Skoda Kodiaq RS, a prueba: ¿puede ser deportivo un SUV diésel de siete plazas?

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 
Skoda Kodiaq Rs Prueba P

Acabamos de volver de Jerez de la Frontera, donde hemos viajado para acudir a la presentación internacional del nuevo Skoda Kodiaq RS. Es la primera vez que las siglas RS acompañan a un SUV, y no estamos precisamente hablando de un todocamino compacto. El Skoda Kodiaq RS es el coche diésel más potente de la historia de la marca checa - su motor 2.0 TDI de doble turbo desarrolla nada menos que 240 CV de potencia - y es el primer RS con siete plazas. ¿Funcionará la fórmula Skoda RS en un envase de grandes dimensiones? Y sobretodo, ¿es un coche como el Skoda Kodiaq capaz de ofrecernos unas buenas prestaciones y sensaciones deportivas a su volante? Es hora de auparnos a su puesto de conducción y averiguarlo.

¿Cómo se transforma el Skoda Kodiaq en un coche de altas prestaciones? ¿Cómo ha cambiado?

Estéticamente, es el Skoda Kodiaq más agresivo de toda la gama, con mucha diferencia. Los Skoda con apellido RS siempre se han caracterizado por tener un diseño marcado, reteniendo toda su practicidad y regándola con una dosis extra de potencia. El Skoda Kodiaq RS no es una excepción en este aspecto. Su kit de carrocería está basado en las versiones Sportline, a las que añade en su frontal una calandra de láminas más marcada, así como labios aerodinámicos y molduras en plástico satinado en la parte inferior del paragolpes. Sus llantas de 20 pulgadas y modelo Extreme son de serie, y son exclusivas de esta versión RS. En la zaga encontramos el clásico catadióptrico inferior de los RS - que encontramos también en los Skoda Octavia RS.

Skoda Kodiaq Rs Prueba 14

En estos momentos solo los Skoda Octavia y los Skoda Kodiaq cuentan con versiones RS.

En el marco de la ventanilla trasera hay dos molduras en plástico satinado, y como punto clave de diferenciación podemos disfrutar de dos enormes colas de escape. La derecha está ocluida, pero la izquierda es muy real, y en su interior encontramos un tubo de escape de dimensiones generosas. Por supuesto, disfruta de los mismos tonos de carrocería de los Skoda Octavia RS, con el rabioso “Dusk Blue” como nuestro color favorito. Y sí, también puede encargarse en el maravilloso “Acid Green” de los Octavia RS. Pasamos dentro del coche y nos sentamos en sus espectaculares asientos, unos semibaquets forrados en Alcantara y cuero “efecto carbono”. Su ribeteado es de color rojo, con formas diamantadas y el logotipo de la versión RS en su respaldo.

Otra diferencia estriba en las molduras de plástico con aspecto de fibra de carbono, situadas en el salpicadero y en las puertas. El fuelle de la palanca de cambios está ribeteado en color rojo, al igual que el volante deportivo, con cuero perforado y el logotipo “RS”. Todos los Skoda Kodiaq RS cuentan con instrumentación digital de serie, un panel TFT de 10,25” con una capa - o una “skin”, si os va el lenguaje tecnológico - específica para los Kodiaq RS. Entre otras cosas, cuenta con grafías específicas y un modo deportivo en el que el cuentavueltas ocupa la posición central. Es completamente configurable, como es lo habitual en todos los Virtual Cockpit. A ella se unen sistemas de infotainment de última hornada, con pantallas de hasta 9,2 pulgadas.

Skoda Kodiaq Rs Prueba 29

Skoda Kodiaq Rs Prueba 28

Los Skoda Kodiaq RS están disponibles tanto en versiones de cinco como de siete plazas.

