Prueba del MINI John Cooper Works Countryman, prestaciones para el segmento de moda

 |  @ClaveroD  | 

MINI no ha querido dejar escapar la oportunidad de poner su sello más deportivo en el MINI Countryman pese a su sustancial aumento de tamaño, espacio y calidad. Bajo el sello John Cooper Works el MINI Countryman se convierte en la opción más deportiva de su gama, aspirando a ofrecer una visión diferente del mercado de SUV premium donde reinan el Mercedes GLA, el BMW X1 o el Audi Q3. Hoy ponemos a prueba el MINI John Cooper Works Countryman, que con sus 231 CV promete ser el SUV más divertido de la ciudad.

MINI apuesta por la diversión en su carrocería más polivalente, y parece que lo ha conseguido

La llegada del sello John Cooper Works a la gama Countryman se realiza manteniendo el ADN de esta especificación. Esto supone que el MINI Countryman ha sido revisado en todo su conjunto para adoptar cambios en materia de suspensiones, frenos y grupo motopropulsor. Hablamos de una carrocería – SUV – que a priori no es la más idónea para hablar de coches de carácter deportivo, pero MINI ha querido ofrecer una fórmula que se distancie de sus rivales firmados por AMG y Audi Sport donde por potencia y precios nos iríamos a cifras muy por encima de lo común en el segmento.

De este modo el MINI John Cooper Works se coloca con sus 231 CV y su precio de partida de 38.700 euros como la opción más equilibrada para los que buscan prestaciones sin renunciar a las bondades de un SUV, pero sobre todo sin caer en los excesos anteriormente citados. Hablamos claramente de un producto de nicho, algo obvio, por lo que ante todo tratamos de un modelo destinado a un perfil de cliente que busca espacio, diseño, prestaciones y personalización a partes iguales.

La filosofía de este Countryman deportivo es transmitida desde el primer segundo que lo contemplas, descubriendo una estética racing con paragolpes específicos, una atmósfera interior también muy deportiva y sobre todo una sonoridad que da buena cuenta de que este Countryman no es un SUV más. Salvando el aumento de tamaño y peso, el objetivo de los ingenieros de MINI ha sido plasmar en esta carrocerías las mismas sensaciones que el conductor puede disfrutar en el MINI 3 puertas, algo nada sencillo, pero que se ha trabajado a conciencia.

Hablamos de 300 kilogramos más de peso con respecto al MINI John Cooper Works, además de mayor altura y mayor longitud, pero también tenemos un espacio de carga en el maletero que se va hasta los 450 litros y unas plazas traseras capaces de cobijar sin problemas estaturas y envergaduras de todo tipo, añadiendo una notable mayor facilidad en el acceso tanto a las plazas posteriores como al maletero. Queda claro entonces que el Countryman se mueve entre dos mares para ofrecer lo mejor de esos dos mundos.

Al abrir la puerta del conductor la primera sensación es la de estar ante un MINI, tanto en calidad como diseño, encontrando asientos deportivos y la peculiar disposición de mandos en la consola central. Los asientos de esta unidad son de corte deportivo, ofreciendo múltiples reglajes manuales y calefacción. El diseño de los asientos ofrece un aspecto deportivo, pero son cómodos en todo momento, añadiendo un plus de agarre y estando confeccionados en piel y alcántara tanto para las plazas delanteras como las traseras.

Salvo para espíritus muy petrolhead, el cambio automático es la mejor opción por rendimiento, confort y eficiencia

En materia de equipamiento el Countryman más deportivo no defrauda y ofrece todo cuánto ha introducido BMW en esta nueva generación de la gama MINI. De este modo destacan los nuevos faros LED, el sistema de infoentretenimiento MINI Connected, el control de crucero activo con alerta de colisión y reconocimiento de peatones, el sistema de iluminación ambiental con personalización del color, la función de reconocimiento de señales o el Head-Up Display. Sólo en este último sistema he visto un punto a mejorar, y es que dada su instalación empleando una lámina translúcida sobre el salpicadero y la mayor altura de la banqueta del conductor, la visualización del HUD no se realiza sobre la carretera como sí sucede en el resto de la gama MINI.

¿Pero es este MINI Countryman digno de llevar el sello Countryman? Siendo muy puristas, ni el actual MINI 3 puertas podría llevar el sello JCW si lo comparamos con el MINI original, pero el concepto de automóvil ha cambiado mucho y precisamente el John Cooper Works Countryman es el escaparate perfecto para entenderlo. El mercado demanda carrocerías SUV, todocamino o crossover, por lo que todos los fabricantes se han puesto manos a la obra para convertir este tipo de coches en sus nuevos referentes. La apuesta de MINI en este sentido no es diferente, habiendo dado un salto de envergadura en todos los aspectos para esta nueva generación del Countryman.

El MINI John Cooper Works Countryman cumple con esa idea de coche apto para todo, sea irse de tramos, llevar a la familia o cargar bultos

A nivel de comportamiento el MINI John Cooper Works Countryman se descubre como un vehículo ágil, rápido y divertido. Ofrece una dinámica muy similar a la de sus hermanos con los que comparte el motor 2.0 TwinPower Turbo de 231 CV, estando disponible tanto en versión manual de 6 relaciones como automáticas de 8 relaciones y siempre asociado a un sistema de tracción total ALL4. MINI ha revisado a conciencia suspensiones, equipo de frenos y estabilizadoras para que este Countryman no sólo piense en el confort, sino para que encuentre un punto de equilibrio entre ir de escapada con toda la familia y marcarse una ruta de curvas reviradas con verdaderas aptitudes. Pese al aumento de peso y cotas, el trabajo de puesta a punto de MINI es de alabar, haciendo que las diferencias de comportamiento con respecto al MINI 3 puertas, que existen, sean mínimas. Si tenemos en cuenta las ganancias en espacio de carga y habitabilidad, la merma en rendimiento es prácticamente despreciable y convierten al MINI John Cooper Works Countryman en una buena opción para hacerse con un coche verdaderamente polivalente, tanto… como para irse de crono de camino al supermercado.

Lee a continuación: Ahora puedes llevarte la cama de aventura con este nuevo extra del MINI Countryman

Solicita tu oferta desde 25.800 €