Un trompo con un coche de récord y 107 años de edad es mucho más terrorífico

 |  @sergioalvarez88  | 

El Blitzen Benz fue un coche fabricado por Daimler en el lejano año 1909, cuando Alemania aún era el Imperio de Prusia. El coche estaba diseñado para batir récords de velocidad, y gracias a un motor de cuatro cilindros y 21,5 litros de cubicaje, esta bestia alcanzó unos terroríficos 228,1 km/h en Daytona Beach en 1911. Fijaos en sus neumáticos, transmisión por cadena o ausencia de frenos delanteros. Por ello, en un Goodwood anegado de agua, la exhibición de pilotaje terminó con un enorme trompo, sin apenas consecuencias por suerte.

Lee a continuación: ¡Agárrate a tu asiento! ¡El Porsche Panamera supera al Alfa Giulia, y ya es el sedán más rápido en Nürburgring!