona que hizo temblar a AMG y BMW M

 |  @ClaveroD  | 

Todavía dura el susto en los departamentos de Mercedes-AMG, BMW Motorsport y Audi quattro Gmbh. Corría el año 2011 cuando un enorme Lexus se coló en Nürburgring con un sinfín de cambios en su carrocería y un gutural sonido que no presagiaba nada bueno, para ellos claro. Lexus acababa de descubrir en el Infierno Verde su proyecto más radical e inesperado hasta la fecha, haciendo temblar a los autores de los Mercedes Clase S 65 AMG, Audi S8 y BMW M760Li con un espectacular Lexus LS jamás antes visto que prometía humillar a sus rivales con 650 CV firmados por TMG.

Nadie esperaba que la siempre híbrida y correcta Lexus se atreviese a algo así, pero TMG no tuvo reparos en hacerlo real

El Lexus LS TMG Sports 650 es y será uno de los proyectos más rocambolescos jamás firmado por Lexus. Sí, los Lexus IS F y Lexus LFA eran lo más en la Lexus de por aquel entonces, pero el proyecto secreto de la filial de Toyota en Europa, Toyota Motorsport Gmbh, era una completa sorpresa para todos y además hacia gala de soluciones perfectamente aplicables a un hipotético modelo de producción. Nadie lo esperaba, pero Lexus quiso meter miedo a sus rivales y para ello se fue a su patio de recreos con el verdadero Godzilla.

La anterior generación del Lexus LS tenía al Lexus LS 600h como su versión más potente y de mejores prestaciones, pero nadie en Mercedes, Audi o BMW temía a este modelo más allá de su eficiente sistema híbrido pensado para competir con los V12 alemanes con un consumo inferior. Lexus jamás reveló intenciones sobre una posible superberlina más allá del Lexus IS F, y nadie habría creído que en Japón serían capaces de dar luz verde a un Lexus LS de 650 CV y cero tecnología híbrida. Pero ocurrió.

Hablamos de una superberlina que de lanzarse hoy todavía superaría a sus rivales…

Para nuestra fortuna la historia siempre nos regala anécdotas y excepciones que marcan un antes y un después en la larga vida de un fabricante automovilístico como Toyota-Lexus. Desde Japón pidieron a TMG coger un Lexus LS y dotarlo de una configuración inédita para hacer un alarde de poderío frente a sus rivales. TMG no se cortó en cuanto a ideas, cogiendo un Lexus LS y eliminando cualquier rastro de eficiencia y tecnología que sólo buscaban reducir consumos. El objetivo era crear un coche por debajo de los 4 segundos en el 0-100 Km/h y una dinámica de primer nivel sin renunciar a su inmensa base. Era una locura, sí, pero por eso ha enamorado a todos cuantos lo han visto en vivo o lo han conducido.

El primer paso de TMG en este proyecto secreto fue emplear un rediseño del 5.0 V8 del Lexus IS F para añadirle 2 turbocompresores dando así a luz a un motor de 650 CV de potencia máxima y 765 Nm de par máximo. La transmisión de 8 marchas por convertidor de par fue rediseñada, empleando relaciones más cerradas, un diferencial Torsen y haciendo único uso del tren posterior para domar a la caballería. Coincidiréis conmigo en que era un cambio de filosofía radical, una configuración nada glamurosa con la que TMG pretendía jugar con la trasera para redondear curvas.

Pero los cambios no terminaron ahí. TMG modificó todo el apartado técnico, recalibrando suspensiones, estabilizadoras, instalando los frenos carbocerámicos Brembo del LFA, calzando neumáticos Michelin Super Sport y un contundente reajuste de todos los sistemas de seguridad. Todo un paquete de mejoras puesto a punto a base de vueltas y más vueltas en Nürburgring. El resultado fue bastante interesante, con una berlina de más de 5 metros y 2.050 Kg realizando el 0-100 Km/h en menos de 4 segundos (se especula con 3,8s) y una velocidad máxima de 320 Km/h. El Lexus LS de TMG era un deportivo con piel de limusina, y para domar a la bestia sólo introdujo 3 modos de conducción: Normal, Sport y DSC-off.

Para vestir a semejante bestia TMG empleó un kit aerodinámico específico, muy radical, donde introdujo numerosos spoilers, enormes tomas de aire en el frontal, pasos de rueda y en el capó, un spoiler sobredimensionado en el portón posterior y hasta cuatro tubos de escape en la zaga. El Lexus LS TMG Sports 650 lucía un aspecto muy tunning, impropio de una berlina de lujo, pero en su idea de meter miedo a la competencia TMG estimó que este debía ser el aspecto con el que ser presentado al público. El debut oficial del Lexus LS TMG Sports 650 llegaría en el Essen Motor Show de 2012, lugar donde la fantasía cobró vida, pero donde al mismo tiempo falleció al darse a conocer el objetivo sólo experimental de este proyecto.

* Sólo se fabricó una unidad y muy pocos pudieron probarla. He aquí el vídeo de XCAR

De llegar a producción este Lexus, sus rivales se habrían visto obligados a contestar, aunque tuvieron la suerte de que este Lexus era sólo un prototipo

Desafortunadamente TMG tan sólo había hecho una muestra de poderío, y eso que tras su experiencia con el LFA no era necesario, pero el Lexus LS TMG Sports 650 era un proyecto 100% suyo y realizado con carta blanca desde Japón. La confirmación de su no producción fue todo un alivio para la competencia, pues la criatura de TMG superaba a todas sus rivales, ¡TODOS!, en prestaciones y rendimiento, lo que habría obligado a estos a hacer trabajar contrarreloj a sus ingenieros para contestar a la ofensa de los germano-japoneses.

En Diariomotor:

Lee a continuación: Prueba del Lexus LS 600h L (III): ¿Por qué este Lexus y no otra alternativa?

El Lexus LS ofrece diseño, calidad, tecnología y eficiencia sin olvidarse de la exclusividad.

  • nuevoenesto

    Deberían de haberlo fabricado y venderlo aunque fuera en pequeñas series. Teniendo algo así no se puede echar a perder.

  • Rhombus Lobo

    Tremenda pena… se extrañan estas locuras en los fabricantes, ¿cuantos no recordamos con cariño/fantaseando los Lotus Omega, los Clio V6, los Integrale, etc etc? Ahora salvo el 4C…. pocos, pocos…

    El cuadrar las cuentas, la búsqueda de beneficios esta acabando con la hermosa locura que rodeaba a todo lo que era el mundo del motor.