CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Youtube Diariomotor

9 MIN

El chollo del año es el MG ZS, ¿pero es este SUV chino buena compra? ¡Lo probamos!

Sergio Álvarez | @sergioalvarez88 | 21 Oct 2022
Portada Mg Zs Prueba
Portada Mg Zs Prueba

Otro coche de 40.000 euros que no está al alcance del público medio. Este es el comentario mas habitual en nuestras redes estos últimos meses. Cuantos años llevamos sin ver un SUV compacto, bien equipado y con un buen maletero que a duras penas baje de los 30.000 euros? Hoy os presento el MG ZS, un coche que cumple esos requisitos, pero parte de solo 12.950 euros. Podríamos pensar que esto tiene algún tipo de trampa, pero es su precio final en oferta para la versión de acceso, 2.000 euros más barata que la versión que estamos probando hoy.

¿Cuál es el origen de la nueva MG?

¿De dónde sale MG? MG es el acrónimo de Morris Garages. Fue una histórica marca británica fundada en 1924, y que durante décadas estuvo en la órbita de British Leyland, para pasar posteriormente a ser controlada por Rover. Su historia fue convulsa, y aunque gozó de una buena popularidad a finales del siglo XX, quebró en 2005 junto a Rover, su matriz. En 2007 se refundó MG Motor con capital chino, concretamente del gigante SAIC Motor, un consorcio que actualmente tiene joint-ventures con fabricantes como Volkswagen o General Motors.

En Europa, MG retiene una presencia modesta: un centro de diseño y departamentos técnicos.

SAIC es el mayor fabricante de coches de China, y tras relanzar la marca en su mercado doméstico, quiere reconquistar Europa con una propuesta asequible y de gran relación calidad-precio. Todos los MG que se venden actualmente en Europa están desarrollados y producidos en China.

Un coche de diseño poco llamativo

El MG ZS mide 4,32 m, y aunque casi podrismos considerarlo un suv compacto, es, por filosofía, un coche del segmento B. Su diseño no es para tirar cohetes. Es un coche en donde la calandra es el mayor punto de personalidad estética, con un gran logotipo en posición central. Más allá de este detalle, nos encontramos un vehículo de aspecto amable, de líneas suaves y sin un diseño recargado. Nada destaca especialmente en su diseño y es casi como si MG hubiera querido no polarizar la opinión de sus potenciales clientes.

Por una parte, no va a conquistarnos el corazón y no va a ganar ningún premio de diseño, pero por otra parte, es complicado que su diseño disguste o no encaje. Y este es un coche que quiere llegar a un público lo más amplio posible. Por posicionamiento y dimensiones, el MG ZS es rival de coches como el Dacia Duster, Renault Captur o Peugeot 2008, quedándose lejos de coches del segmento C como el SEAT Ateca o el Hyundai Tucson.

Así es el interior del MG ZS

Al acceder al puesto de conducción del MG ZS encontramos un salpicadero de aspecto muy lógico, donde nada está fuera de lugar. Todo tiene una disposición lógica y de entrada, la calidad percibida es notable. No hay plásticos duros en zonas muy visibles y la parte superior tanto del salpicadero como las puertas está tapizada en un símil de piel bastante convincente. Incluso la consola central está forrada en polipiel. Los aireadores no crujen y todo se siente sólido. Esto es una muy buena noticia en un coche tan barato.

El empaque visual y la calidad percibida están por encima de cualquier coche de su precio.

Los asientos están tapizados en polipiel y son de ajuste eléctrico - en un coche de menos de 15.000 euros, sí - pero me han resultado pequeños, como si estuvieran pensados para alguien de estatura mas compacta. Les tengo que poner un pero: su tapizado da mucho calor, incluso con temperaturas exteriores muy normales, y el tapizado se siente algo "plasticoso" o barato, al igual que el recubrimiento del volante. El volante, por cierto, es regulable en altura y no en profundidad. En mi caso no me ha molestado, pero a alguien más bajo sí podría hacerlo.

La instrumentación es parcialmente digital en esta versión Luxury. Su pantalla a color no deja de ser un ordenador de a bordo con alguna función adicional: tiene pocas posibilidades de personalización y no nos permite mostrar información de navegación. La pantalla del sistema de infotainment tiene 10,1 pulgadas. Es compatible con Apple CarPlay y Android Auto, aunque no inalámbricos. Su menú principal está estructurado en widgets configurables y su funcionamiento es intuitivo. No tiene demasiadas funciones ni menús complejos.

La instrumentación es más sencilla en las versiones Comfort de acceso, pero el sistema de infotainment es idéntico.

La única pega que podemos ponerle es que su fluidez es modesta y la carga del navegador es muy lenta, revelando que su potencia de procesamiento no es puntera. Con todo, existiendo la integración con smartphone de serie, no debería preocuparnos lo más mínimo. Las plazas traseras me han sorprendido para bien. Aunque son solo aptas para dos adultos, no tienen reposabrazos y hay un túnel central marcado, las plazas laterales son sorprendentemente amplias en todas sus cotas. Casi parece que estuviéramos montados en un coche de un segmento superior.

