CERRAR
MENÚ
DiariomotorLogo Diariomotor
Mercedes

2 MIN

Daimler anuncia un coche de célula de combustible para 2015 al precio de un diesel híbrido

Fernando Moreno | 23 Nov 2009

Daimler anuncia a los cuatro vientos su intención de poner en el mercado para 2015 su primer coche de hidrógeno propulsado por pila de combustible. No es la primera vez que nos ponen los dientes largos con promesas de este tipo, pero ahora Daimler se atreve a dar un paso más al asegurar que el modelo se comercializará a precios similares a los de un diesel híbrido.

Para conseguir esa meta, en Daimler trabajan a marchas forzadas para reducir el elemento más caro de todo el vehículo: la propia célula de combustible. Se han conseguido grandes avances en rendimiento, fiabilidad, durabilidad, disminución de tamaño, etc., pero aún queda un último escollo por superar: reducir la cantidad de platino que necesita como electrodo.

Una célula de combustible actual requiere unos 60 gramos de platino, lo que hace que se encarezca en cerca de 3.000 euros, según afirma el profesor Herbert Kohler, jefe de investigación de Daimler. Esa cantidad se ha ido reduciendo paulatinamente durante los últimos diez años, y en Daimler estan empeñados en seguir disminuyéndola hasta conseguir un precio razonable para su comercialización.

La intención es obtener pilas de hidrógeno que contengan una cantidad de platino similar a la que se emplea en un catalizador actual, que no alcanza los 10 gramos. Y Daimler asegura que lo podrá conseguir en los próximos cinco años. Esperemos que esta vez no vuelvan a hacer que perdamos la paciencia. Al igual que en los catalizadores en desuso, el platino se podrá reciclar y reutilizar en una nueva célula de combustible. Y sin olvidar que algunos fabricantes ya tienen prototipos de pilas de combustible que funcionan sin necesidad de metales preciosos.

Vía: Wirtschaftswoche
En Diariomotor: Hidrógeno vs. Gasolina: fuga de combustible con incendio I New Holland NH2, el primer tractor alimentado por hidrógeno I Coches eléctricos o de hidrógeno: el debate continúa