¿Por qué los ladrones temen el tener que robar un Hellcat?

David Clavero  |  @ClaveroD  | 

El robo de coches deportivos es algo que está a la orden del día y por desgracia es cada vez más habitual por mucho que se esfuercen los fabricantes en poner trabas a ello. Pero lo que nadie esperaba es que robar un Dodge Challenger SRT Hellcat o un Dodge Charger SRT Hellcat fuera tan difícil, y es que el sello más radical de Dodge se ha convertido en la quimera de muchos ladrones, algo así como una relación amor-odio como la que protagonizó Memphis Raines con Eleanor en 60 Segundos.

srt-hellcat

Antes de robar un Hellcat tendrás que estar muy seguro de que serás capaz de domarlo

Todos sabemos ya a estas alturas que a Dodge y su división SRT se les fue algo la mano a la hora de desarrollar las versiones Hellcat, y es que hablar de una berlina de 717 CV y un Muscle Car de 717 CV es decir mucho. Los Dodge Challenger SRT Hellcat y Dodge Charger SRT Hellcat son dos "deportivos" cuyo corazón es un motor 6.2 V8 Supercharged con nada menos que 717 CV dispuestos a pulverizar a cualquier coche que se enfrente a ellos en el cuarto de milla.

El éxito de los Hellcat es rotundo y Dodge ha vendido y sigue vendiendo francamente bien estos modelos, por ese mismo motivo no es de extrañar que los Hellcat se hayan convertido en el objetivo de muchos ladrones en EE.UU. ¿El problema? Los Hellcat se han convertido en una leyenda negra entre los ladrones, y es que la mayoría de sus intentos de robo termina en graves accidentes que dejan inútil el coche, consiguiendo además que la policía les acabe pillando. Cualquiera no puede domar un Hellcat, y por eso cualquiera no puede robarlo y pretender salir airoso de una persecución donde esos 717 CV exigen el 120% de tus habilidades al volante.

2015 Dodge Challenger SRT Hellcat

El último caso de robo con 3 Hellcat de protagonistas ha sucedido en la localidad de St. Peters en Missouri, donde adolescentes con ganas de pasárselo bien y ganar dinero se atrevieron a robar 4 Dodge, entre ellos un Charger SRT Hellcat y dos Challenger SRT Hellcat. El resultado del robo fue otro rotundo fracaso que alimenta la leyenda negra del Hellcat, pues la persecución de la policía no llegó a completar 1 milla cuando los ladrones ya habían perdido el control de los coches, destrozando de forma fatal 2 de ellos. Una vez estrellados los coches, la policía tardo muy poco en cazar a los ladrones que pecaron de ingenuos al creer que podrían controlar semejante caballería en una persecución a toda velocidad.

Fuente: Carbuzz
En Diariomotor:

Lee a continuación: Compresor, dos turbos y más de 1.000 CV: así suena el Dodge Challenger Hellcat de Hennessey

Ver todos los comentarios 12