Sólo diésel, sólo tracción total y sólo automático

El Skoda Kodiaq RS sólo se va a vender con un motor diésel. Se trata de un 2.0 TDI sobrealimentado por dos turbos en serie. Es el mismo motor que ya hemos probado en un Volkswagen Passat, y que también encontramos en los Volkswagen Tiguan Allspace. Este propulsor desarrolla 240 CV y un par motor de 500 Nm, constante entre las 1.750 rpm y las 2.500 rpm. En el Skoda Kodiaq RS - y en el resto de coches que lo montan, en verdad - este motor va necesariamente asociado a una caja de cambios DSG de doble embrague y siete relaciones. Esta DSG de última generación tiene sus embragues bañados en aceite y está preparada para soportar un elevado par motor. El Skoda Kodiaq RS sólo se va a vender en versión 4x4.

Su sistema de tracción total es un Haldex de quinta generación. Es capaz de funcionar como un coche de tracción delantera en situaciones de baja carga y buena adherencia, pero si detecta pérdidas de adherencia, es capaz de enviar hasta el 85% del par motor a una de las cuatro ruedas del coche. Lo mismo ocurre si la centralita decide que es lo óptimo para nuestro estilo de conducción - por ejemplo, si estamos afrontando un tramo revirado a buen ritmo. Sobre el papel, es capaz de acelerar hasta los 100 km/h en 6,9 segundos (7,0 segundos en los siete plazas) y homologa un consumo medio de 6,4 l/100 km - cifras NEDC correlacionadas a partir de su homologación WLTP. Su velocidad máxima es de 221 km/h (219 km/h en los siete plazas).

Skoda Kodiaq Rs Prueba 27

No habrá versiones de gasolina del Skoda Kodiaq RS por el momento. Con el motor 2.0 TSI de 280 CV tendría un apetito voraz de combustible.

Al volante del Skoda Kodiaq RS: ¿es de verdad deportivo?

Me pongo al volante del Skoda Kodiaq RS y comienzo a rodar a ritmo tranquilo por una zona urbana. Con el modo Eco activado el coche responde de forma suave, incluso tímida. La caja de cambios desengrana la marcha en deceleraciones, ahorrando combustible gracias a esta “navegación a vela”. Este modo de conducción, al igual que el modo Confort - cumplen a la perfección en el día a día, pero quiero que este Kodiaq RS me demuestre de lo que es verdaderamente capaz. Así que activo el modo Sport. Es entonces cuando asisto a una importante transformación. En primer lugar, cambia el tono del escape. En vez de sonar “a diésel”, pasa a sonar bronco. No solo es sonido transmitido por los altavoces, el propio escape tiene un resonador físico.

El sistema DCC de chasis adaptativo endurece los amortiguadores del coche, mientras que su dirección asistida de desmultiplicación variable se endurece, además de hacerse algo más directa. Los controles responden de forma instantánea, y la caja de cambios reduce una o dos marchas de forma preventiva. En línea recta el motor 2.0 TDI dota al Kodiaq RS de una contundencia que no esperaba. Gana velocidad con fuerza y un rugido más que agradable, pero sólo resulta explosivo en marchas cortas. Nunca debemos olvidar que el coche mide 4,69 metros de longitud y pesa la friolera 1.880 kilos en orden de marcha en su versión más ligera - a causa de un propulsor pesado, un cambio automático y el sistema de tracción integral.

Skoda Kodiaq Rs Prueba 11

Su potencia es más que suficiente en cualquier situación. En autopista y vías rápidas es sencillo que el coche se nos “lance”.

Y con todo, el Skoda Kodiaq RS dobla a las leyes de la física con un formidable paso por curva. Los balanceos de la carrocería son muy contenidos y el coche traiciona con garra, pese a que sus neumáticos Continental SportContact no son mis neumáticos deportivos favoritos - no me “hablan” como debieran. La dirección es pesada y tiene una retroalimentación correcta, alejándose de las direcciones filtradas y ligeras tan habituales en el segmento D-SUV. En carreteras muy reviradas y estrechas sus dimensiones y su peso le pasarán factura, pero esta conjetura la tendremos que confirmar - o desmentir - en una prueba a fondo. Por el momento, esta toma de contacto nos ha dejado más que satisfechos. Yo diría que incluso sorprendidos.

