Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

 |  @omiguel  | 

La imaginación del ser humano parece no tener límites, desde el extremo de la practicidad hasta el de la inutilidad. El transporte no podía ser menos en este campo del libre pensamiento y sino fuera por personas que gastaron gran parte de su tiempo en devanarse los sesos para encontrar soluciones al movimiento a largas distancias del hombre no nos habríamos desarrollado de tal manera.

Esta evolución ha conseguido que la utilización del esfuerzo y de la propia energía de las personas para su transporte haya pasado a un segundo plano. Sin embargo siempre han existido innovadoras ideas y ahora que estamos volviendo a “lo verde”, algunas de ellas cobran más sentido. Sobre todo si son inventos tan extravagantes como algunas de las siguientes.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Este invento es sin duda el más apropiado para el que no quiera abandonar su sofá ni para desplazarse. El Couchbike, “bicicleta del sofá”, es simplemente un sofá montado sobre cuatro ruedas de bicicleta y dos sets de pedales con los que propulsarlo. Ahora sólo les falta añadir un soporte para la televisión portátil y una mesita con bebida y comida. Se deberían llevar un aplauso por la originalidad y otro por la vagancia.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Este pequeño elevador de palés o “chimpín”, como le llaman en mi tierra, no utiliza ninguna energía que no salga del cuerpo humano. Para moverse horizontalmente se basa en el pedaleo del conductor mientras que para elevar las palas de carga se utiliza una manivela manual situada a la altura conveniente. Con esto en muchas naves de fábricas ahorrarían en combustible.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Este sencillo vehículo humano ya lo hemos visto por Diariomotor. Tiene capacidad para cuatro pasajeros, dos a dos mirando para cada extremo del coche, y su propulsión se basa en el uso de un remo para cada plaza. Tirando de él convenientemente se propulsa cada rueda. Lo difícil parecería sincronizarse entre los cuatro pero en el siguiente vídeo nos lo presentan como algo muy sencillo.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Hyperbike se llama y es muy apropiado su nombre. Una completa estructura de armazón se levanta sobre tres ruedas, una pequeña delantera y dos más atrasadas de más de dos metros de altura para propulsar a un individuo que en todo momento permanece de pie. El movimiento se realiza con las manos y los pies, de forma muy similar a como se camina. La sensación de andar con la Hyperbike debe de ser bastante extraña, sobre todo porque con esfuerzo y una buena coordinación se pueden alcanzar los 80 km/h.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Esto sí que es lo más, aunque dudo que alguien sueñe con ello: hacer ejercicios mientras se bebe cerveza. El PedalPub es un auténtico bar ambulante con su barra, su barril de cerveza y su camarero, que además es el conductor, y movido por la energía de los propios clientes. La idea es estupenda porque mientras bebes la sana bebida hacer ejercicio. Ahora bien, la descoordinación puede llegar a ser importante cuando empiecen a estar “contentillos”.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Powerisers es el nombre de este invento, que consiste en unas “extensiones” para las piernas que proveen de mucha mayor movilidad. Con estas “zapatillas nuevas” se puede andar muy rápido, pegar grandes saltos y realizar ágiles giros sin despeinarse demasiado. A pesar de que, según comentan, son muy sencillas de usar, es más que recomendable añadir protecciones para cabeza, brazos y piernas. No vaya a ser.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Se llama Champiot y es un cuadriciclo ligero para una persona que se mueve gracias al ejercicio del remo. El piloto tiene que tirar el manillar hacia si mismo para conseguir mover las ruedas traseras. Podríamos compararlo con practicar este ejercicio en el gimnasio pero aprovechando esa energía para moverte e incluso de esta forma se hace más ejercicio. No apto para vagos tampoco.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Más o menos como una rueda para hamster, así se define esta original patinete. En lugar de impulsarse con las piernas o girando unos pedales se hace corriendo sobre un pequeña cinta giratoria, de nuevo otra forma sana de moverse. Las personas que no les guste hacer ejercicio sentadas encontrarán muy útil este invento.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

Y esto más bien parece una obra de arte que otra cosa. Pero existe y se llama Walking Bike. Una bicicleta normal pero que en lugar de ruedas tiene varias zapatillas de deporte de forma radial. El mismo vídeo que prueba su existencia demuestra además que es más que incómoda. Quizás en una zona con hielo podría marcar la diferencia si se utilizan botas de tacos en vez de los tenis.

Diez formas extravagantes de transportarse con tu propia energía

El AquaSkipper es un invento que deja la tierra y se pasa al transporte de mar. Básicamente es una estructura especialmente diseñada para poder moverse utilizando el impulso vertical del cuerpo. Sirve tanto para desplazarse como dar pequeños saltos en el mar o dejarse arrastrar por una ola.

Vía: treehugger
En Diariomotor: Bicicleta propulsada por dos taladros, “ingeniería” rusa | Vehículo humano de 4 plazasAntro I+Solo en París 2008, prototipo húngaro a pedales

Lee a continuación: Range Rover Sport limusina