Cruzando España por caminos: así fue mi experiencia en el Spain Classic Raid, una gran aventura con un Fiat Panda 4X4

 |  @HerraizM  | 

Son las 07:30 de la mañana y leo, leo la entrevista a una modelo, una entrevista a un empresario perfumero sobre las idas y venidas de su empresa, leo, ya se imaginan, una revista de estilo de vida. Y la banda sonora la pone una selección exquisita de ópera que Renfe ha puesto a mi disposición en unos cascos baratos de color grisáceo. Llevo un par de horas en pie, estoy sentado en la butaca 4c del quinto coche de un AVE que va con dirección a Barcelona, aunque yo hoy, que me perdone la ciudad condal, me apeo en Zaragoza. ¿Para qué? Voy a participar en una etapa de un rally, un Spain Classic Raid dispuesto a recorrer la vastedad de nuestra España por caminos de tierra. Reposo la revista durante unos segundos sobre la bandeja de mi asiento, curioseo las fotos del Fiat Panda que Coque, mi compañero, me ha pasado horas antes y enfilo estas líneas desde el móvil, con un mail a mi propio correo. Pinta realmente bien el azulado Fiat Panda que me espera en Zaragoza…

Nuestro compañero para el Spain Classic Raid es un Fiat Panda sisley, un ligero utilitario con tracción total:

5 minutos antes de empezar a empacar todos los enseres para bajar del tren recibo una llamada. Es Ivan Solera, al que conoceréis por, entre otros proyectos, haber leído en Mascoche.net y Motorpasion y la llamada viene de la mano de una complicación que empieza a envolver de un aura de aventura la experiencia. El cable del acelerador del Fiat Panda está roto y para rematar la llamada me dice que nos vamos a hartar de barro y que posiblemente encontremos nieve en el camino. Miro a mis impolutas zapatillas, a mis vaqueros de pitillo, a mi larga chaqueta… ¿Por qué demonios pensé a las 05:30 de la mañana que iba de paseo y no a un rally?

Solitaria la estación, con el único ruido de los avisos por megafonía y la tenue conversación de un nutrido grupo de oficiales del ejército de tierra, Zaragoza me recibe con un intenso aguacero. Coque, Jorge Arenas (le habréis leído en la sección de motor de El Economista), me llama, me da la localización del Fiat Panda, donde se encuentra y agita en la lejanía los brazos. Un abrazo y se descojona, “vengo levantando el acelerador con el pie, cógelo ya y vas haciéndote a él”… Empieza la aventura y aún no hemos tomado la salida.

Pero… ¿qué es el Spain Classic Raid?

10 claves para conocer todo sobre el Spain Classic Raid

– El Spain Classic Raid es, como su nombre bien indica, un raid que recorre España, yendo desde Barcelona hasta Sevilla por caminos (¡y vaya caminos!).

– No falta el desierto de Monegros, caminos entre espectaculares valles cruzando de Zaragoza a Guadalajara, el desierto de Tabernas, Sierra Nevada…

– En total el recorrido abarca una distancia de 2.100 km y la media de velocidad es de menos de 50 km/h.

– El Spain Classic Raid apuesta por una visión de bajo coste de este tipo de aventuras pero claro, en tus manos está el acudir con un Porsche 911 Safari en lugar de con un Fiat Panda.

– Esta es la tercera edición que se ha celebrado del Spain Classic Raid y ha transcurrido del 25 de marzo al 1 de abril.

– Los vehículos admitidos pueden ser de tracción delantera, de propulsión o 4X4 pero tienen que tener más de 25 años (desde su fecha de fabricación). Por supuesto deben cumplir con las regulaciones “normales” de circulación, tener seguro, permiso de circulación…

– La preparación del coche para su uso en el raid ya queda al gusto del participante, siempre y cuando se cumplan, como mencionábamos antes, la regulación habitual. No te olvides de ruedas de repuesto (en mi caso tarde poco más de 5 minutos en tener que cambiar una rueda), tampoco de un cubrecarter y cinchas para ser remolcado (o echar una mano a algún participante). Además se recomienda cargar con herramientas básicas y con combustible extra y ya si te animas y montas una jaula antivuelco con sus correspondientes arneses mejor.

– Además la organización puede alquilarte un coche para correr.

¿Cuánto cuesta? El precio del raid, coche al margen, pasa por un desembolso de 1.100 euros en el que se incluye una noche de hotel, quedando el resto de noches al cargo del participante. Otra opción es desembolsar 2.100 euros y asegurarse el alojamiento por parte de la organizacióne n todas las etapas.

