El diésel no se recupera en abril: sólo supone el 36,7% de los coches matriculados

 |  @sergioalvarez88  | 

Esto no es una campaña de acoso y derribo por parte de Diariomotor. Es el puro reflejo de una tendencia de mercado que hoy por hoy no tiene visos de frenarse. Hace apenas unas horas os hablamos de las cifras de ventas en el mes de abril, pero no os hablamos del mix de combustibles. Desde hace aproximadamente dos años las matriculaciones de vehículos movidos por gasóleo han seguido una tendencia descendente. En marzo solo un 35,9% de los coches vendidos tenían motor diésel, una dato que nunca se había repetido desde los 90. En abril la situación no se ha revertido.

¿Cuántos coches diésel se han matriculado en abril?

En abril el 36,7% de los coches matriculados tenían un motor diésel, frente a un 57,4% de las matriculaciones, compuestas por vehículos de gasolina. El restante 5,8% corresponde a vehículos híbridos y eléctricos, en una cifra que oscila en torno al 6% desde hace ya más de un año. En lo que va de año 2018 se han matriculado casi medio millón de coches, concretamente 454.130 unidades. De este total acumulado, el 38,0% tenían motores alimentados por gasóleo. Para poner estas cifras en contexto debemos echar la mirada atrás, concretamente mirar atrás al menos un año.

En 2016 la cuota de mercado de los vehículos diésel fue del 56,8%. En 2017 fue del 48,3%. En lo que va de 2018, es del 38,0%.

Marzo de 2017 fue el primer año en décadas en el que el diésel perdió su hegemonía. Fue el primer mes en el que su cuota de mercado bajó del 50%. Cuando el año 2017 se dio por cerrado, del total de 1,23 millones de coches matriculados, sólo el 48,3% tenían mecánicas de ciclo Diesel. Esta tendencia descendente posiblemente acabe por estabilizarse, ya que en el mercado sigue habiendo una demanda clara de coches movidos por gasóleo, y para ciertos usos, es un combustible imbatible y una elección más que sólida. Pero no podemos negar que el atractivo del combustible disminuye por momentos.

En los últimos meses fuentes oficiales anticipan una subida de impuestos a los vehículos diésel, articulada a través del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica – de competencia municipal, no estatal – y a través del Impuesto Especial de Hidrocarburos. De hecho, una comisión de expertos recomendó hace unas semanas que la carga impositiva del diésel y la gasolina se equipare, una medida que encarecería el precio del litro de gasóleo hasta un 30%. No creemos que una medida tan drástica llegue a ejecutarse, pero el aumento de la presión fiscal al gasóleo será palpable pronto.

La fragilidad de los sistemas anticontaminación de un coche diésel moderno no se manifiesta en circulación extraurbana y viajes largos, donde sigue siendo el caballo ganador.

Aunque los coches diésel Euro6 y Euro5 no estén afectados por ninguna futura restricción a la circulación, la incertidumbre provocada al ciudadano ha provocado que muchos compradores de coches opten por la “vía segura”, adquiriendo coches de gasolina. Vehículos menos contaminantes y de consumo cada vez más ajustado, pese a tener aún unas emisiones de CO2 superiores a las de un diésel, y consumos reales superiores, a igualdad de potencia. El futuro se plantea desafiante, con incertidumbre, ligado a una industria que comienza a afrontar uno de los mayores procesos de cambio de su historia.

Los escándalos del Grupo Volkswagen y el fallo de los tribunales alemanes a favor de las restricciones a la circulación a vehículos diésel añaden más gasolina – ¿o gasóleo? – al fuego. Si no sabes qué combustible elegir para tu nuevo coche, te recomiendo que te pases por este artículo y te hagas las preguntas que te sugerimos.

Lee a continuación: ¿Cuáles han sido los 10 coches más vendidos en abril de 2018?