CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Varios

3 MIN

El gran mundo del olor a nuevo en los coches

Óscar Miguel | @omiguel | 20 Dic 2007

Aunque a muchos no se lo parezca, el olor a nuevo de un coche es más característico de lo que parece y detrás de él no hay una simple y pura casualidad. En este caso ocurre un poco de forma similar a la insonorización de un coche. Puede que no te des cuenta de que está ahí, puede que te parezca más casual de lo que es pero tiene su importancia. Al igual que es preferible que el interior del coche cuente con un aislamiento acústico del exterior y del ruido del motor, también es preferible que el olor que se note en el mismo sea agradable.

Cada vez es un tema que, un poco inconscientemente, los usuarios van teniendo más en cuenta. Es por ello que muchas marcas como las alemanas BMW y Audi, entre otras, cuentan entre sus filas con expertos “olfateadores” que persiguen encontrar el equilibrio de olores perfecto para el vehículo. En ello invirtien cantidades notables de recursos, puesto que el tema de la “cojunción de olores” es bastante complicado.

Para congeniar bien los olores del interior de un coche hay que tener en cuenta una serie de factores:

  1. Los compuestos volátiles de los materiales utilizados.
  2. La degradación de los materiales.
  3. La introducción posterior de otros olores (polvo, tabaco, ambientadores específicos, etc).

Quizá este último no se tenga tanto en cuenta, pues forma parte de la evolución natural del uso del coche. Sin embargo, es importante tener en cuenta los gases que emiten los materiales puesto que alguno de los componentes del material puede resultar alérgico o simplemente nocivo. Ese aspecto es de vital importancia a la hora de añadir un olor de forma específica (no presente en los materiales originales por defecto).

En resumen, concordar los distintos olores para formar una única sensación agradable no es sencillo y, aunque pueda parecer un aspecto muy subjetivo a cargo del experto olfativo, hay siempre un acuerdo en ciertos olores agradables y desagradables.

Al final, después de aproximadamente 6 meses, el olor a nuevo desaparece (algo más lento que la limpieza del exterior) y todo el trabajo parece infructuoso. Sin embargo, los expertos también se han dedicado en adelantar su aproximación de olores para que, a medida que pasa el tiempo, el olor se mantenga dentro de una sensación agradable dentro de lo razonable (al igual que pasa con los sonidos en el interior).

La alemana Audi, en este aspecto, cuenta con una comisión de expertos muy profesional. Entre otras acciones para controlar el olor de los materiales, incluso dentro del proceso de ensamblaje de piezas, realizan éstas:

  • Escogen varios ejemplares al azar de varios modelos en la cadena de montaje y los olfatean.
  • De la misma manera, recogen piezas del material usado en el interior de los mismos para abrir y guardar en botes. Éstos botes son calentadas a 80º y, posteriormente, olfateados.
  • A pesar de que no lo parezca, también es olfateada la parte del motor utilizando una “manguera olfativa”.

Cada olor se va puntuando en una escala del 1 al 6, desde el olor inodoro al olor insoportable. El resultado final se calcula haciendo la media de todas las mediciones.

Vía: actualidadmotor

Más información (olor a coche nuevo): wikipedia

Más información (comisión olfativa de Audi): elmundomotor

En Diariomotor: La insonorización de un coche: los atraparruidos