CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

9 MIN

Porsche 911 Carrera GTS, prueba en vídeo: el "GTI" de los Porsche 911

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 27 Sept 2021
911 Gts
911 Gts

Hoy, no estamos en DiarioSUV. Hoy no vamos a hablaros de SUVs, coches eléctricos o híbridos enchufables. Estamos en Diariomotor y hoy vamos a probar el nuevo Porsche 911 Carrera GTS, la última versión de este icono histórico de los coches deportivos. Una versión que promete ser el perfecto puente entre un sencillo Carrera y un atómico Turbo, sin llegar a ser tan radical como un GT3. Estamos en Italia, vamos a probarlo en carretera y en circuito, y queremos averiguar si consigue ser el Porsche 911 más equilibrado, o si por el contrario, se queda en tierra de nadie.

¿En qué cambia con respecto a un Porsche 911 Carrera?

El Porsche 911 Carrera GTS no es sencillo de distinguir de un Carrera S para un ojo no entrenado. No obstante, los más observadores podrán ver que sus emblemas son de color negro y que de los Porsche 911 Turbo S hereda unas llantas monotuerca, de 21 pulgadas en el eje trasero y 20 pulgadas en el eje delantero. Sus escapes están cromados en un tono oscuro, equipa faros LED de serie, y el paquete Sport Design aporta a su frontal y zaga un aspecto más deportivo. Son cambios sutiles, pero en conjunto, consiguen que el coche se sienta especial.

El paquete Sport Chrono es de serie en todos los Carrera GTS.

En el interior, el Porsche 911 Carrera GTS nos recibe con los habituales acabados perfectos y materiales de altísima calidad que esperamos en cualquier 911. No obstante, ya declara ciertas intenciones: de serie, su volante es un GT de pequeño diámetro y forrado en piel vuelta, y el pomo de la palanca de cambios manual es 10 mm más corto. De serie, también equipa el Sport Chrono Pack, y si equipamos el pack GTS interior, podemos tener ciertos detalles específicos, como un fondo rojo/gris para el cuentavueltas o molduras de fibra de carbono en el salpicadero.

De serie, los asientos son deportivos y eléctricos, pero opcionalmente, puede equipar unos baquets de fibra de carbono, muy parecidos a los de un Porsche 911 GT3. Estos baquets cuestan 6.109 euros, dicho sea de paso. Opcionalmente también puede equipar un kit de aligeramiento, que reduce en 25 kilos su peso. Este kit no tiene demasiado sentido, en mi humilde opinión, ya que suprime los asientos traseros, reduce el grosor de los cristales y reemplaza los asientos deportivos por baquets, además de incluir ciertas modificaciones aerodinámicas.

31
FOTOS
VER TODASVER TODAS
El pack de aligeramiento cuesta la friolera de 9.584 euros.

El kit también incluye una batería aligerada y el eje trasero direccional. Este kit es interesante para un petrolhead, pero reduce de forma considerable el carácter práctico del coche. Y quizá, en ese caso, deberíamos pensar en adquirir un coche de la marca con apellido GT3 o GT4.

Motor y chasis

El Porsche 911 Carrera GTS hace uso del mismo motor bóxer biturbo de tres litros y seis cilindros del resto de 992 "básicos". Es el mismo motor de los Carrera S, pero potenciado hasta los 480 CV. Este incremento de potencia se consigue a base de una reprogramación electrónica, que añade a la ecuación mas presión de soplado y una estrategia de inyección modificada. Este motor está disponible opcionalmente con un sistema de tracción total, y se puede encargar tanto con caja de cambios manual de siete relaciones, como con caja PDK de ocho relaciones.

El tren de rodaje recibe modificaciones, como por ejemplo, una altura al suelo 10 mm inferior y la dotación de serie de la suspensión adaptativa PASM. Del Porsche 911 Turbo hereda no pocos sistemas. Por ejemplo, el doble muelle del eje trasero: un segundo muelle mantiene los muelles principales bajo tensión y limita el rebote del vehículo. Del 911 Turbo también hereda el sistema de frenado, con discos perforados de 408 mm de diámetro y carbonocerámicos opcionales, así como unas llantas monotuerca que reducen las masas no suspendidas del vehículo.

Todos los Porsche 911 GTS incluyen de serie el sistema PASM de suspensión adaptativa.

Además, el sistema PTV es de serie en las versiones automáticas: este diferencial autoblocante controlado electrónicamente se asegura de garantizar la mejor tracción a la salida de las curvas. Opcionalmente, puede equipar el sistema PDCC de barras estabilizadoras activas, así como un eje trasero directriz. Todo esto se traduce en un 0 a 100 km/h de solo 3,3 segundos en los Carrera 4 GTS, y una velocidad punta de hasta 311 km/h. Su peso en vacío es de 1.545 kilos en la versión más ligera, nada mal para un coche con semejante arsenal técnico de a bordo.

