CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Tuning

3 MIN

Mercedes S 63 AMG y S 65 AMG

Óscar Miguel | @omiguel | 14 Abr 2009
Mercedes S 63 AMG
Mercedes S 63 AMG

Días atrás se presentó oficialmente el lavado de cara del Mercedes Clase S, una renovación esperada para la amplia berlina alemana que ofrece un suave rejuvenecimiento y mejoras mecánicas notables. Ahora se ha filtrado a la red las primeras imágenes de las preparaciones oficiales de AMG, el S 63 AMG y el S 65 AMG.

Ambos están llamados a ser los modelos de serie más fuertes de toda la gama, deportivamente hablando claro está. El asociado AMG toca esta “clase” con sus característicos soportes, ofreciendo una aerodinámica exterior ligeramente diferenciada: frontal es la primera obra realizada, más saliente con unos spoilers bajos y una ampliada entrada de aire. Junto a este punto, en la calandra, se diferencian ambos modelos, pues el S 63 AMG conserva la calandra tradicional mientras que el S 65 AMG incorpora la calandra del S 600.

Mercedes S 65 AMG

Las diferencias en el frontal no terminan con esta diferenciación, pues agregando el nuevo parachoques no había espacio para las luces antiniebla redondas por lo que han sido reemplazadas por tiras de luces LED. Avanzando hacia la zaga se distinguen las llantas de aleación de mayor tamaño, con un corte clásico en AMG y diseño de 5 o 16 aspas. Los faldones que adornan la parte baja del perfil son más profundos y bajos que los instaurados de serie.

Ya en la parte trasera los nuevos AMG se distinguen por un discreto pero deportivo difusor central que separa dos grupos de tubos de escape, un total de cuatro para transmitir el desperdicio del motor y producir una notable sonoridad grave. La preparación también guarda detalles para el interior donde están disponibles diferentes tapizados en distintas pieles y colores a gusto del consumidor.

Mercedes S 63 AMG

A nivel mecánico es más sencillo diferenciar los dos modelos. El S 63 AMG compone su bloque propulsor con un tradicional ocho cilindros en “v” de 6.2 litros con un desarrollo de 525 CV y 630 Nm en cuanto a par máximo. La transmisión elegida para este propulsor es una automática de siete marchas desarrollada por la propia AMG.

Por su parte el S 65 AMG instaura bajo el capó un V12 de 6.0 litros con doble turbo. Su potencia es de 612 CV y su par máximo alcanza un enorme par de 1.000 Nm. Ante semejante caudal de fuerza por giro del motor hace falta un cambio automático de cinco marchas para traducirlo en movimiento a las ruedas.

Mercedes S 63 AMG y S 65 AMG

25
FOTOS
VER TODASVER TODAS

Vía: autoblog.it

En Diariomotor: Mercedes Clase S 2010

Vídeo destacado del Mercedes Clase S