Porsche no está dispuesta a renunciar a uno de sus dogmas para lanzar sus primeros coches eléctricos

 |  @davidvillarreal  | 

Lutz Meschke concedía estos días una entrevista muy interesante a Automotive News hablando acerca de un tema importante para Porsche, el lanzamiento de sus primeros coches eléctricos que tendrá lugar en los próximos años. En 2019 llegará a los concesionarios el Porsche Mission E. Ese no será su nombre definitivo, pero sí podemos asumir que el coche eléctrico que veremos en los concesionarios, que será algo más pequeño que el Porsche Panamera, será muy fiel al prototipo que conocimos hace dos años, en lo estético, y al respecto de sus cifras de prestaciones, autonomía y tiempos de carga. ¿Pero cómo financiará Porsche su oleada de lanzamientos de coches eléctricos?

Meschke hablaba de uno de los grandes dogmas de Porsche, su objetivo de rentabilidad, de un margen operativo superior al 15%. Porsche asume que la tecnología que emplearán sus coches eléctricos será cara, ya no solo por su coste de producción, sino también por la inversión en desarrollo que implica. Y si Porsche quiere que sus coches eléctricos triunfen, ese coste no podrá repercutirlo en el cliente, especialmente si tenemos en cuenta que se trata de una tecnología que aún tiene que luchar para recibir la aceptación del cliente.

Pero Porsche no está dispuesta a reducir el beneficio obtenido por la venta de cada coche para compensar la inversión en sus coches eléctricos, que equiparán una tecnología que estiman tendrá un coste por cada vehículo en el entorno de los 8.000 y los 10.000 euros. La llegada de los coches eléctricos y el aumento de las versiones híbridas enchufables, que en los próximos años cubrirán toda su gama de productos, creará 1.200 puestos de trabajo en la factoría de Zuffenhausen.

Ni la importante inversión que exige el coche eléctrico comprometerá los elevados márgenes de beneficio que Porsche obtiene con la venta de sus productos

Porsche presume de obtener uno de los beneficios, por ventas, más altos de la industria, que actualmente se situaría alrededor del 17,6%. Para alcanzar esta cifra, que ya quisieran para sí muchos fabricantes, Porsche no solo ha establecido una política de precios que lo permita, sino que también ha conseguido involucrar a sus 29.284 empleados para alcanzarlo. Porsche gratifica a todos sus empleados con una bonificación de varios miles de euros procedente de los beneficios obtenidos cada año. De manera que todos sus empleados, desde un directivo, a un operario de línea, trabajan en pos de ese objetivo.

Este año, por ejemplo, Porsche gratificó a sus empleados con un bonus de 9.111 euros, que no solo se entregan en concepto de gratificación económica, sino también a modo de contribución al plan privado de pensiones que ofrece a sus trabajadores. El único escenario en el que Porsche se plantearía revisar, a la baja, su objetivo de rentabilidad, sería aquel en el que se encontrasen con una situación tan excepcional como una gran crisis económica, o un problema de aranceles, o tasas de cambio que perjudicasen sus intereses. Y recuerdan que, ni tan siquiera durante la crisis del 2009, sus márgenes de beneficio cayeron por debajo de los dos dígitos.

En esta entrevista, Lutz Meschke también nos deja otra información muy importante. Pese al crecimiento de su gama híbrida, la llegada de coches eléctricos y los problemas que han atravesado en los últimos años, Porsche no se plantea abandonar al diésel.

Más imágenes del Porsche Mission E:

Lee a continuación: Ya conocemos el nuevo Porsche Cayenne, ¿pero cuándo llegará a los concesionarios?

Ver todos los comentarios 0