Volkswagen nos enseña cómo no se debe diseñar un coche para Europa

 |  @davidvillarreal  | 

Nos dirigimos hacia una industria eminentemente global, en la que cada vez hay menos sitio para turismos diseñados para un mercado concreto, y cada vez más productos enfocados a mercados tan variopintos como Norteamérica, Europa y Asia. Y aún así, las diferencias entre los coches enfocados a cada mercado y, sobre todo, las vicisitudes de cada continente, siguen siendo tan importantes que hay segmentos que aún siguen resistiéndose a ser globalizados. El mejor ejemplo lo tenemos en el Volkswagen Atlas. Volkswagen ha desarrollado y fabricado un vehículo en Estados Unidos, para Estados Unidos. El Volkswagen Atlas es todo lo que necesita el cliente estadounidense, pero también un concepto de automóvil – mas ancho, alto y largo que un Volkswagen Touareg – que difícilmente encajaría en Europa.

Esa es la razón, y no otra, por la cual no veremos al Volkswagen Atlas en Europa. Volkswagen confesaba que llevaban muchos años trabajando la posibilidad de lanzar un gran todocamino que conquistase al cliente estadounidense. Por el camino nos presentaron diferentes prototipos, como el Volkswagen CrossBlue. Pero Volkswagen seguía chocándose con la cruda realidad, y con su concepción demasiado europea del automóvil. Volkswagen tenía que ir más allá y no pensar en su nuevo SUV como un todocamino amplio y espacioso nacido de la filosofía de un coche compacto.

Ese fue el momento en el que Volkswagen optó por otorgar toda la responsabilidad de este nuevo modelo a sus equipos de desarrollo al otro lado del Atlántico, bajo la atenta supervisión de Alemania.

El Volkswagen Atlas debía ser un “vehículo del tamaño apropiado para América

En Estados Unidos un SUV de más de 5 metros no destaca entre mastodónticos pick-up y todoterrenos. En Europa supondría problemas para hacer la compra, o entrar en los garajes que utilizamos la mayoría de conductores urbanitas

En palabras del responsable de diseño de Volkswagen, Klaus Bischoff, el Volkswagen Atlas debía ser un “vehículo del tamaño apropiado para América”. Tiene razón cuando reconocía que en Estados Unidos “las carreteras son más anchas, las ciudades más extensas” y por lo tanto debían adaptarse en consecuencia. Estados Unidos es el país en el que todo se hace a lo grande y comparar sus necesidades con las de un cliente europeo sería un error.

Mientras en Estados Unidos un todocamino de más de 5 metros de largo y 1,76 metros de altura puede desenvolverse sin problema e incluso no destacaría entre la cantidad de pick-ups y todoterreno que superan, con creces, estas cotas, en Europa ya supondría bastantes problemas para moverse por la ciudad, callejear, aparcar en el supermercado, o entrar en la mayoría de los garajes en los que acostumbramos a dejar nuestros coches los urbanitas europeos.

El Volkswagen Atlas será, sin ir más lejos, el coche de mayor tamaño que haya fabricado Volkswagen jamás en Estados Unidos. Y fuera de Estados Unidos, no han existido muchos modelos, más allá de comerciales, que superen esas cotas. El Volkswagen Atlas se producirá en la fábrica de Chattanooga, junto con el Volkswagen Passat estadounidense, que también es una versión específica diferente a la europea. En total han invertido 900 millones de dólares en esta fábrica para mejorar sus instalaciones y adaptarse a este y otros proyectos.

El ejemplo seguido por el diseño exterior del Volkswagen Atlas, robusto, y quizás para el gusto europeo un tanto anodino, también se podría trasladar al interior. Hace tiempo nos contaban en Nissan cómo habían tenido que corregir el diseño definitivo de uno de sus productos para que los reposavasos pudieran sujetar un refresco de té que se había puesto de moda en Japón. Algo parecido sucede con los vehículos de Estados Unidos, en los que no puede faltar un posavasos con una sujeción retráctil para acoger una botella de agua de medio litro, una lata de refresco de 33 centilitros, o un vaso de Coca Cola tamaño XXL del McDonalds.

Por todo eso, el Volkswagen Atlas no llegará a Europa, donde el Volkswagen Touareg ya es más que suficiente para cubrir las necesidades de aquellos que necesitan mucho espacio y optar por un todocamino aún más grande probablemente solo generaría problemas prácticos en el día a día.

En Diariomotor:

Lee a continuación: ¡Oficial! El Volkswagen Atlas, un Touareg con esteroides para Estados Unidos, en 5 claves y 18 fotos

  • zamu

    El diseño es bastante anodino, por mucho color amarillo que le pongan. Eso si, se denota perfectamente el diseño “americanizado”.

  • IronMetal PutoPeludo

    Joder, Volkswagen lo ha vuelto a hacer… ya no tienen salvación

  • FDS

    Pero para los gringos eso no es todo, les falta hacer una version aún más larga para competir con la Suburban, Yukon XL y Expedition L.

    XD

    • 4×4 de corazon

      Sii le faltaria una version extra large para quitarle una rodaja de pastel a las suv de gran tamaño