No soy un fanático de los SUV, ni mucho menos, pero puedo aseguraros que en su segmento y nivel de potencia no hay alternativa más dinámica. Su aplomo y sus sensaciones en curva le hacen un digno merecedor de las siglas RS. Es más, con un motor de gasolina echaríamos de menos el par y la facilidad con la que el Skoda Kodiaq RS recupera y gana velocidad. El comportamiento de su caja de cambios DSG es también intachable. En esta toma de contacto no hemos podido poner a prueba su sistema de tracción integral no permanente. Lo mismo ocurre con sus consumos en condiciones reales de circulación. Eso nos lo reservaremos para una prueba a fondo, que llevaremos a cabo lo antes posible.

Skoda Kodiaq Rs Prueba 23

Su suspensión es verdaderamente firme en el modo Sport.

¿Cuánto cuesta el Skoda Kodiaq RS? ¿Quiénes son sus rivales?

El Skoda Kodiaq RS ya está a la venta. Su precio de tarifa es de 50.750 euros, un precio que se queda en 43.500 euros si tenemos en cuenta los descuentos comerciales y por financiación - de los que no tenemos aún detalles. Es algo más de 5.000 euros más caro que un Skoda Kodiaq Laurin & Klement con motor 2.0 TDI de 190 CV y tracción 4x4. Es unos 9.000 euros más caro que la versión Sportline con el motor diésel más potente, versión con la que guarda más paralelismos. Aunque un precio de tarifa superior a los 50.000 euros sea elevado, tened en cuenta que su equipamiento es muy amplio. Sus llantas, asientos deportivos o instrumentación digital son de serie, así como el portón de apertura eléctrica o compatibilidad Apple CarPlay/Android Auto.

Uno de los principales alicientes del Skoda Kodiaq RS, es que además del comportamiento más deportivo del segmento, es un coche sin rivales - el Kodiaq RS está solo en su nicho de mercado. El (SEAT) Cupra Ateca es otro SUV generalista con aspiraciones deportivas, pero rivaliza con la inexistente versión RS del Skoda Karoq. Aunque los Hyundai Santa Fe, el Volkswagen Tiguan Allspace o incluso el Ford Edge sean posibles alternativas al Skoda Kodiaq RS en sus versiones tope de gama… ninguno de ellos tiene un comportamiento tan dinámico. Diría que sólo el Ford Edge ST Line se le acerca en agresividad visual. Aunque el Skoda Kodiaq RS no sea un deportivo de pura cepa, sí merece llevar los emblemas RS sobre su carrocería.

Skoda Kodiaq Rs Prueba 34

Sin descuentos por financiación su precio es de 47.100 euros - solo incluyendo descuentos comerciales.

El sistema de infotainment Columbus - con pantalla de 9,2 pulgadas, el que llevaba la unidad fotografiada en esta prueba - o el techo panorámico son elementos opcionales.

Vídeo destacado del Skoda Kodiaq

Lee a continuación: Skoda Kodiaq Laurin & Klement: un toque premium para el SUV de 7 plazas

El Kodiaq es una interesante propuesta que destaca por sus siete plazas y un maletero muy grande. La oferta de motores es completa, con potencias que oscilan entre los 115 y 190 CV. La tracción total está disponible según motorizaciones.

Ver todos los comentarios 1
  • gran tonito

    El arteon tmb lleva ese motor (lo tengo), lo que no sé es si cambia el sonido de fuera con el modo sport, creo que no

El Kodiaq es una interesante propuesta que destaca por sus siete plazas y un maletero muy grande. La oferta de motores es completa, con potencias que oscilan entre los 115 y 190 CV. La tracción total está disponible según motorizaciones.