Última hora de los escándalos de emisiones: los problemas de Nissan, el Grupo Fiat y el Grupo PSA

 |  @davidvillarreal  | 

Aunque en los últimos meses se han calmado mucho las aguas de ese río tan turbio que comenzó a inundarlo todo cuando se destapó el escándalo de emisiones de los diésel de Volkswagen en Estados Unido, y aunque el tema de las emisiones ya no encabece los telediarios, la polémica sigue presente. Y ya no solo afecta al grupo alemán, sino a toda una serie de fabricantes que han visto como se convertían, muy a su pesar, en el centro de atención de las autoridades. Y que ahora han de afrontar el escrutinio, y la duda permanente, de si cometieron las mismas irregularidades que el Grupo Volkswagen. Esta semana ha habido novedades, muy variopintas, y referentes a diferentes fabricantes. Desde los problemas de Nissan en Corea del Sur, hasta la acusación lanzada a PSA Peugeot Citroën por las autoridades de su país, por las autoridades francesas. Caso bien diferente el del Grupo Fiat, sobre el que pesa la acusación de haberse beneficiado de tratos de favor por parte de las autoridades de su propio país.

Mientras el Grupo Fiat es acusado de tratos de favor en Italia…

La Unión Europea investigará si algunos fabricantes están recibiendo trato de favor por parte de las autoridades y los organismos encargados de las homologaciones en su país

Empezando por este último, por el caso del Grupo Fiat, publicaba Reuters que los italianos podrían haberse beneficiado de un trato muy benevolente en casa. Tan benevolente, como para que durante las últimas pruebas que se han realizado – con motivo del escándalo desatado con el fraude de Volkswagen – para contrastar las emisiones homologadas y las emisiones reales, los responsables de realizar dichas pruebas en Italia hubieran omitido realizar las pruebas en carretera, en condiciones reales, de algunos modelos del Grupo Fiat Chrysler. Los resultados que se habrían omitido serían los de algunas variantes diésel del Jeep Cherokee, el Alfa Romeo Giulietta y Lancia Ypsilon.

Los documentos, a los que habría tenido acceso Reuters, estarían en manos de la oposición italiana. Y el caso habría llegado a la Unión Europea para su investigación, animando además a que se extreme la vigilancia sobre el trato que dan las autoridades y los responsables de este tipo de pruebas a las marcas de su entorno, de su país. Desde el ministerio de transporte italiano se apuntaba que las pruebas completas se publicarán en las próximas semanas y que los modelos del Grupo Fiat Chrysler habrían pasado por todas las pruebas pertinentes.

… PSA Peugeot Citroën afronta las acusaciones de las autoridades francesas

En su casa, en Francia, PSA Peugeot Citroën está en el centro de las acusaciones por irregularidades en sus diésel

Caso bien diferente el de PSA Peugeot Citroën, que no solo no está recibiendo tratos de favor, sino que incluso se ha convertido en el centro de las últimas acusaciones de manipulación de emisiones. PSA Peugeot Citroën – empresa en la cual recordemos que el gobierno francés tiene participación en su capital – habría sido acusada de haber manipulado las emisiones de uno de sus modelos (ver noticia en Reuters), que a su vez fue investigado durante las pruebas a 100 modelos que se realizaron tras desatarse el escándalo de Volkswagen, en la llamada Comisión Royal.

Mientras los datos de esta investigación llegan a la fiscalía francesa, PSA Peugeot Citroën emitía un comunicado defendiéndose y, por supuesto, negando las acusaciones.

Recordemos que PSA Peugeot Citroën ha sido uno de los primeros fabricantes en anticiparse al nuevo protocolo de emisiones reales, ofreciendo datos acerca de los consumos y las emisiones reales de sus productos. Ver los consumos en un ciclo de conducción realista de varios Peugeot y Citroën.

Nissan acusada en Corea del Sur de manipular las emisiones

Los mayores problemas de Nissan – y por extensión el Grupo Renault – los están encontrando en Corea del Sur, donde los tribunales han refrendado la acusación de utilización de dispositivos ilegales en sus diésel

Nissan, que ya recibió la orden de revisar 814 unidades del Nissan Qashqai y vio interrumpidas las ventas de este modelo en Corea del Sur, ha sido acusada de nuevo por los juzgados coreanos que creen que en su producto – equipado con el motor diésel de 1.6 litros del Grupo Renault – existe algún dispositivo que en condiciones reales desactiva los sistemas anticontaminación. Un dispositivo que, por lo tanto, hace que este coche emita mayores cantidades de NOx que las que se emitieron durante las pruebas de homologación. Según publicaba Reuters estos días.

Nissan, mientras tanto, niega la presencia de cualquier dispositivo ilegal.

Lo único que nos queda claro, tras las últimas noticias que han trascendido referentes a posibles irregularidades en la homologación de emisiones, es que la vigilancia sobre los fabricantes se ha endurecido. Esperemos que estos casos se aclaren y que, ante todo, la presunción de inocencia no se transforme en un “todos son culpables hasta que se demuestre lo contrario”.

En Diariomotor:

Lee a continuación: En el año del escándalo de los diésel, Volkswagen destrona a Toyota y ya es el mayor fabricante del mundo