Probamos el nuevo Mazda CX-3 2018 en vídeo: ¿en qué cambia el crossover de Mazda?

 |  @ClaveroD  | 

Mazda acaba de renovar el Mazda CX-3 presentando en Málaga para toda Europa el nuevo Mazda CX-3 2018. Con un mercado tan competido como el de los crossover urbanos el Mazda CX-3 se pone al día para frenar el éxito de coches como el Hyundai Kona, el Citroën C3 Aircross o el SEAT Arona. Una renovación comedida en diseño pero interesante en equipamiento y motorizaciones, por lo que qué tal si nos acompañas en nuestra prueba en vídeo del Mazda CX-3 2018 para descubrir de primera mano en qué ha cambiado.

Una renovación muy sutil en diseño, pero importante en motores y equipamiento

Diseño exterior e interior: cambios mínimos

Podemos resumir los cambios estéticos del Mazda CX-3 como difícilmente reconocibles, aunque ello no implica que sea algo malo. El CX-3 goza de uno de los diseños más atractivos de su categoría, hecho respaldado por el continuo crecimiento del modelo en ventas, por lo que Mazda ha preferido mostrarse conservadora y solo introducir sutiles cambios en exterior e interior. En su carrocería los cambios los encontramos en la nueva parrilla frontal con un diseño de doble lama, la posibilidad de instalar llantas de hasta 18”, introducción del color Soul Red Crystal y posibilidad de equipar según acabado faros LED adaptativos delante y pilotos LED en la zaga.

En el interior los cambios se concentran en el rediseño de la consola central inferior, eliminando para ello el freno de mano tradicional para así integrar un reposabrazos fijo y un freno de mano eléctrico. Se modifican ligeramente las tonalidades interiores con nuevos aireadores en color rojo, apliques en símil de aluminio o carbono, tapizado en ante para el salpicadero y asientos disponibles en piel de color blanco o negro.

Motores del Mazda CX-3

Con la llegada del ciclo WLTP y la nueva normativa Euro 6d TEMP Mazda actualiza los motores disponibles en el CX-3. En el apartado gasolina nos encontramos un motor de 2 litros y aspiración atmosférica disponible en versión de 120 o 150 CV que gracias a la optimización de su combustión cumplen las nuevas regulaciones anticontaminación sin necesidad de filtro antipartículas. En el apartado diésel nos encontramos la gran novedad con un nuevo propulsor diésel de 1,8 litros y 116 CV. Este motor sustituye al anterior 1.6 de 105 CV y consigue prescindir del tan de moda sistema SCR, por lo que no será necesario repostar AdBlue.

Todos los motores están disponibles tanto en versión de cambio manual como cambio automáticos, ambos de 6 relaciones. Del mismo modo también pueden combinarse con la tracción 4×2 o 4×4.

Según ha señalado la propia Mazda durante la presentación del modelo se estima que el 90% de las ventas del CX-3 2018 vayan a parar al motor 2.0 de 121 CV en configuración de cambio manual y tracción 4×2. Tras probar todas las motorizaciones no puedo sino aplaudir el excelente trabajo en todos los propulsores, encontrando mecánicas suaves, muy progresivas y de prestaciones más que suficientes para mover con soltura al CX-3. Aún así, y a pesar de la que está cayendo con relación al diésel, he de recomendar este motor por encima de sus alternativas gasolina gracias a un consumo sensiblemente inferior, un tacto de conducción casi tan bueno como el de los gasolina y un precio levemente superior a los motores gasolina.

Más y mejor equipamiento

Tal y como ya comentábamos los cambios en materia de diseño interior son comedidos, aún así sí que nos encontramos novedades importantes en el equipamiento como una frenada autónoma de emergencia más capaz con detección de peatones y capacidad para funcionar de noche, el freno de mano eléctrico con función autohold de serie en todos los acabados, un control de crucero adaptativo con función Stop & Go, iluminación LED para ópticas delanteras y traseras y el nuevo sistema multimedia compatible con Apple Car Play y Android Auto. Los clientes del anterior CX-3 que estén interesados en la nueva compatibilidad multimedia podrán actualizar sus interfaces en concesionario oficial.

Precios del Mazda CX-3 2018

El nuevo Mazda CX-3 ya está a la venta desde 18.645 euros. Este precio está sujeto a una campaña de promoción especial por lanzamiento de 2.000 euros que se aplica a todas las versiones. Este precio corresponde al motor 2.0 gasolina de 121 CV con cambio manual, tracción delantera y acabado de acceso Origin. La versión más potente de este motor, 150 CV, sólo está disponible en el acabado más alto (Zenith) desde 25.750 euros.

Aunque las previsiones de la marca hablan de una baja repercusión del motor diésel en las ventas del CX-3, es justo señalar que el propulsor diésel sigue siendo uno de los motores más interesantes por su reducido consumo y por sus prestaciones muy similares al motor gasolina de 121 CV. A ello se añade una diferencia de precio ajustada que conlleva el salto a un nivel superior de equipamiento. De este modo el Mazda CX-3 con motor 1.8 diésel de 116 CV está disponibles desde 19.845 euros con cambio manual, tracción delantera y acabado Evolution.

Vídeo destacado del Mazda CX-3

Lee a continuación: El Mazda CX-3 está ahora disponible con un nuevo motor diésel

Diseño dinámico y unas posibilidades de equipamiento muy amplias definen al nuevo Mazda CX-3. Puede equipar tracción total, algo que no suelen ofrecer todos los rivales

Ver todos los comentarios 0

Diseño dinámico y unas posibilidades de equipamiento muy amplias definen al nuevo Mazda CX-3. Puede equipar tracción total, algo que no suelen ofrecer todos los rivales