Prueba del Lexus LS 600h L (I): eficiencia y calidad hablan japonés

 |  @ClaveroD  | 

El máximo exponente tecnológico de Lexus, el modelo Lexus LS 600h L, descansa en nuestro garaje para concedernos la oportunidad de averiguar si realmente esta berlina de lujo representa el súmmun de la calidad, el confort y la tecnología en el mercado. El Lexus LS 600h L es el buque insignia de la filia de lujo de Toyota, y sus argumentos son tales, que se atreve a competir sin complejos con los referentes del segmento en Europa: Mercedes Clase S, BMW Serie 7, Audi A8 y Jaguar Xj.

Lexus LS 600h L: sin miedos a la hegemonía alemana

Cuando me planteé realizar la prueba del Lexus LS 600h L lo hice por tres motivos bien distintos: el primero de ellos no era otro que descubrir de primero mano el máximo exponente tecnológico creado por Toyota-Lexus, el segundo era descubrir si verdaderamente este híbrido es capaz de enfrentarse a los V12 alemanes y salir victorioso y el tercer punto tenía que ver con adentrarme en otros aspectos más subjetivos, donde me propuse comprobar cuál es el significado de calidad según Lexus.

La opinión final la dejaré para la última entrega de esta prueba que os brindaré dividida en tres partes. Casualidades de la vida, recientemente mi compañero David Villarreal os traía hasta la portada de Diarimotor la prueba del nuevo Mercedes Clase S con motivo de su presentación nacional. La berlina alemana es la actual referencia del segmento, y casi que de la industria en estos momentos, pero un servidor que también ha disfrutado a los mandos del nuevo buque insignia de la estrella, ya os adelanta que las apariencias engañan, y este Lexus no tiene ningún reparo en seguir luchando en primera línea de fuego para vencer y convencer a propios y extraños.

El Lexus LS 600h L representa el máximo exponente tecnológico de Toyota y Lexus, especialmente en propulsión híbrida

El Lexus LS 600h L es un veterano en el segmento, más aún cuando el nuevo Mercedes Clase S ha sido reinventado en esta nueva generación. En este punto cabe destacar que a los mandos del Lexus no encontramos la visión de vehículo-gadget que transmite la nueva Clase S. Este punto es una baza muy importante a favor de uno y otro modelo, pues difícilmente el cliente convencido por el nipón estudiará la posibilidad de hacerse con la alternativa de Mercedes por lo excesivo de la apuesta alemana. La sobriedad en la berlina construida por Lexus es mayor, aunque no por ello dejamos de encontrar innovación en aspectos tan destacables como la iluminación adaptativa Full-Led o la climatización Lexus Concierge.

Así y todo no debemos dejarnos llevar por la conducción del Lexus LS 600h L ya que un alto porcentaje de sus compradores apenas realizarán kilómetros detrás del volante. El máximo disfrute de este LS no es otro que el regocijo en brazos del asiento trasero derecho, no el izquierdo, pues en la butaca derecha gozamos del mayor número de reglajes posibles, además del sistema de masaje shiatsu.

A lo largo de los más de 1.400 kilómetros de prueba he podido disfrutar de interminables autopistas y carreteras sumamente reviradas buscando el límite de esta berlina de batalla extendida. La primera conclusión es categórica al igual que obvia, el confort prima sobre cualquier otra cualidad que podamos percibir. Lexus ha buscando a conciencia el que cada detalle brinde a los pasajeros esa codiciada sensación de desconexión con respecto al ritmo frenético del exterior.

No hablo del esmero por filtrar toda información proveniente del exterior como se ha convertido en costumbre en muchos automóviles, sino de un delicado equilibrio entre la oferta de información sobre qué está sucediendo en el plano dinámico y un ambiente de relax donde climatización, sonido y tacto han sido cuidadosamente estudiados.

Nuestra unidad lucía un interior elegante en tonos oscuros con grandes extensiones de tapizados en piel negra y un elevado número de detalles e inserciones en madera Shimamoku y aluminio. La calidad en las terminaciones y ajustes es muy elevada encontrando muy pocos plásticos en el habitáculo, pero dónde estos cuentan con un elevado nivel de terminación consiguiendo mantener el alto nivel del entorno.

Hablar de Lexus como fabricante premium es quizás generalizar demasiado, no porque este no sea su posicionamiento comercial, que lo es, sino porque la filial de lujo de Toyota apuesta por un concepto de la calidad más allá de lo aparente. Valores muy subjetivos en algunos aspectos, pero acompañados de una férrea defensa de la propulsión híbrida como alternativa al diésel por consumos e impacto ambiental y a los motores gasolina por rendimiento desde muy bajas revoluciones.

Sin estar a los mandos de un genuino deportivo, los 445 CV de su mecánica híbrida no guardan ningún reparo a la hora de mostrar carácter, carácter de verdad. La eficiencia está presente en todo momento y es protagonista absoluta en su funcionamiento habitual, pero al seleccionar el modo Sport, y más aún el modo Sport+, este Lexus LS 600h L deja patente que la tecnología presente en su configuración técnica esconde muchos más secretos que los que parece tener en un primer momento.

Y justamente aquí es donde hoy ponemos el punto final para invitaros a acompañarnos en la segunda parte de esta prueba, donde nos introduciremos de lleno en la mayor virtud de este Lexus híbrido. Técnica, tecnología y seguridad analizadas al detalle, para descubriros cómo se comporta el Lexus LS 600h L en marcha.

En Diariomotor: Lexus LS 600h 2013, ahora más económico desde 118.800€

Lee a continuación: Lexus podría sorprendernos con un LS TMG Sports 650 de producción

Solicita tu oferta desde 112.000 €
  • F6786

    ¿Esta marca y este auto se vende poco en Europa no? porque siempre he escuchado que marcas como Lexus y mas este tipo de autos grandes son mas bien como para el mercado norteamericano

    • NakTono

      Aquí, en Europa, el trío ario posee el monopolio de la venta de vehículos premium, y más cuando la competencia a tratar consiste en coches eléctricos o híbridos, donde aun no terminan de caer en gracia del consumidor habitual del segmento.

  • BIRLOT

    Se parece al BMW Serie 7