¿Tengo que correr el raid completo o puedo hacer alguna etapa “suelta”? Puedes hacer etapas sueltas sí, en tal caso el desembolso por etapa es de 170 euros. Además puedes correr medio raid (de Barcelona a Madrid o de Madrid a Sevilla) por 650 euros, con una noche de hotel o por 1.250 euros con hotel en todas las etapas.

De Zaragoza a Soria por caminos, cruzando paisajes espectaculares…

Esta aventura se postula como una genial forma de conocer, en coche, las entrañas de nuestro país, con paisajes espectaculares de difícil acceso.

Hechas las presentaciones es la hora de afrontar la salida desde una gasolinera que está a poco más de 5 minutos de la estación de AVE de Zaragoza, 5 minutos en los que me peleo con un acelerador que hay que subir con la punta del pie en cada cambio de marcha, cada vez que queremos frenar… Obviamente tomar la salida en estas condiciones es una auténtica locura y con un “pulpo” (ya sabéis, una cuerda elástica con ganchos) conseguimos una ruda solución que nos terminará dejando con un buen dolor de pierna al final de la jornada.

Llueve con decisión, la Guardia Civil nos saluda en la gasolinera y mientras vemos como salen los participantes recibimos nuestro roadbook y las indicaciones de rigor. Coque y yo no vamos a hacer la parte de regularidad, no vamos a tener que hacer medias de velocidad en los tramos cronometrados, sino que vamos a disfrutar de la experiencia, de la navegación, de este Panda 4X4, de los espectaculares paisajes que nos esperan…

Nuestro Panda está preparado con una configuración biplaza, con una jaula antivuelco ocupando las plazas posteriores. De ella penden los arneses que ya nos hemos calzado, acomodados en unos azules bucket, con un volante muy “racing” al frente y esa sencilla instrumentación en la que destaca el esquema de nuestro coche, con el indicador de rigor de la tracción total. Todo está dispuesto para salir a embarrarnos y vaya si nos embarramos…

Tras unos pocos minutos con dos zonas ya de barro abundante donde hemos visto como se quedaban unos cuantos participantes con coches de tracción delantera una generosa rodera y una mala piedra escondida en el barro acaban con la llanta delantera derecha de nuestro azulado compañero. Gato, rueda fuera, que si una foto para el artículo, que si la Guardia Civil cachondeándose de lo poco que han durado los periodistas… y la fortuna de que el coche de asistencia de la organización pasa a los pocos minutos y nos ayuda con el cambio.

Con zapatos nuevos y concienciados ya de que esto no era el paseo que nos imaginábamos afrontamos de nuevo el embarrado camino entre vaivenes de la dirección, crujidos constantes de la escueta carrocería del Panda y la seca respuesta de la suspensión, que nos hace estremecernos con cada bache que no logramos esquivar. En más de una ocasión tenemos la sensación de que el coche se va a desmontar, que se va a separar en dos partes… pero el Panda parece dispuesto a enfrentarse a todo.

La pelea con el camino es constante y al control de los kilómetros recorridos (que vamos midiendo con una precisa aplicación del iPhone) y las indicaciones del roadbook se le suman zonas de barro profundo, piedras, estrechas vías… y paisajes espectaculares con una climatología que cambia valle a valle.

No te enfrentarás a trialeras, pero la dureza del camino sí invita a elegir muy bien a tu acompañante de cuatro ruedas y a invertir en unos neumáticos mixtos, suspensiones, protecciones…

Tan pronto estamos corriendo bajo un intenso aguacero como nos topamos con una soleada estampa donde el verdor de la primavera se abre paso, sin perder de vista la nieve y zonas donde la temperatura baja notablemente y la lluvia deja paso al aguanieve.

En las zonas más complejas es fácil toparte con otros participantes, de hecho en una zona muy embarrada tuvimos que echar una mano a dos participantes que se habían quedado atrancados con un Talbot. La tracción total de nuestro Panda es una gran ventaja y en tres o cuatro ocasiones tenemos que dar buena cuenta de ese par de ruedas motrices adicionales accionadas tras bajar una palanca situada entre los dos asientos.

Que si un Ford Sierra, que si un Land Rover, que si un Golf, que si un 4L, varios Panda… nos acompañan incluso unos holandeses con un Ford Fiesta. El elenco de participantes es realmente variado y nosotros, ejerciendo de observadores, no dudamos en facilitar su paso cada vez que aparece uno de ellos en el retrovisor. Nosotros no tenemos que mantener medias, no formamos parte de la clasificación.

