Cómo vapulear el Código de Circulación probando un Lamborghini, por Valentino Balboni

Sergio Álvarez  |  @sergioalvarez88  | 

Valentino Balboni ha trabajado durante más de 40 años para Lamborghini, retirándose muy recientemente como probador jefe de la marca. Balboni entraba a trabajar en 1967 como aprendiz de mecánico. Poco a poco fue ascendiendo, y en uno de sus cargos estaba encargado de mover los coches ya terminados a las zonas de espera. En aquellos momentos aprovechaba para “chillar rueda” y revolucionar aquellos fantásticos V12, resonando en toda Sant’ Agata Bolognese la afinada sinfonía mecánica.

Los ingenieros de la marca y compañeros de trabajo no veían bien este comportamiento, tachándolo de infantil. No era de la misma opinión el dueño de la empresa, Ferrucio Lamborghini. El visionario apreciaba en Valentino una verdadera pasión por el automóvil, por lo que le ofreció un puesto de probador. Sobra decir que aceptó sin dudarlo un segundo, comenzando aquí su leyenda. En aquellos tiempos sólo había dos probadores en Lamborghini, el número actual supera las dos decenas y trasciende la nacionalidad italiana.

Aunque ahora sea Audi la propietaria de Lamborghini esto no supuso problemas para Balboni, ya era el probador jefe. Su trabajo da envidia a cualquiera: ajustar el comportamiento de algunos de los mejores superdeportivos del planeta, colaborar en su desarrollo y comprobar de manera dinámica que los coches producidos están en óptima forma. Algunas fuentes dicen que por sus manos han pasado cerca del 80% de los Lamborghini producidos, probándolos uno a uno si estas son ciertas.

Todos los Gallardo y Murciélago se testan bien en circuito o bien en las apacibles carreteras secundarias que rodean la fábrica. Balboni tiene fama de pisar bien el acelerador, más de la cuenta incluso, aunque en parte se entiende cuando a las órdenes de tu pie derecho tienes los 640 CV de un Murcielago LP640. Recientemente he dado con un vídeo de las “fechorías” de Balboni en carreteras secundarias. Se dice que es un test drive rutinario para ver si todo va bien en el coche, con un acompañante invitado que lo va grabando todo.

Y entonces es cuando nuestras cejas pueden empezar a alzarse, mucho. Adelantamientos en una maniobra de un número imposible de coches, líneas continuas inexistentes y un caso más bien omiso a los límites de velocidad: las zonas limitadas a 40 km/h se ignoran y llega a alcanzar los ¡270 km/h! En España puede que fuesen algo más que 100€ de multa. Lo mejor de todo es esa cara impasible con un atisbo de sonrisa maliciosa que lleva Valentino a lo largo del corto recorrido.

Estoy de acuerdo en que es un conductor muy experimentado que conoce su coche a la perfección pero la paliza a la seguridad vial me parece excesiva. Y lo que es más sorprendente es que aún conserve su carnet de conducir, ¿será verdad – como Jeremy Clarkson decía hace años – que los Carabinieri son muy permisivos con la velocidad y las macchinas de las que tan orgullosos están?

La persona que ha subido el vídeo no permite embeberlo incrustarlo en el artículo, así que podéis abrirlo desde este enlace.

Vía: autoblog.nl, Italiaspeed
En Diariomotor: Cómo asustar a una periodista con un Fiat Tipo de 700 CV, Cómo asustar a una periodista con un Fiat Tipo de 700 CV, Ken Block + Top Gear = derrapes infinitos

Lee a continuación: Lamborghini Murciélago LP670-4 SV en Silverstone, puro disfrute audiovisual

Ver todos los comentarios 11