comscore
MENÚ
Diariomotor

3 MIN

ICT, la revolución en cajas de cambios: ¿es posible conducir siempre con la marcha perfecta?

Hyundai Kia Transmision Ict 0320 01

Conducir con la relación o marcha ideal no siempre es tarea fácil, especialmente cuando se trata de conducción urbana o carretera de montaña. Por ello, contar con una transmisión inteligente es el santo grial de todos los fabricantes automovilísticos. Y aunque ya existen transmisiones capaces de predecir cuál es la relación ideal, ahora es Hyundai-Kia quien ha desarrollado una caja de cambios ICT que promete hacernos circular siempre con la marcha ideal, consiguiendo el mejor rendimiento y eficiencia. ¿Cómo lo consigue?

Un sistema inteligente capaz de analizar cada kilómetro que vamos a recorrer para adaptar la caja de cambios

Los cambios inteligentes no son una novedad per se, fabricantes como ZF ya ofrecen a marcas como Rolls-Royce esta tecnología en pos de conseguir el mayor confort. Sin embargo Hyundai y Kia han desarrollado un nuevo sistema ICT (Information and communication technology), que da una vuelta de tuerca a esta idea para trabajar a partir de una mayor cantidad de información.

Aplicable a todo tipo de transmisiones automáticas, ya sea de doble embrague o por convertidor de par, el sistema ICT persigue escoger la relación adecuada en función del modo de conducción, es decir, en función de si necesitamos alcanzar la máxima eficiencia, confort o altas prestaciones. De este modo, sabiendo cuál es el estilo de conducción que necesitamos, optimiza el funcionamiento de la caja de cambios para adaptar la entrega de potencia, el rango de revoluciones en el que trabaja el propulsor y las transiciones entre relaciones.

La forma de gestionar todas estas posibilidades es la clave del sistema ICT, pues esta tecnología toma información del sistema de navegación GPS, de una base de datos de mapas en 3D y de todos los sensores del vehículo para conocer nuestro trayecto y las condiciones del escenario por donde circulamos. De esta forma es posible predecir los cambios que se producen en la carretera por la que circulamos, desde la aparición de curvas, hasta la presencia de tráfico o una zona de fuertes desniveles. Estos datos además son gestionados de forma remota, por lo que pueden ser empleados por otros vehículos e infraestructuras para adaptar el tráfico a través del protocolo Car-To-X.

Un cambio predictivo permite desde mejorar consumos hasta aumentar la seguridad, consiguiendo también mejorar las prestaciones

Esta predición de los trayectos consigue adaptar en tiempo real la gestión del grupo motopropulsor, y es que empleando semejante cantidad de información, el sistema es capaz de planificar todo nuestro trayecto en tanto a cambios de relación. Volvemos a recordar que el sistema es además capaz de adaptar esta predicción en función del modo de conducción, lo que redunda en registros de consumo mejores, o en su defecto una conducción deportiva mucho más efectiva al contar con la potencia del propulsor siempre disponible.

Otra de las ventajas que ofrece esta tecnología es la capacidad para detectar escenarios de fuerte deceleración. A través de la predicción realizada sobre nuestra ruta, si nos acercamos a lugares o situaciones donde se requiere una menor velocidad, el sistema será capaz de asistirnos en esa deceleración a través del freno motor y los propios frenos. Es decir, al soltar el acelerador, el coche podrá comenzar la frenada por sí mismo, lo cual permite superar badenes o aproximarnos a retenciones con más seguridad.

Según las pruebas realizadas por Hyundai-Kia por los primeros prototipos con caja de cambios gobernada por el sistema ICT, en carretera de curvas el sistema es capaz de reducir el número de cambio de marchas en un 43%, consiguiendo además reducir en un 11% el uso de los frenos.