Tabuenca, Rueda de Jalón, Talamantes, Muro, Matalebreras, Trévago… son algunos de los nombres que aparecen en los alrededores de nuestro camino pero el paso por poblaciones es de lo más anecdótico. Llenamos el depósito de gasolina (la aguja del panda nos advierte de que nos queda menos de un cuarto de depósito y no tenemos ni idea de cuando veremos la siguiente gasolinera), nos hacemos con un par de sandwiches, bebida y unas patatas y damos buena cuenta de ello como podemos entre botes y más y más barro.

Una boscosa zona entre Trévago y Muriel Viejo nos brinda uno de los momentos más divertidos de la jornada, con un ritmo más vivo, con un suelo arcilloso bien mojado que nos permite tomar cada curva deslizando, con un Panda que pone bien de su parte descolgando ligeramente la zaga… El entorno, durante todo el recorrido, nos deja con paisajes impresionantes y el hecho de no estar luchando contra el cronómetro, haciendo medias, nos invita a recrearnos con más y más fotos. Al Panda no se le da nada mal eso de posar, la suciedad le da un aspecto aún más épico y los escenarios por los que discurre el raid bordan la postal.

El sol empieza a caer y un despiste en una zona boscosa nos invita a pensar incluso en terminar la etapa de noche, encendiendo los LED que surcan el techo de nuestro Panda. Este error en la ruta nos lleva 5 kilómetros más adentro en un bosque que se encarga de que esos 5 kilómetros se conviertan en más de 20 minutos de incertidumbre que finalmente se resuelven con la magnitud del Cañón del Río Lobos y un tramo final donde la dureza decrece notablemente a medida que nos aproximamos a Burgo de Osma, donde finaliza esta etapa.

El Spain Classic Raid es una aventura muy recomendable con los coches

Durante nuestra etapa recorrimos unos 300 km entre Zaragoza y Soria, casi en su totalidad por caminos. La experiencia, sin duda, no puede ser más recomendable.

El cansancio pesa, una foto más cruzando el arco hinchable que ejerce de meta y nos reunimos con el resto de participantes para intercambiar impresiones sobre la dureza de la etapa, sobre como se han comportado nuestras monturas, sobre las vistas que nos han acompañado durante toda la jornada antes de soltar nuestros enseres en el maletero de un Jeep Renegade con el que emprenderemos el viaje de retorno a Madrid.

Agradecidas nuestras posaderas con el confort de la suspensión del SUV de Jeep y nuestras fatigadas cabezas con su aislamiento llega el momento de la reflexión, rondándome de forma destacada la cabeza una idea: el Spain Classic Raid es más duro de lo que me esperaba, aquí se viene a vivir una aventura de verdad, los caminos por los que discurre no te lo van a poner nada fácil.

He participado en otros rallyes de regularidad y desde luego el factor aventurero derivado de las pistas por las que se conduce le añaden un punto muy interesante a esta cita aunque claro, esta dificultad también invita a pensarse bien con que coche participar. Recuerdo ver el año pasado entre los participantes a un Porsche 944, nos cruzamos con él en el desierto de Tabernas mientras preparábamos el reportaje del Ford Focus RS (“¡Roadtrip al Cabo de Gata! Nos vamos de viaje con el Ford Focus más deportivo, ¡con el Ford Focus RS!”) y hoy, habiendo participado con un Panda 4X4, me pregunto como alguien fue capaz de poner en semejantes apuros al transaxle de Porsche.

Me llevo una muy grata experiencia, me ha gustado mucho y ha sido más completo de lo que me esperaba. Desde luego si tienes ganas de un raid en territorio patrio, si tienes ganas de aventuras en coche, esta es una excelente opción. Abre tu web de coches de segunda mano favorita y empieza a buscar “hierro” para la edición de 2018.

¿Qué te has quedado con ganas de más aventuras sobre un Panda?

Si quieres leer más sobre hazañas al volante de un Fiat Panda clásico no te pierdas la participación de mis compañeros David G. Artés y David Clavero, puedes leer su aventura empezando en el artículo “Panda Raid, Etapa 0 – Rumbo a Marruecos [#PandaRaidDM]“.

Galería de imágenes de la Spain Classic Raid 2017:

Lee a continuación: ¿Cómo preparar un Panda para correr el Panda Raid? [#PandaRaidDM]

Solicita tu oferta desde 6.590 €
  • mermadon

    Madre mía, y todo sin salir del país… Pues si que tiene variedad nuestra geografía…. Yo si pudiera lo haría con un panda 4×4 cross de ahora o un suzuki ignis híbrido 2017.
    Me guardo el enlace.:-)