Al volante del Porsche 911 que debes comprar

Recuerdo conducir el Porsche 911 Carrera 4S en su presentación, hace más de tres años ya. El 911 Carrera GTS recuerda mucho al Carrera S, como es lógico. No obstante, noto que el coche tiene un punto más "afilado" en conducción deportiva. Es un coche más dinámico y más enfocado a la conducción ágil. Es posible que esté sugestionado, en parte, a causa de la caja de cambios manual de la unidad que estoy probando. No es baladí esta alternativa mecánica, ya que no existen muchos coches manuales con casi 500 CV a nuestra disposición.

Solo un Porsche 911 GT3 con cambio manual está disponible con tres pedales, dentro de la marca alemana. Los 30 CV adicionales con respecto a un Carrera S no son apreciables, pero sí lo es el extra de dureza de su suspensión y su menor altura libre al suelo. Como siempre, el control de la carrocería es soberbio y su estabilidad, prodigiosa - todos los 992 son de "carrocería ancha", con mayor ancho de vías que un Porsche 991 Turbo. La dirección es comunicativa y precisa, el motor responde de forma casi instantánea y es realmente elástico.

Su sonido no es celestial, pero al perder aislamiento, está logrado y nos sumerge aun más en la experiencia de conducción.

El bóxer biturbo de tres litros no solo entrega potencia en todo el régimen de giro - cosas de tener turbos de geometría variable - si no que resulta relativamente eficiente. Es posible ver consumos inferiores a los 10 litros a los 100 km con facilidad, y una media de menos de 12 litros a los 100 km es posible, incluso añadiendo a la ecuación puertos de montaña y conducción en autopista a alta velocidad. Aunque es un coche duro y seco si hay baches de consideración, el 911 GTS sigue siendo un coche compatible con el día a día de cualquier propietario.

En cualquier caso, los límites del coche están lejísimos de cualquier conductor en carretera abierta. Es en un circuito donde sí se puede extraer mucho más del coche, con una seguridad muy superior. Qué casualidad, tenemos a nuestra disposición el nuevo circuito del Porsche Experience Center de Franciacorta, cerca de Verona. Y tenemos barra libre con el 911 GTS. En pista, nos damos cuenta de que las cualidades del coche están elevadas a la máxima potencia. Te das cuenta de lo alto que es el límite del coche y lo lejos que estás de alcanzarlo.

La estabilidad del coche parece irreal, y aunque en todo momento están ayudándonos, las ayudas electrónicas consiguen parecer muy poco intrusivas, prodigiosas incluso. Te hacen sentir mejor piloto. Incluso rodando a ritmos carcelarios, solo con el PSM en modo Sport el coche se insinúa, y entre las versiones de dos y cuatro ruedas motrices parece no existir diferencia en un trazado perfectamente seco. No obstante, desconectar todos los controles electrónicos no está a nuestro alcance y sería peligroso. Desconectar todo solo está al alcance de Lars Kern.

Los 200 km/h se alcanzaban en la recta de meta con una facilidad pasmosa.

Lars Kern es un piloto alemán que ha contribuido al desarrollo del Porsche 911 Carrera GTS. Es un experto en el Nordschleife y fue el artífice de los récords de vuelta de los Porsche 911 GT2 y GT3 RS, además de sus versiones preparadas por Manthey Racing. No es tan rápido como un GT3, pero con el Porsche 911 Carrera GTS firmó un tiempo de 7:25, solo tres segundos más lento que un Porsche 911 Turbo. Con Lars al volante, Diariomotor en el asiento del copiloto y todas las ayudas electrónicas desconectadas, el 911 GTS se pone a bailar entre las curvas como si trabajase en el ballet de Berlín.

A ritmos extremos, en circuito, Lars consigue llevar al límite al 911. Es entonces cuando comprobamos que es un coche noble y honesto... y comprobamos que nuestro ritmo en pista nada tiene que ver con el de un piloto profesional. Una experiencia fascinante, y también, un ejercicio de humildad.

Conclusiones: ¿cuál es el lugar del Porsche 911 Carrera GTS?

¿Qué es el Porsche 911 Carrera GTS? Tras haberlo probado, tenemos claro que no es un Porsche 911 GT3, es un Porsche 911 Carrera S con esteroides. Es el equilibrio casi perfecto, es un daily con un plus de deportividad, pero aun perfectamente útil para el día a día. Su motor es mucho más elástico de lo que parece, y para su nivel de potencia incluso es eficiente. En una conducción tranquila no resulta incómodo y retiene toda la practicidad de cualquier Porsche 911 "básico". Podríamos decir que es el GTI de los Porsche 911, como bien dice mi amigo Rafa.

Un Porsche 911 Carrera GTS es más exclusivo y menos visto que muchos otros 911.

Si hubiera que ponerle un problema, es que a igualdad de equipamiento, solo es 30.000 euros más barato que un Porsche 911 GT3 con Touring Pack. Aunque podrían existir dudas teóricas sobre cual de estos dos deportivos elegir, la realidad es que su público objetivo es muy diferente - al igual que el tacto de sus motores y su puesta a punto, por no hablar del esquema de suspensiones. Con respecto a un Porsche 911 Carrera S, la decisión puede ser más difícil: con un precio que arranca en 156.606 euros, es solo 20.000 euros más caro que el primero.

Vídeo destacado del Porsche 911