Un punto a favor de MG: la calidad de las puertas traseras es idéntica a la de las delanteras. En cuanto al maletero, el MG ZS tiene un maletero de 448 litros. Es un maletero en la media del segmento en volumen y de formas regulares, pero condicionado por una boca de carga relativamente alta y no completamente forrada en plástico. El piso de carga tiene un doble fondo, bajo el que se esconde un espacio adicional y el kit antipinchazos. Por establecer una comparativa, el Peugeot 2008 tiene 435 litros de maletero y el Dacia Duster, 475 litros.

Al volante del MG ZS 1.5 VTI

La versión del MG ZS que estamos probando monta un motor 1.5 atmosférico. Un cuatro cilindros de 106 CV de potencia, asociado a un cambio manual de cinco relaciones. Lo primero que tengo que deciros es que esperaba un motor poco refinado, tosco y ruidoso. Pero en verdad, es un motor sin vibraciones, suave y sedoso. Eso sí, sus prestaciones son escasas: si queremos que haya una respuesta notable, tendremos que llevarlo por encima de las 4.000 rpm. O quizá optar por el 1.0 turbo de 111 CV, de prestaciones similares pero mayor empuje a bajo régimen.

El motor 1.5 VTI es de origen SAIC. No es un propulsor desarrollado por otro fabricante.

A priori este motor debería ser fiable y sólido, aunque no sea demasiado emocionante. Eso sí, al carecer de hibridación o electrificación, lógicamente tendremos que conformarnos con una etiqueta C de la DGT. El comportamiento del coche no es para tirar cohetes, pero nadie pretende que lo sea: la dirección no nos dice absolutamente nada pero es muy cómoda, el tacto del cambio es preciso y suave pero muy artificial, y la suspensión tiene un tarado abiertamente cómodo - solo se volverá seca cuando el asfalto esté realmente muy roto o bacheado.

El aislamiento del coche es más que satisfactorio y además, sus consumos pueden ser contenidos si somos cuidadosos con el acelerador: en esta prueba hemos logrado un consumo de unos 6,5 l/100 km en una utilización mixta. No es un coche cuya dinámica nos vaya a apasionar, pero es cómodo, permite viajes largos sin problema alguno - siempre que no pretendamos adelantar con premura en secundarias - y nos va a llevar y traer del trabajo. Hay mejores alternativas si valoramos el dinamismo de un coche, pero para ir de A a B, este MG ZS cumple sobradamente.

¿Es buena idea comprar un coche chino?

Es una duda que muchas potenciales clientes pueden tener. En cuanto a fiabilidad, en Diariomotor probamos coches nuevos, y por tanto, no podemos emitir un juicio al respecto. Eso sí, su motor es un gasolina atmosférico y su cambio es manual, por tanto, hablamos de un coche sencillo y de mantenimiento poco problemático. Todo coche que se venda en Europa debe superar la homologación europea de tipo, y ofrecer un mínimo de garantía de tres años. MG ofrece siete años de garantía para su ZS o 150.000 km (lo que llegue antes).

Además, toda marca está obligada a garantizar durante 10 años un suministro de piezas de repuesto y recambios. La red comercial de MG abarca actualmente en torno a 30 concesionarios en España, y pronto se expandirá a zonas donde tiene menos cobertura, como el noroeste de la península. Para el año que viene, quieren llegar a 100 puntos de venta en España. Las revisiones periódicas y el mantenimiento, por tanto, no deberían suponer un problema.

Conclusiones

MG se postula como una de las marcas con mayor potencial de crecimiento futuro. En un escenario de alza de precios generalizada, las marcas chinas se posicionan ya no solo como alternativa a marcas tradicionales, si no también como alternativa a low-cost como Dacia. El MG ZS arranca en 12.950 euros en su versión de acceso, con un equipamiento casi tan completo como el que habéis visto, en el que solo faltan elementos prescindibles como los asientos eléctricos de polipiel o la cámara de marcha atrás en 360 grados, además de la navegación GPS o el sensor de lluvia.

En precio del ZS es comparable o inferior al de un Dacia Sandero o un Kia Picanto de acceso, coches mucho mas pequeños y en los que aun tendríamos que equipar extras como sistemas de infotainment táciles o aire acondicionado, de serie en el MG ZS. El MG ZS nos ha demostrado que es un coche correcto. Sin grandes pretensiones, de prestaciones justas y acabados modestos, pero amplio, cómodo y con el equipamiento necesario para el día a día. Para quien quiera comprarse un coche para ir de A a B, es un coche que cumple.

Pero su clave, sin duda, es que absolutamente nadie ofrece más por menos. Nos guste o no, MG está en el lugar y el momento adecuados para abrirse paso en el mercado europeo, ofreciendo un producto que otras marcas no pueden, o quizá, no les interesa ofrecer.

6
FOTOS